Abedular de Canencia

Cadalso

Cadalso
Disfrutando de los frutos de otoño en CADALSO

martes, 13 de noviembre de 2018

DE NIÑOS Y MÉDICOS POR CADALSO



DE NIÑOS Y MÉDICOS POR CADALSO


     Allá por los años sesenta, cuando mi infancia, las madres vivían obsesionadas con la comida de sus hijos. Sin duda achaques de la aún no lejana posguerra que les dejó recuerdos de hambre prendidos a sus estómagos y a sus vidas ya de forma indeleble. Lo que es la vida, si la tomas en serio te vuelve loco: En aquellos tiempos te decían que tenías que comer para ahuyentar las enfermedades y ahora se recomienda no comer mucho para evitarlas.

      Mis continuas y fugaces visitas al médico eran de la mano de mi madre en busca de vitaminas que abrieran mi apetito y paliaran la extrema delgadez de aquella efigie de silbido a punto de llevársela el viento en pos de algún sueño perdido la noche anterior. Recuerdo que ya entonces había mucha lista de espera y que las madres la entretenían interesándose por la salud de sus retoños y pasando revista al cotidiano y monótono devenir del pueblo y sus gentes.

Don. Alejandro Menéndez, natural de Santa María del Tiétar y médico de Cadalso durante muchos años.

     Don Alejandro Menéndez pasaba consulta en la amplia planta baja de su casa rodeada de árboles y situada en la que hoy es, en su memoria, Avda. Doctor Menéndez y que entonces era la Avda. de Madrid. Justo pasado el quiosco de Jose (siempre Jose, bueno, callado, mirada penetrante…) a mano izquierda en dirección a La Castellana, sigue conservándose en buen estado la que fue su casa-consultorio. Ha sido y sigue siendo -no recuerdo otro- mi auténtico médico de cabecera: "-Niño, abre la boca, (¡ajjj!), levántate la camisa y respira fuerte y hondo. Bien, un poco debilucho si está, nada de importancia por lo demás. Con unas inyecciones se quedará como nuevo." ¡Dios, siempre las inyecciones! Qué llantina contenida nada más oírlo y que más tarde se multiplicaba ya sin reparo en casa de Enriquito, el practicante, en la calle Santa Ana, hoy Del Coso, al recibir el agudo aguijonazo sobre mi inocente nalga.

Mi tío Manolo que fue mi padrino, mi madre que me sostiene en brazos y Mauricia, que nos ayudó a nacer a todos nosotros.


     A la vez que en casa de D. Alejandro se pasaba consulta en el Hospitalillo (creo recordar que hubo un tiempo que Cadalso contó con dos galenos, ¿Don Emedardo se llamaba el otro?); este edificio se levantaba en una parte de lo que en la actualidad es la Casa de Cultura. Allí vivía Mauricia, la comadrona, que atendía todos los partos en el propio domicilio cadalseño de las parturientas. Mi generación nació toda en Cadalso y nuestro primer contacto con la vida fueron las manos de Mauricia; nosotros, los recién nacidos, respondíamos llorando con unas lágrimas que acabaron siendo las más inocentes de nuestra vida. Y es que, al día de hoy, no se conoce ningún caso de niño nacido entre sonrisas -eso se aprende después- y esto, de paso, me invita a reflexionarlo para el futuro. Además, Mauricia mantenía las dos salitas que componían el Hospitalillo (de ahí, de su pequeñez, nació su nombre) luminosas y pulcras, dándole un aspecto de lo más entrañable. La primera planta sólo se utilizaba en casos excepcionales y servía como enfermería de los festejos taurinos en las Fiestas de Septiembre. Por todas sus ventanas en los días soleados se colaban haces de sol que estallaban contra sus blancas paredes, procurándole al lugar una intensa y hermosa luz que guardo en algún pequeñito lugar de mi memoria infantil.

