Cadalso

Cadalso
Para tu próxima visita a Cadalso de los Vidrios. Pincha sobre el estanque y entérate de lo que Cadalso te afrece.

Pozo

viernes, 13 de agosto de 2010

Una foto, un recuerdo. Labores en la Plazolilla de Abajo



Labores en la Plazolilla de Abajo



Aquella tarde de primavera de 1935 las vecinas de la Plazolilla de Abajo realizaban sus labores como cualquier otro día, pero aquel día la casualidad quiso que llegara un camión con un conductor que amante de la fotografía siempre viajaba con una cámara, y claro, al ver la escena no pudo dejar de disparar esta preciosa foto de unas cadalseñas con sus hijos, seguramente sus hombres a esa hora estarían en el campo, y ellas, sólo ellas tuvieron la suerte de formar el encanto y la magia de esta foto.

Identificar a los personajes no ha sido tarea fácil y después de consultar con varias personas el resultado es el siguiente, aunque se admiten rectificaciones si las hubiera.
De izquierda a derecha..María la del tío Bernardino, Juana la “Pieja”, los niños no se han identificado, uno pudiera ser Julián el “Piejo”, a continuación Victorina mujer de Quico “Fagoto” junto a su madre Iluminada, y delante la tía Eufemia madre de la Cuchi.



Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

17 comentarios:

Anónimo dijo...

A ver si encuentras alguna foto de mi abuelo Genaro

Lorenzo Álvarez

Pedro Alfonso dijo...

Lorenzo, pero si ni siquiera le he conocido. De todas formas miraré por si acaso.

Anónimo dijo...

La de la pelerina y mano en el pecho se me parecía mi abuela pero no me cuadra la edad

Pilar Calvo Villarín

Anónimo dijo...

Madre mia que foto tan preciosa como me acuerdos de las vecinas de mi barrio asi y a mi abuela preciosa foto

Ana Diaz

Anónimo dijo...

Qué foto más bonita

Ludy Santos

Anónimo dijo...

Que tiempos aquellos

Maria Antonia Hernández

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

LA VIDA EN LA PLAZUELA
La tardes de costura

Cuando el buen tiempo empezaba,
solecillo de la tarde,
hasta el perro se espulgaba
de pulgas haciendo alarde.

Se sentaban las vecinas
en las sillas de espadañas,
terminadas las cocinas
pertrechadas de sus lañas.

Sacaban los covanillos,
tijeras y costureros,
manos fuertes sin anillos
de los trabajos camperos.

Pues las mujeres coruchas
eran duras y eran fuertes
y laboriosas y duchas,
en toda clase de suertes.

Para un roto y descosido
se encontraban cinceladas,
desde hacer un buen cocido
hasta segar las cebadas.

Eran tiempos de remiendos,
de culeras y zurcidos.
Hablar de siembras y arriendos,
sucesos de tiempos idos.

Zurcidos de pantalones
y dar la vuelta a camisas,
también cantaban canciones
y penas y también risas.

Mientras tanto los muchachos
con los balones de goma,
que se caían a cachos,
siempre estábamos de broma.

"¡Mirad que son maldecíos!",
protestaban las mas viejas.
"¡ Veréis si estos escacíos
nos dan en toas las cejas!".

Manejaban las agujas
haciendo prendas de lana,
en aquellas tardes brujas
de sol sobre la ventana.

Los jerséis para el invierno
deshilando las madejas,
llevando bien el gobierno
sobre las lanas guedejas.

Las labores de ganchillo
como ornatos y tapetes,
se sacaban del bolsillo
y nos ponían en bretes.

Solicitaban ayudas
al desmadejar los hilos,
y con las frases más crudas
las teníamos en vilos.

"¡Paraos ya, perlesías,
venid y extender los brazos.
Dejaos de golferías
para marcar bien los trazos!".

La lana rodaba al suelo
esparciendo las hilachas,
y todo entre un gran revuelo
en las más diversas fachas.

