Monton de trigo

Hayedo de Montejo

viernes, 5 de octubre de 2012

Un verano entre Pirineos y Picos de Europa


El pasado verano realizamos dos pequeñas salidas a dos hermosas regiones montañosas españolas. La primera de ellas fue durante la última semana de julio. Dentro de la provincia de Huesca nos acercamos al pueblo de Sallent de Gállego, dejando el coche en un embalse llamado la Sarra, que recoge las aguas del río Aguas Limpias un saludable nombre para un río que nace en el hermoso circo de Piedrafita, rodeado de montañas muy alpinas, algunas de las cuales pasan de los 3.000 metros de altitud.

 Tras recorrer durante unas cuatro horas un sendero bien trazado, bordeando respetuosos precipicios y atravesando masas de hayas y pinos silvestres de acentuado verdor llegamos a nuestro campamento base pirenaico: el refugio del ibón Respomuso, que es así como llaman los aragoneses a lo que nosotros diríamos un lago alpino.

 
 
 
El lugar parece irreal, por lo azul de sus aguas y por la naturaleza tan explosiva que tiene a su alrededor.
 


Aquí en este momento ha llegado la primavera con fuerza y multitud de flores a cual más bonita se ofrecen al montañero con su mayor esplendor. Tras recorrer sus cuatro o cinco pequeños ibones, hermanos del ya citado, pusimos nuestros pies en el Pico Tebarray de 2.916 metros que custodia un hermoso ibón, que otros años aún tendría un nevero flotante sobre sus mansas aguas, pero este año tan seco solo conserva un pequeño e insignificante neverillo.


Al otro lado se alza el majestuoso Pico de los Infiernos, de más de 3000 metros. Todo el valle está dominado por el gigante Balaitús 3.115 metros. Mis dos muchachos Isaías e Ismael de 12 y 11 años subieron con mucha fuerza hasta la cumbre del Pico Tebarray, y más arriba si les hubiera dejado...

En aquel valle queda un pastor francés que con su rebaño de ovejas aprovecha en verano los pastos y hace un queso extraordinario en una cabaña que tiene junto a un lago.

  

En el Valle de Estós, cerquita de Benasque subimos hasta el refugio Llena Cantal y disfrutamos de otros tres días de bonitos paseos por los Ibones de Batisielles y los Ibones de Gías (2.700 metros).


Poco después, a finales de agosto, nos acercamos a dormir una noche al refugio de Urriello, que está en la base del Picu del mismo nombre en Asturias cerca de la aldea de Bulnes y de la de Sotres.
 
 
 
Según abandonamos las praderas nos encontramos un rebaño de piara de cabras que bajaban hacia la majada para pasar la noche más a cubierto de las nieblas que estaban apareciendo por la montaña. Después de mucho sudar por el empinado sendero que nos conducía al refugio y tras atravesar una espesa niebla apareció, a escasos metros de nosotros, la fantasmagórica silueta del Naranjo de Bulnes que, una vez más, nos sorprendió con un efecto de claroscuros y luces, algo enigmático. Mis dos chavales no olvidarán aquel momento.


Una vez que cenamos en el refugio salimos a contemplar la estampa de aquel muro de 500 metros de roca sin fisuras en donde varios escaladores lunáticos se empeñaron en dormir colgados de una hamaca, con un precipicio de 200 metros por somier.



Nos encontramos con el montañero televisivo Jesús Calleja y su hermano Kike, que no les importó posar con nosotros. Estaban allí con el equipo de la CUATRO que les filma para realizar la mítica " vía de los murcianos".





Y con los estómagos agradecidos por el buen desayuno que habíamos tomado volvimos sendero abajo hasta el collado de Pandébano, llegando hasta los invernales de Cabao, en donde habíamos dejado el cuatro ruedas.





Un abrazo desde la cumbre a Perico el Habanero.
Salvón

 
Texto y fotos: Salvador Alcazar

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Gran montañero este Salvón

Anónimo dijo...

Como se nota que eres alumno del Zorro.

Mariano

Pedro Alfonso dijo...

Es posible que yo le enseñara el primer camino pero él ha sabido descubrir por si solo la vida y el amor por las montañas y lo que es más importante inculcárselo a sus hijos.

Un abrazo.
Pedro