     Los medios de aquellos años, como por otra parte es fácil imaginar, eran muy precarios y se intentaban suplir con la cercanía y el cariño locuaz que Don Alejandro repartía -junto con su agua de Solares- por doquier y sin restricción alguna (me parece que en épocas de carencia hay mayor solidaridad, al igual que en las de abundancia hay mayor egoísmo). El médico a la mínima visitaba a los enfermos en sus casas recetando por igual medicinas, que se adquirían en la botica de Reig con estantes repletos de frascas de vidrio que estaba ubicada en la Plaza, y simpatía que llevaba él consigo; ambos ingredientes ejercían de eficaz antídoto contra cualquier dolencia. Después ceremoniosamente se lavaba las manos en la palangana y se secaba con una toalla blanca que se guardaba en casa sólo para él. En unas horas, los niños retornábamos a nuestro hábitat más preciado: la calle, el calor o el frío, según la estación.



     En cierta ocasión en un exceso de celo profesional enviaron mi escuchimizado y esmirriado cuerpecito al hospital del Niño Jesús en Madrid (entonces Móstoles o Alcorcón eran poco más que Cadalso y carecían de hospital). Aquella vez no lloré, sólo miraba. Miraba a mis padres, al ascensor, al resto de los niños de la habitación, a los árboles curiosos que asomaban por la ventana y a aquel otro color blanco de la habitación que no se parecía en nada al que dejé en mi pueblo. Y no hablaba, los pocos días que permanecí allí hasta que comprobaron el error del diagnóstico, abrí la boca lo estrictamente imprescindible. A los niños cadalseños de mi tiempo, Madrid nos impresionaba tanto que nos dejaba casi mudos. Ahora, en cambio, me entristece y me deja sin aliento y perplejo.

     Después del Hospitalillo se pasó la consulta médica al edificio que hoy es el Hogar del Pensionista y más tarde, en los años ochenta, al Centro de Salud, junto a la plaza de toros. Durante un tiempo se comentó que se construiría uno más moderno y mejor dotado en la zona de los Cuatro Caminos, pero  al final se edificó justo enfrente del anterior, en la Avda. Francisco Caballero. No sé si permite a Cadalso mantener una adecuada e imprescindible infraestructura sanitaria de cara al futuro más inmediato. Lo desconozco, aunque también pienso ahora que hay que intentar estar a la altura de los tiempos que corren en otras áreas no menos importantes para el desarrollo de nuestro pueblo. No obstante, yo guardo la sensación de que aquel tiempo pasado siempre fue mejor en lo sentimental. Supongo que por eso queda tan bonito en el recuerdo…


Miguel MORENO GONZÁLEZ

lunes, 12 de noviembre de 2018

Cadalso de los Vidrios en el XIX SALÓN DE LOS VINOS DE MADRID


Inauguración de la XIX edición del SALÓN DE LOS VINOS DE MADRID


 
Ayuntamiento de Cadalso de los Vidrios

Calle Real, 36
28640-Cadalso de los Vidrios
Teléfono: 918 64 00 02

Gabinete de prensa


Teléfono: 645 31 25 09
E-mail: prensacadalso@gmail.com








Los vinos de Cadalso de los Vidrios prevén aumentar su producción en 2019


Ángel Garrido Presidente de la Comunidad de Madrid junto Verónica Muñoz Alcaldesa de Cadalso de los Vidrios, Antonio Reguilón Presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Vinos de Madrid (Izq,) y el Consejero de Medio Ambiente Carlos Izquierdo (Dcha,)




● Las bodegas Aumesquet Garrido, Miguel Santiago y Comando G han participado hoy en el Salón de los Vinos de Madrid.

● Los bodegueros cadalseños esperan que la última cosecha, excelente en cantidad y calidad, les permitirá aumentar la producción en 2019.

● Cadalso de los Vidrios es el segundo municipio de la Comunidad de Madrid con mayor número de industrias dedicadas al subsector vinícola.

Las bodegas Aumesquet Garrido, Miguel Santiago y Comando G. han representado a los vinos de Cadalso de los Vidrios en la decimonovena edición Salón de los Vinos de Madrid. La jornada, organizada por el Consejo Regulador, se ha celebrado a lo largo de todo el día de hoy en la Real Casa de Correos y fue inaugurado este mediodía el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, y por el presidente del Consejo Regulador de la D.O., Antonio Reguilón. El acto ha contado también con la presencia de la alcaldesa de Cadalso, Verónica Muñoz Villalba, y el concejal de Medio Ambiente, Jesús Yuste Blázquez. 

