la Jura de Guisando

la Jura de Guisando
El tratado de los Toros de Guisando tuvo lugar en el Cerro de Guisando junto a los toros del mismo nombre el 18 de septiembre de 1468. En dicho tratado el rey de Castilla Enrique IV reconoció y proclamó a su hermanastra Isabel I de Castilla como Princesa de Asturias, proclamación que la sirvió para ser reconocida como heredera de la Corona de Castilla y León.

Pinturas iglesia

Pinturas iglesia
En el año 1947 se realizan las pinturas del Altar Mayor, pinturas que los de cierta edad hemos conocido, el pintor se llamaba Félix y cuentan....

jueves, 3 de septiembre de 2015

5 MOMENTOS DE CADALSO QUE NO DEBES PERDERTE EN SEPTIEMBRE.


En Septiembre Cadalso celebra sus fiestas patronales del Santísimo Cristo del humilladero, es un mes de alegría, recuerdos y emociones donde la amistad y confraternización surge en cada rincón, en cada momento y en los corazones de todos los que viven estas fiestas, sean cadalseños o no.
Estos son los cinco momentos que nunca deberías perderte.


Sentir la Precesión del Cristo del Humilladero por dentro, notar que el patrón de Cadalso está contigo, acompañarle por las calles del pueblo, dejar que entre en tu casa y en cada momento vivido.


Dejarte atrapar por el sonido de la Banda de Música de Cadalso, todo un lujo que emociona y transporta más allá de lo terrenal.


 Ver  los toros del día del Cristo, te gusten o no, porque forman parte desde siempre de nuestra tradición y es otra forma más de sentir Cadalso.




 Comerse un buen racimo de albillo, o mejor dos, todo un manjar y placer culinario desde tiempos remotos que todavía perdura en nuestros campos.


Y divertirte a tope, dejarte llevar por la alegría, el amor, el sentimiento y la amistad de todos los que como tú viven estos días la fiesta, el bullicio y el sentimiento religioso de nuestras fiestas del Cristo.

Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

1 comentario:

Anónimo dijo...


Totalmente de acuerdo, cada uno es tan importante como el otro y el del albillo superior, pero por delante siempre la procesión del Cristo.

Inés