Raquetas

Raquetas
Esperando que la nieve vuelva, ya queda menos.

Majalcobo

Majalcobo
Pincha en la foto para ver la Ruta de las Cascadas de Majalcobo ( Casillas )

lunes, 9 de diciembre de 2013

La curva del Boquerón



Hace años los hombres de Cadalso recorrían esta carretera camino de sus viñas, los inviernos de entonces eran mucho más fríos, al menos así a mi me lo parece ahora. Cada día una fila de caballerías con sus jinetes descendían valle abajo, las caras tapadas por los pasamontañas y las manos siempre al aire, pocas veces pude ver a estos caballeros con guantes, ellos soportaban aquellos fríos de entonces porque así era y así había sido desde siempre. Más tarde con el paso de los años fueron desapareciendo, y con ellos y sus caballerías también los fríos invernales de Tórtolas.

Hoy cuando desciendo por la  carretera de Tórtolas siempre se me vienen aquellos recuerdos y aquellas imágenes, y al llegar a la curva del Boquerón mi vista se va al termómetro del coche, -4 marcaba este sábado pasado y aún no era muy tarde. Siempre fue la zona más fría y así sigue siendo.


Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso


7 comentarios:

Miguel Moreno González dijo...

El frío era el mayor espectáculo de los inviernos de entonces.

Anónimo dijo...

Tienes la virtud, Pedrito, de hacer bello lo cotidiano y, de paso, compartirlo con nosotros. Gracias portantos y tan bonitos recuerdos.

Un abrazo. Balta

Anónimo dijo...

La sensaciones que una siente cuando se atraviesa Tórtolas es algo así como una caricia del pasado y de aquellos personajes que aunque sucumbieron en el tiempo nunca lo harán en los recuerdos.

Inés

Pedro Alfonso dijo...

Muchas gracias Miguel, Baltita e Inés por vuestros mensajes en los que se mezclan recuerdos y emociones del pasado cadalseño.


Un abrazo.
Pedro

Anónimo dijo...

tienes el don de hacer de lo sencillo, un cuento gracias

Ángela dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Angela CM dijo...

Una bonita vista. Los inviernos antiguamente eran más frios, y creo que las personas más "duras" aguantaban más penalidades, aparte de tener menos medios para poder abrigarse mejor.