Flores de Cadalso

Flores de Cadalso
Quieres conocer las flores silvestres de Cadalso?

Pinturas iglesia

Pinturas iglesia
En el año 1947 se realizan las pinturas del Altar Mayor, pinturas que los de cierta edad hemos conocido, el pintor se llamaba Félix y cuentan....

martes, 3 de febrero de 2015

Felipe: El barrendero mago cadalseño



"Si un hombre es llamado a ser barrendero, debería hacerlo como Miguel Ángel pintaba, o como Beethoven tocaba música, o como Shakespeare escribía poesía. Debería barrer tan bien que todos los anfitriones de la tierra y del cielo se detengan para decir" Aquí vivía un barrendero grande que hizo su trabajo bien"
                                                                 Martin Luther King.



DEDICADO A FELIPE: EL BARRENDERO MAGO CADALSEÑO


Tras cada recoveco de la palabra contenida en una frase o en una línea escrita, aparecen acurrucados jirones de pensamientos que alguna vez surcaron mi mente. Pero no están todos. No pueden estar. La mente siempre es más libre que cualquier escrito y la propia censura limita esa libertad que sólo aparece con todo su esplendor en nuestra intimidad. Son fantasmas que habitan en cada pieza del castillo de mi subconsciente y que después de algún malentendido hemos terminado conviviendo respetuosamente. Nos llevamos bien y salimos en ocasiones a pasear por cada compartimento secreto de mi imaginación. Es como salir a tomar copas con un buen amigo cómplice de antiguas correrías bohemias.
Me gusta pasear por esta ciudad al anochecer cuando se puebla de paseantes anónimos, enamorados abrazados y estudiantes que vienen o van a las academias nocturnas. Resido con algo que me enseña a mirar y querer estas cosas y que me hacen un poco más solitario cuando las contemplo. Existe para mí una filosofía de los rostros que, creo, me descubre datos que moran con sus propietarios y que cuando son afectivos provocan en mí cariños profundos. Si es muy intenso ese sentimiento dudo mirar; si miras, más quieres y puedes perder más. Si mi mirada se va y la otra también se va, se habrá ido un amor. Únicamente quedarán restos que llamamos recuerdos, desperdicios que fueron acariciados tiernamente y poco después repudiados en cualquier basurero. Pero siguen existiendo incluso en su abandono.



Hay días que me siento como un desperdicio abandonado que cualquiera puede pisotear. Soy presa fácil para los cazadores de recompensas que ejecutan a sus víctimas al alba para evitarles vivir el primer día del resto de su vida. Y en esos instantes nada me consuela, nada me sirve, nada es igual al inicio. Es como una burbuja que crece desmesuradamente; su interior lo llena mi pena que se vierte cuando la pompa estalla manchando todo: casas, personas, campos y libros. Existen barrenderos de penas que se encargan de recogerlas de madrugada con sumo cuidado; las ordenan y las guardan en un almacén de alegrías para transformarlas. Al cabo, salen adornadas de sonrisas, como con traje nuevo de domingo infantil. Una noche otoñal regresaba de los toros y me encontré con uno de estos barrenderos. Le pregunté el por qué de su trabajo. Me respondió: "¿No sabe usted que nos gusta crearnos problemas y por eso a veces el amor también provoca dolor?" Y añadió: "Yo me encargo de volver a transformar esa pena en amor que es su origen auténtico y genuino.
Me fui alejando despacio, cabizbajo y pensativo como la noche: Ha de ser muy afortunado quien goza de un oficio tan hermoso.
Miguel MORENO GONZÁLEZ

4 comentarios:

Anónimo dijo...


Maravilloso el relato dedicado a Felipe, se lo merece.
Gran pareja Miguel y Pedro.

Suerte para los dos.
Mariano

Anónimo dijo...

Juana Lopez Garcia dijo... ¡QUE BONITA ES MI CORREDERA!

Anónimo dijo...

Cuando Martín Luther King escribió esa preciosa dedicatoria lo hizo pensando en Felipe. Enhorabuena Felipe, todos deberíamos tomar tu ejemplo de saber callar y actuar con diligencia y humildad. Pocas veces es tan merecido un homenaje en este estupendo blog como el que le hacéis hoy a Felipe.
Un abrazo muy fuerte de un Cadalseño más.

Carlos A. González dijo...

Muy bien Miguel... acertastes con Felipe.. gran trabajador y mejor persona, que adorna su trabajo emulando a veces a Antonio Molina cuando aun no hay luz en las calles.
Es un artista en su trabajo..
un saludo