Monton de trigo

Hayedo de Montejo

lunes, 8 de octubre de 2012

Un regreso con sorpresa.



Después de un día de lluvia, las nubes van dejando paso a un tenue sol que parece jugar con las nubes, el campo está mojado y alguna nube descarga su elemento líquido en forma de gotas que se mezclan con esos luminosos rayos de sol, brillando en un paisaje limpio y nítido. De pronto, una paleta de colores que el cielo y la naturaleza nos regala aparece ante nuestros ojos, es el arco iris que se nuestra radiante y casi por sorpresa, primero una parte y a los pocos segundos en su totalidad. Son unos minutos en los que no podemos dejar de observar y sorprendernos por esta maravilla de la naturaleza.

Las imágenes están tomadas desde el coche de regreso a Madrid, en la intersección de la variante de Pelayos con la antigua  M501, justo un poco antes del embalse de Picadas.




Preciosa imagen la que nos regala la madre naturaleza con la banda de colores que forman el arco iris en el cielo debido a la refracción y reflexión de los rayos de luz en las gotas de agua que hay en la atmósfera.


Zorro Corredero
Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

2 comentarios:

Angela CM dijo...

La verdad que sí, un precioso arco iris. Si como la naturaleza no hay nada.
Saludos

Pedro Alfonso dijo...

Gracias Ángela, procuro que cada mes la cabecera tenga algo que ver con lo que ocurre y con la naturaleza de ese mes.

Echaré un vistazo a los premios Bitácoras.

Un saludo.