El Salón es, según Antonio J. Aumesquet Nosea, un «magnífico escaparate para dar a conocer nuestro trabajo a hosteleros, enólogos, sumilleres, en definitiva, a los profesionales del sector». Su bodega, fundada en el año 2006, comenzó con una producción de 5.000 litros. Con el paso del tiempo no ha dejado de crecer: «El año pasado fue de 7.000 litros y este año esperamos alcanzar los 10.000, dada la buena cosecha que hemos tenido». Las expectativas de la bodega Miguel Santiago también son optimistas: «La campaña ha sido magnífica, tanto en cantidad como en calidad. Hemos recogido 60.000 kilos de uva y calculamos que produciremos unos 35.000 litros, el doble que el año pasado». Por su parte, Comando G, cuyos vinos llamaron la atención el pasado mes de mayo de The New York Times y que en octubre merecieron elogiosos comentarios en Noble Rot Magazine, tampoco oculta su satisfacción: «La vendimia ha sido muy buena en cantidad y la uva, muy sana y jugosa. Confiamos en que el resultado sea una añada magnífica».






Referente internacional
La alcaldesa de Cadalso de los Vidrios, Verónica Muñoz Villalba, subrayó la importancia de la industria vitivinícola local: «Cadalso es el segundo municipio de la Comunidad de Madrid con mayor número de industrias dedicadas al subsector vinícola». Además, Muñoz Villalba insistió en la calidad de unos vinos que «que están obteniendo extraordinarias notas en las más prestigiosas guías de calificación de vinos y convirtiéndose en un referente internacional, como demuestran las exportaciones a Estados Unidos, China, Japón o Alemania».

La Denominación de Origen
La Denominación de Origen Vinos de Madrid fue creada en 1990 y es la verdadera punta de lanza del sector vitivinícola de la región. La D.O.P.  agrupa a 51 bodegas y a 3.126 viticultores, con una superficie de cultivo de uva de vino de 8.848.62 hectáreas, repartidas por 59 municipios de la región, estructurados en tres subzonas: Arganda, Navalcarnero y San Martín, a la que pertenecen los vinos de Cadalso de los Vidrios.


Fuente: Ayuntamiento de Cadalso de los Vidrios


viernes, 9 de noviembre de 2018

Peña Muñana, sueño imaginario.


Peña Muñana.


  Ahora puedo sentir que vuelo, que me deslizo por este cielo azul de nuestra tierra...…


"¡Muñana,Peña, Muñana
de cadalseños orgullo,
observarla en la mañana
al toque de la campana,

transportados por su arrullo!".

Saturnino Caraballo





Siento como la temperatura de mi cuerpo se eleva, mi cerebro se relaja, imagino que vuelo, cerca, a un nirvana tan amado y a la vez tan común e inenarrable, es seguramente un deseo lo que me ha traído hasta aquí, tal vez, pero lo estoy gozando. Estar a solas en un lugar como este, donde el paisaje es tan familiar y tan correspondido, llega a ser casi mágico, induciéndome a decir, más bien susurrar, te quiero Peña Muñana, entonces ella me corresponde con esta grandiosa vista que no hace más que acrecentar ese amor, creo que mutuo. Ahora puedo sentir que vuelo, que me deslizo por este cielo azul de nuestra tierra y que caigo en sus brazos, entonces el corazón se dispara, y me fundo con ella.
Pronto acaba todo, vuelvo a la realidad, el tiempo me dice que debo continuar, pero mi mente siempre tendrá un recuerdo, como un sueño imaginario del que no saldría nunca.


Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Cadalso de los Vidrios. LA NOCHE Y LOS SUEÑOS-2


La noche y los sueños

    La Corredera es tan nuestra que siempre está metida en nuestro bolsillo.