Y al declive de la tarde
con el fresco vientecillo
con un simple, "¡Dios os guarde!",
se cerraba el ventanillo.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

MODAS, ROPAS Y REMIENDOS EN CENICIENTOS

En los años de carencias,
de puntadas y remiendos,
sin dinero ni existencias
en las manos excelencias
se volcaban en atuendos.

Para nuestras madres era
base de su fundamento
que a sus hijos se les viera
ni rotura en la culera
ni en vestir desabrimiento.

Aquellas manos callosas
en todo trabajo duchas
remendaban primorosas
en las tardes ardorosas
las vestiduras coruchas.

Pantalones con zurcidos
de sobrantes de retales
en color muy parecidos,
estaban tan bien cosidos
que parecían tal cuales.

El dedal cubriendo el dedo
y veloces las puntadas
antes que el rezo de un credo
era por meses remedo
de pieles desabrigadas.

Y tenían como lema:
"¡Pobres somos pero limpios!".
Y sin baldón ni anatema
con aquella estratagema
íbamos más que relimpios.

Pero ahora lo que impera
en el mundo de la moda,
al comenzar primavera,
pantalón y sudadera
verla descosida toda.

Y mujeres elegantes
y muchachas casaderas
como las rosa fragantes
van paseando pimpantes
enseñando posaderas.

Y en nada resulta extraño
si somos amplios de miras
y a nadie le hace daño
sumergirse en este baño
donde nadas y respiras.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

ANTIGUOS DECIRES DE CENICIENTOS

"¡Vergüenza había darte!",
en Cenicientos decían
y a hombres que mal vestían
o se vestían sin arte.
¡Dejando ropas aparte,
de los pobres sin ahorros!
"¡Lavaos bien esos morros
pues los zurcidos van finos
y siendo tierra de vinos
no vayáis hechos pedorros!".

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

LAS ROPAS DE CASTIGAR DE LOS CORUCHOS DE ANTAÑO

Para el campo ropa usada
usaban el día a día,
y si un festivo venía
solo una muda guardada.
En la percha bien planchada
para el baile coruchar,
o para novia buscar
y a su madre le decían,
y melosos le pedían
sus ropas de castigar.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

MI TESTAMENTO VITAL
A mis hijos

En un día de sol, de tenue brisa
mis cenizas se esparcirán al viento.
Privado ya de voz y movimiento
con virtudes expuestas en la misa.

Obviados mis defectos por la prisa
del funeral que anula el pensamiento,
en mi familia habrá un abatimiento
y en el amigo esbozo de sonrisa.

Mis órganos perpetuarán su vida
viviendo nueva existencia terrena.
Y de mí y por mí nadie se conduela,

pues volveré al inicio de partida
enlazando de nuevo la cadena,
mis cenizas jugando en la Plazuela.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Pedro Alfonso dijo...

Bellos y entrañables poemas los que una vez más nos entregas amigo Saturnino.

Gracias y un abrazo.

Anónimo dijo...

Mujeres luchadoras y sufridoras también por la época que les tocó vivir. Sirva está fotografía como un bonito homenaje hacia ellas.

Cristina García Izquierdo

Pedro Alfonso dijo...

Así es Cristina, una época mala las que les tocó vivir a estas y a todas las cadalseñas, hombres incluidos. Sirva pues como homenaje a todos los habitantes de Cadalso por aquellos años.

Anónimo dijo...

Que preciosa foto ;me recuerda a mi madre con las vecinas en en los años 64,65.....Y nosotros los niños jugando en la calle San Antonio! !!!
UN ABRAZO PARA MI PUEBLO DE MI ALMA.

Diego Alarcon Rodriguez

Anónimo dijo...

Soy Mari Carmen Carrillo desde MÁLAGA

Diego Alarcon Rodriguez

Pedro Alfonso dijo...

Gracias por los mensajes Mari Carmen.