San Antón

Abedular de Canencia

viernes, 1 de mayo de 2015

Sintiendo nuestro Camino del Sureste







Todo lo que emana en el Camino de Santiago: personas, naturaleza, paisaje, arte, historia, fe, amistad, cae sobre los peregrinos y hace que éstos se transformen en una especie de enorme sensibilidad que se puede sentir y hasta tocar con las manos. El Camino es mitad sagrado, mitad terrenal, y a cada paso aún hoy sigue estallando en los corazones de los peregrinos igual que hace siglos.

Peregrinar a Santiago es una gran aventura, para unos espiritual y para casi todos física, por lo que estar preparado es sin duda una forma de éxito.  Toledo, Villamiel, Novés, Escalona y Cadalso han sido ya parte de nuestro Camino, más tarde será Cebreros, San Bartolomé de Pinares y Ávila, luego Dios dirá, porque el misterio del Camino fluye cada día a medida que se van descubriendo lugares y paisajes, pero mucho más cuando brota la amistad y confraternización con otros peregrinos. Este es el verdadero misterio y milagro que el Apóstol  y el Camino hace entre los peregrinos.
A todos los peregrinos que desde Toledo a Cadalso han compartido experiencias, sensaciones, amabilidad, cansancio y comida.


Ultreia y Buen Camino

Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso


1 comentario:

Anónimo dijo...


Muy emotivo y cargado de amor por el camino.

Inés