San Antón 2010

San Antón 2010
Recordando la fiesta de las sanantoneras de 2010

Pinturas iglesia

Pinturas iglesia
En el año 1947 se realizan las pinturas del Altar Mayor, pinturas que los de cierta edad hemos conocido, el pintor se llamaba Félix y cuentan....

miércoles, 5 de enero de 2011

La Plazolilla de Arriba



La Plazolilla de Arriba, que lugar tan acogedor y tan cargado de tipismo de nuestro pueblo es nuestra querida Plazolilla, aquí no hay monumentos como los pueda haber en otros barrios de Cadalso, pero si se respira a todo pulmón la historia y el pasado de nuestro pueblo, un pasado que se refleja en cada casa y en cada rincón.

La vida pasa y cómo pasa, tan deprisa que casi no nos damos cuenta de aquellos otros días, meses y años en los que nuestra vida era otra, la vida que se vivía más en familia y en el barrio. De esta época tengo grandes y buenos recuerdos de esta Plazolilla en la que jugué y soñé durante varios años de mi niñez.

 


Mis abuelos maternos siempre vivieron en la calle Real 60, allí nací y viví mi niñez en aquellos primeros años de los 60, donde la vida cotidiana transcurría con una tranquilidad y sencillez dignas de envidia de nuestros días, aunque también es cierto que hoy tenemos casi de todo y a veces perderlo por otras sensaciones mas intimas y humanas como lo eran aquellas, cuesta, y tal vez tenga que ser así. Pero aunque hoy la vida es más llevadera y menos agobiante que aquella, principalmente por el dinero y las comodidades, siempre nos quedan esos recuerdos de aquellos días y años donde la principal función de los niños era jugar y la de los mayores conseguir dinero, cosa nada fácil en aquellos tiempos, y es en esos recuerdos donde muchas veces se me aparece la Plazolilla con sus gentes y sus gritos que a veces se convertían en pequeños regaños a los que la muchachería asistía en primera fila.

 
 

De aquella época recuerdo la panadería de la Corsina con sus madalenas, sin g como se dice en Cadalso, que tanto me gustaban, siempre bien elaboradas por su marido Alfredo, y como no recordar la tienda de la Hipólita a donde acudía a comprar los huevos que me encargaba mi abuela, y de donde siempre volvía tarde por quedarme a escuchar los chascarrillos de Santiaguito su hijo al que siempre recuerdo enfermo del corazón y cuidado por Hipólita como sólo una madre sabe cuidar a su hijo. Allí estaba también la carnicería del tío Venancio y su mujer Felipa y la de “Malaje” de la cual no me acuerdo pero si me contaron que sólo se vendía carne de cabrito y cabra y del cantar que le sacaron y que decía ”Malaje,Malaje, tu eres un gran cocinero, que guisas las cabras y te chupas los dedos”.


 
 
Personas como Bruno y la Alejandrina, “Colmena” y la Valentina, los “Ratillas”, el tío Paz y la Felisa, Miguel y la tía Meli, Antonio y Julia, eran parte de aquellos vecinos que formaban la vida cotidiana de la Plazolilla.
 



Y casi como una obra de teatro en el interior de una corrala, era el llamado “Cuartelillo”, que en sus dos plantas albergaba a no pocas familias que vivían en régimen de alquiler. Aquí pasé tantos buenos ratos y  tengo tantos buenos recuerdos, que ahora no podría dejar de citar a personajes como Teodoro el “Rejo” y la Uge, Manuel el “Duende” y su mujer, la Feli y Ciriaco, la Sofía y “Tacero” y otros que ahora no recuerdo.


 
 
Era en el portal del Cuartelillo donde nos refugiábamos cuando llovía, y donde cada año cuando las brevas maduraban, que entonces las había y muy buenas, nos las comíamos sentados en las escaleras y al final lanzábamos la piel al techo donde se quedaba pegada para unos años una vez seca




A la Plazolilla llegaban cada verano después de acampar en la Fuente los Álamos con sus carromatos los titiriteros, gitanos y húngaros con su mono y su cabra para hacernos soñar, para impresionarnos al ver a aquel titiritero caminar sobre cristales y posteriormente ser golpeado con una maza enorme hasta romper la piedra que le habían colocado encima una vez tumbado sobre los cristales, todo esto en perfecta armonía, con los niños sentados en el suelo delante y los mayores en sillas llevadas de casa detrás, y donde los bocadillos de tortilla francesa desaparecían casi sin darnos cuenta ante tanto espectáculo y emoción, luego en el descanso se rifaba la botella de coñac con aquellas tiras de números que guardábamos en nuestros bolsillos con más ilusión que suerte, y que tanto disfrutábamos cuando la mano inocente sacaba el numerito premiado, todos repasábamos tira a tira los números, hasta que sin casi darnos tiempo a mirar nuestras tiras siempre se oía…yo, a mí, me ha “tocao”, y lo mejor es que siempre nos alegrábamos al ver al premiado, que irremediablemente era o tu tío o tu primo o tu vecino, aquellas sesiones de titiriteros eran totalmente en familia cadalseña.
Años más tarde, apareció un matrimonio que desde una furgoneta donde montaban la máquina de cine, nos proyectaban las imágenes en una pantalla que antes había sido colocada en la fachada de la panadería de la Corsina, y como con los titiriteros, la vida y los momentos junto a los tuyos, volvía a ser dichosa.




