Flores de Cadalso

Flores de Cadalso
Quieres conocer las flores silvestres de Cadalso?

Pinturas iglesia

Pinturas iglesia
En el año 1947 se realizan las pinturas del Altar Mayor, pinturas que los de cierta edad hemos conocido, el pintor se llamaba Félix y cuentan....

jueves, 21 de mayo de 2015

La Maliciosa. La Monja, montaña maliciosa.






Hoy como la semana anterior nuestro objetivo era coronar la cumbre de la Maliciosa desde la Barranca, pero tanto la semana pasada como esta no fue posible, la primera vez por el mal tiempo, nieve y aire para tirarte el suelo y la segunda por falta de nieve. Visto lo visto y al comprobar que los tubos no tiene prácticamente nada de nieve, y eso que estamos a 5 de marzo, una época que debería abundar la nieve, pero Guadarrama es así, hoy un metro y en diez días casi nada. Pues eso que tomamos rumbo al Puerto de Navacerrada para una vez más hacer la clásica subida por la Gran Guarrama (Bola ) y descenso hasta el collado del Piornal para ascender a la Maliciosa.





   La Cuerda de las Cabrillas



Nada más abandonar el parking y después de un desayuno a base de café con leche y tostada de pan con aceite en el bar Dos Castillas, nuestro lugar de desayuno casi siempre,  ya que tanto en Navacerrada pueblo como en Cotos a estas horas, ocho y media,  está todo cerrado,  comenzamos por la siempre concurrida carretera que sube a la Bola, hoy sin nadie por ser un día entre semana.


    Guarramillas.




Dejando a la derecha el antiguo edificio Dos castillas, sede de la Sociedad Deportiva Excursionista,  que recuerdos de la Marcha Dos Castillas de hace años, y a la izquierda la salida de telesilla que sube a las Guarramillas,  ahora mismo cerrado por falta de nieve, ascendemos directamente por la derecha de la pista de esquí, más cansado que la pista de cemento, pero más rápido y sin tanta vuelta.


    Peñalara.

   Camino de la Gran Guarrama, al fondo Peñalara.



Los crampones se hacen necesarios  al comienzo de la subida, parada para ponerlos y a caminar de nuevo. En poco menos de una hora estamos en las Guarramillas y pasados unos minutos de la hora en el alto de la Gran Guarrama  o Bola del  Mundo, aquí descansito de pocos minutos, no más  tres o cuatro y descenso por el Ventisquero de la Condesa hasta el Collado del Piornal. 

Pero si a la subida a Bola, el aire era moderado, ahora en la cumbre sopla de lo lindo, tanto que a veces parece que vaya a tirarnos, no dudamos en abrigarnos un poco, más la cara, que sufre los envites del duro viento del Guadarrama invernal, porque a pesar de la poca nieve todavía estamos en invierno.







El descenso hacia el collado del Piornal es todo un placer para los sentidos montañeros, el viento se calma algo y la gran acumulación de nieve, aquí si hay bastante, nos depara un bajada llena de buenas sensaciones y poquísimo esfuerzo. Dejamos a la izquierda las ruinas del antiguo refugio, hoy con la nieve apenas asoman unas pocas piedras, y seguimos bajando con la vista ya puesta en la Maliciosa y en unos esquiadores que ahora asciende hacia la Bola recortándose en el horizonte, precioso.






Las vistas desde aquí son espectaculares, las cumbres de El Escorial al fondo, a un lado Siete Picos, Montón de Trigo y Mujer Muerta, y al otro Valdemartín y Cabezas de Hierro que parecen unirse con la Maliciosa a través del roqueda de la Pedriza,  y muy a nuestra derecha las cumbres nevadas de Gredos.
En el collado del Piornal el viento sigue soplando con mucha fuerza, no hace un frío desagradable, pero no es uno de nuestros mejores días para caminar por estas cumbres.



 
   Un esquiador de montaña desciende hacia el Collado del Piornal con Gredos como fondo.



Con los crampones puestos dejamos atrás al collado del Piornal y el antiguo pluviómetro, juraría que es el único que queda en todo el Guadarrama, acometiendo la subida a la cara norte de nuestra cumbre de hoy, la Maliciosa de 2227 m.

 



 
Subida a la Maliciosa




No puedo dejar de comentar que a los pocos metros de comenzar la subida, aparece una chica, menuda, atlética y exquisitamente preparada, que con unos crampones para zapatillas de montaña, nos pega una pasada de vértigo, nos quedamos mirando como esperando que pare, pero no, ella continúa su ascensión como si nada y en pocos minutos la vemos que toca el vértice de la cumbre y sin parar comienza el descenso, descenso que realiza en casi segundos, lo juro, y pasando a nuestro lado se despide con un adiós y se pierde camino del collado, luego volveremos a verla subiendo hacia la Bola con la misma velocidad, cosa que no nos desanima, porque nosotros llevamos mochila y ella no, y además la debemos de sacar más de treinta años, cosa que pesa y mucho.


   Corredora de montaña descendiendo de la Maliciosa, pasó como un rayo hacia la cumbre y bajo      mucho más rápido, increíble.      



    Cara sur de la Maliciosa.
 
No sé cuánto tardamos en llegar a la Maliciosa, no mucho pero si exageradamente bastante más que nuestra corredera de montaña. Lo hacemos por el lado izquierdo intentando evitar el viento, cosa que de nada sirve, y por fin coronamos esta sencilla cumbre del Guadarrama.


   La Pedriza desde la Maliciosa.

    Cumbre.



Un tentempié, unas fotos del paisaje y nuestras nos entretiene unos minutos en la cumbre, pocos por el maldito viento, pero agradables por el paisaje.




En la cumbre de la Maliciosa.



Cabezas de Hierro
 
Por el mismo lugar descendemos hasta el collado y ahora si nos cansamos en la subida a la Bola, que diferencia con el descenso. Pasamos junto a las cuatro piedras que quedan del refugio del Ventisquero de la Condesa, creo que también llamado Refugio de la Maliciosa y tras una subidita corta, pero empinada y ventosa, nos volvemos a plantar en la Bola.

Montón de Trigo y Mujer Muerta.







   Ahora sólo queda dejarse caer hasta las Guarramillas y el Puerto de Navacerrada.






Las montañas son siempre bellas, unas veces más que otras, pero lo genuinamente bello es sentirse acompañado por tu compañero de montaña, ese que siempre está para ayudarte, para darte seguridad, conversación y muchas veces para descubrir lugares y anécdotas que tú desconocías a pesar de los muchos años de montaña a tus espaldas.

Gracias Joaquín por todos esos momentos de montaña que pasamos juntos.





Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

3 comentarios:

Asociación Amigos Camino de Santiago en Cadalso de los Vidrios dijo...

Pero que grande eres Pedro. Un abrazo. Javier.

Pedro Alfonso dijo...


Grande, grande....la corredora de montaña, yo simplemente un abnegado montañero amante de la montaña, eso sí, con muchos, muchos, años de experiencia.

Un abrazo
Pedro

Anónimo dijo...


Bonitas imagenes y gran marcha de montaña.

Mariano