San Antón 2010

San Antón 2010
Recordando la fiesta de las sanantoneras de 2010

Vidrios de Cadalso

Vidrios de Cadalso
La producción de los hornos de Cadalso tiene éxito en origen por la simplicidad de la decoración y de las formas. Muchas de éstas son tradicionales, y fueron anteriormente usadas por la orfebrería. Más tarde durante los siglos XVI al XVII se ven influidas por las venecianas.......

lunes, 21 de abril de 2014

La Sierra de Cadalso: Lancharrasa y el hombre



                                         Lancharrasa y el hombre.

                 "La aventura no está en las cosas: está en nosotros"
                              ( Robert Tezenas du Montcel. Ce Monde qui n'est pas le nôtre )




Todo nos permite suponer que la naturaleza es el refugio natural por excelencia, en ella habitaron los primeros hombres antes de crear los pueblos y las ciudades. Todavía hoy , millones de años después muchas personas siguen viviendo en plena naturaleza, tal vez porque otros hombres les han hecho refugiarse en ella intentando huir de otras formas de vida que no es la suya ni nunca lo fue.
Hoy vivimos agrupados en grandes ciudades, todos actuamos casi de la misma manera, y cuando alguien no hace lo que creemos debería hacer, enseguida le tachamos de loco.





La naturaleza existe y es la fuente de vida de todos los animales y plantas, es grato y casi diría que necesario sentir esa naturaleza cerca de nosotros, vivir en ella, aunque sólo sea por unos días y dejar que nuestra mente y nuestro cuerpo se adapte a las distintas y variadas situaciones que la naturaleza nos pueda ofrecer.

Existen multitud de lugares donde nuestra mente puede dejarse llevar por la naturaleza que nos rodea, invitándonos a disfrutar y a participar de todo lo que en ella ocurre. Hay muchas maneras de gozar de toda esa naturaleza viva que nos rodea y todas son igual de buenas, solamente las diferencia nuestro gusto a la hora de elegir este o aquel lugar.




    El Covacho del tio Lolilla


Cuando era niño miraba a nuestra Sierra de Lancharrasa y soñaba que me adentraba en ella, recorría sus caminos y me paraba a observar los enormes árboles que la pueblan, todo era un deseo que estaba por llegar. Años más tarde, cuando en mi adolescencia viajaba cada día de San Martín a Sotillo y luego a Cadalso, era el recorrido que cada atardecer el pequeño microbus hacía para dejar a los alumnos del instituto en sus pueblos, en sus casas, no dejaba de mirar la siempre nevada cumbre en invierno del Cerro de Casillas, me imaginaba subiendo y soñaba con las impresionantes vistas que desde allá arriba se debían de ver.

Pasaron los años, el Cerro de Casillas dejó de ser un objetivo para convertirse en una vez más, y ya creo que van cerca de cuarenta  las veces que he llegado a su cumbre. Luego vinieron otras cumbres, otros lugares, otros objetivos, algunos cumplidos y muchos en  lista de espera.





Pero volvamos a esa mirada que un día cuando era un niño cadalseño que jugaba a las estornijas, al garbancillo y a la peonza, por poner algunos ejemplos, me llevaba muchas tardes a recorrer la cadalseña Sierra de Lancharrasa, sólo con la imaginación, ya que en  las Erillas y sus partidillos de fútbol se acababa mi recorrido.


    Rozas de Puerto Real



Pero llegó el día en que por fin pude llegar a la cumbre de Lancharrasa, recorrer su castañar, deleitarme con sus árboles frondosos, sentir la respiración del zorro, notar la sombra del buitre leonado en su vuelo, correr de piedra en piedra creyendo estar a salvo de las posibles embestidas de aquellos toros coloraos de Parache que pastaban muy arriba y apreciar allí mismo la naturaleza salvaje de un enclave tan cercano a Cadalso y a la vez tan nuestro.





Ahora no pasa más de un mes sin que me interne en Lancharrasa, me gusta tanto de día como de noche, en cualquier estación, solo o acompañado, todo este lugar encierra para mi enormes momentos aquí vividos, algunos con gentes que ya no están y que un día subían hasta aquí con sus caballerías para sembrar el huerto o apañar la viña, otras veces con amigos y muchas solo.





Hoy he vuelto a sentir la soledad de Lancharrasa, he oído el viento y los silbidos del arrendajo o el cuco, me he dejado llevar por la fragilidad de una mariposa o el aleteo de cualquier insecto, mi vista se ha llenado de colores observando la grandísima variedad de flores y arbustos que aquí crecen, he bebido de esas fuentes que suenan a antiguo, Fuente Techá, Fuentelasna o la Fuente del Carrión, he soñado con aquellas ganaderías bravas que un día pastaron por estos lugares, ha sentido la necesidad de hablar con los pocos que todavía suben hasta aquí para seguir con la tradición cadalseña del campo





He sido feliz y lo sigo siendo cada vez que recorro cualquier lugar de esta Sierra de Lancharrasa, sigo teniendo las mismas ganas de siempre de volver a ver y sentir lo que aquí suceda en cada estación, es realmente extraordinario lo que puedo sentir y lo que me llena este lugar.





Nada mejor que la vista y los nombres de las montañas que forman el fondo de la Sierra de Lancharrasa hacia el oeste como final de esta pequeña aventura en la Sierra, porque así sin más se la conoce en Cadalso.





Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

5 comentarios:

tony monton dijo...

¡Cómo me ha gustado esto que relatas!. Se te nota con cuatro palabras el cariño por la "sierra".
Algún día me subirás. Despacito.

Pedro Alfonso dijo...

El sábado subimos hasta la misma cumbre y pasamos por la fuente Techá.

Te juro que me acordé mucho de ti, y pensé que un día tendrías que ir a Cadalso y subir a la Sierra.

Un abrazo.


tony monton dijo...

También me gusta que te acuerdes del número dos.
Besitos

Pedro Alfonso dijo...


Reconocer tu posición es lo que hace de ti una persona grande. Pero recuerda que en ocasiones eres el número uno, eso si, sólo cuando pagas las cañas. Y siempre respetando a José Antonio, otro número uno.

Kisses

Anónimo dijo...


Cada reportaje es una paseo que podemos hacer desde nuestra casa. Lo explicas tan bien y lo ilustras con fotos tan bonitas que Cadalso parece otra cosa.

Inés