Hoy la Plazolilla, aunque afeada por los coches, sigue siendo la misma, ya no están las carnicerías, la panadería también se cerró hace años, el Cuartelillo desapareció y con él la historia y parte de la vida de sus moradores, muchos de sus vecinos ya no están, pero aún hoy cuando paseo por la Plazolilla, oigo sus voces y los recuerdos y la nostalgia me invade, os aseguro que me gusta y nada mejor para demostrarlo es que ahora estoy escribiendo y recordando aquellos años, aquellos personajes, y aquellos momentos tan queridos para mí a pesar del tiempo.




Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso


13 comentarios:

Jose Peke dijo...

me acuerdo como si fuera hoy mismo del cine que echaban en la plazolilla..y yo con mi sillita (de mi abuela..de esas pequeñitas)..y cuando pasaban la "gorra"...a hacerse el loco todo el mundo..jeje..y de la cabra...parece que la estoy viendo..."Hungaros" como así los llamabamos a los de la cabra..la mierda que tenian encima los jodios(pobrecillos eh!!)..pero de lo que mas me acuerdo es de algunas peliculas mudas que echaban...y el narrador decia el mamonazo: ahora al del caballo blanco le pegan un tiro y muere...y todos: jili....!! no nos lo digas antes!!...que recuerdos.Peke.

Anónimo dijo...

Que buenos recuerdos, Perico, inolvidables la ilusión, el trasiego de gente, calle Real abajo, desde San Anton, cargados con sus sillas, el jolgorio de la chiquillería, feliz por la llegada de "los húngaros" con su cargamento de "americanos". romanos, espadachines,...Como dice Serrat en su magistral "Mi niñez": "Creo que entonces, yo (nosotros) era (éramos) felices.

Un abrazo Perico, Feliz 2011, gracias por tus palabras de la San Silvestre y por todos los maravillosos momentos que nos regalas desde tu magistral Zorro Corredero.

Balta

Mari Carmen López dijo...

Pues de la Plazolilla además del horno, yo recuerdo a la Vitoria y su puesto de chuches!!! qué épocas!!!.

tony monton dijo...

Uno de los post más bellos y entrañables que te he leído. Después de leerlo he cerrado los ojos y de pronto me he plantado en ella. Estaba todo Cadalso en el cine. Echaban una de vaqueros.

Pedro Alfonso dijo...

La noche es fría, la lluvia cae intensamente y el silencio es dueño del lugar, apenas hay gente, solo alguno cruza rápidamente la calle encogido y ausente, a pesar de todo he oído voces , gritos, aplausos, risas, luego he sentido calor y me ha gustado.....hace dos horas he vuelto a pasar por la Plazolilla.
Gracias por vuestros mensajes.
Un abrazo.
Pedro

Mari Carmen López dijo...

me lié y me fui a la Plazolilla de abajo!!!!...qué despiste!!!

Anónimo dijo...

Hola Pedro: aunque tarde, te hago un comentario a estos relatos que haces de la Plazolilla, que no había visto anteriormente, pero todo lo que sean panorámicas de nuestro pueblo son grandes recuerdos del pasado. En cuanto al cantar del "TIO MALAJE", tengo entendido que lo sacó el Maestro BLANCO y otra estrofa decía: "MALAJE, MALAJE, TU ERES UN GRAN CARNICERO, QUE MATAS LAS CABRAS Y LAS VENDES POR CORDERO". Espero no te hayan sentado mal las rosquillas del Carnaval. Un fuerte abrazo. EMILIO.

Pedro Alfonso dijo...

Gracias Emi por tu comentario.

Pedro

manolo el nacho dijo...

yo naci en la calle de la sangra y juge mucho en la plazolilla anque me fui con 3 año afuenlabrada recuedo la panaderia y el cine pues mis padres consevaron la casa y los veranos lo pasabamos en cadalso ahora vuelvo a mis raices y siempre que puedo vuelvo a pasear poe esas calles de mi pueblo orgulloso de ser cadalseño de pura cepa

manolo el nacho dijo...

recuerdo al tio bruno me vendia tomatas con mi abuelo doloroso y yo me montaba en el burro yo jugaba con jesu el carnicero y con santiagin recuerdo mucho al tio quico por cierto la vitoria tambien era prima mia por parte de madre pepi la dolorosa y mi padre es manolo el nacho pedro te felicite en persona en la calle de la farmacia te sigo diciendo que para los cadalseño que estamos fuera de nuestro pueblo nos ayudas hasta que llega el fin de semana a estar unido al el muchas cracias y un saludo desde el foro

Pedro Alfonso dijo...

Sentir los recuerdos es algo muy bonito y placentero, volver a vivir aquellos años de nuestra niñez, nos sirve para ser mejores personas y querer todo lo relacionado con aquellos tiempos y por lo tanto con Cadalso.

Manolo, me agradan tus mensajes y te doy las gracias por todo, principalmente por dejarte llevar por esas añoranzas que a pesar de los años siempre formarán parte de nuestras vidas.

Un saludo.
Pedro.

manolo el nacho dijo...

este puente a cadalso estoi deseando y con toda la familia en plan barbacoa con toda mi gente y a disfrutar de mi pueblo que con la vida que llevamos nos hace mucha falta pedro nos vemos por la corredera un saludo

Pedro Alfonso dijo...



Allí estaré Manolo

Nos vemos en Cadalso.


un saludo.
Pedro