Como cada día, llegó la noche y las luces se encendieron mientras la luz solar se apagaba, las calles se fueron quedando vacías y la tranquilidad se apoderó de Cadalso y también de este humilde paseante. Me gusta contemplar el pueblo así, sentir el aire fresco, la soledad, observar una persiana que se cierra, una luz que se apaga, escuchar unas palabras que me llaman y una sombra que se acerca, tanta quietud me llena de intimidad, de pasajes vividos y de cuerpos que atraviesan mis pensamientos. 


    En la Plaza viví parte de mi infancia, era otra, pero desde entonces también está en mi bolsillo.


    San Antón y calle Real, sueños de tantos siglos.


Me encantaría explicarte que se siente, como es la vida, por qué pasear solo cuando ya las calles quedaron vacías, pero para qué, seguramente ni lo entiendas, y hasta es posible que pienses en que todo es una bobada, una situación sin sentido, y tal vez puede que tengas no toda la razón, pero si algo de ella. 

Estoy seguro que te preguntarás que hacen estas fotos aquí, que sentido tienen, sólo te pido que las mires, sueñes con cada una de ellas, leas hasta el final y mañana cuando de nuevo el día traiga la noche y las luces de Cadalso brillen en la oscuridad, te lances a la calle, camines en silencio, observes de nuevo esa persiana que se cierra y una luz que se apaga, porque así volverás a soñar y a disfrutar de la noche. Te aseguro que no te arrepentirás. 


    Las Casas Nuevas, el Hogar, la antigua Plazoleta, sueños del siglo XX

    Del trajín del día a la soledad oscura de la noche.

    Necesito que sepas que mis dedos buscarán siempre tus manos, el calor de tus brazos y la pasión       de tus labios, calles que fueron y son el escenario de tantos amores cadalseños. 


Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

martes, 6 de noviembre de 2018

Roma de noche, magia y romanticismo


Roma de noche, magia y romanticismo


La ciudad de Roma es todo un libro abierto de historia y arte, un paseo a cualquier hora nos proporcionará un inmenso placer,  pero también al caer la noche es impactante para ver y disfrutar de todo lo que la ciudad con sus luces y sus sombras nos regala. Los monumentos adquieren un aspecto diferente, todo es mucho más íntimo y romántico, brillando  con otro atractivo e incluso con la magia que desprenden sus calles, plazas y monumentos. No lo dudes, en tu visita a Roma, disfruta de la noche y pasea a esas horas brujas que llenan Roma de belleza y romanticismo.



    Monumento Víctor Manuel II. Plaza Venecia

    Castillo de San Angelo

    Palacio de Venecia

    Mercado de Trajano

    Iglesia del Santísimo Nombre de María y Columna de Trajano. 

    Arco de Constantino

    Coliseo

    Coliseo


Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

domingo, 4 de noviembre de 2018

Cadalso y el pino Carretero


El Pino Carretero de la Garganta del Boquerón




El llamado Pino Carretero es una de las joyas de la naturaleza que podemos encontrar en el paraje conocido como Garganta del Boquerón y también, esto más coloquial, como la Casa de Tablas.
El pino es de un porte espectacular, dicen que en los buenos años puede llegar a dar 1000 piñas, está protegido como árbol singular por la Comunidad de Madrid y es el símbolo de toda esta zona. En cada momento es digno de ver y admirar, pero si lo haces al atardecer cuando el sol se esconde detrás de su silueta, es algo maravilloso, ves y compruébalo tú mismo.

Para ver y saber mucho más de la Garganta del Boquerón....entra.



Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

sábado, 3 de noviembre de 2018

Festival taurino en Cenicientos


Festival taurino en Cenicientos



De todos es sabido la enorme afición que el pueblo de Cenicientos tiene por los toros, algo que le viene desde hace muchas décadas, incluso puede que siglos, y para muestra esta antigua fotografía, que por la vestimenta de los toreros, parece ser un festival taurino celebrado en el lugar donde la plaza se realizaba con tablas y se aprovechaba hasta las mismas casas como parte del coso. La barrera una buena piedra y los balcones un buen lugar para ver y disfrutar, pero por la posición de los espectadores algo arriesgado, valor no les faltaba a los coruchos, no os parece? El año parece ser el de 1932, los personajes es cosa vuestra, si es qué alguien conoce a alguien,

Zorro Corredero


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...