Flores de Cadalso

Flores de Cadalso
Quieres conocer las flores silvestres de Cadalso?

Pinturas iglesia

Pinturas iglesia
En el año 1947 se realizan las pinturas del Altar Mayor, pinturas que los de cierta edad hemos conocido, el pintor se llamaba Félix y cuentan....

miércoles, 6 de mayo de 2015

A RUFINO (Y A PROTECCIÓN CIVIL DE CADALSO)



A RUFINO (Y A PROTECCIÓN CIVIL DE CADALSO)



Los recuerdos son la única prueba
de que hemos vivido y querido… (Carmen Martín Gaite)

Plaza de Toros de Cadalso, 17/09/88. Empresa: Aguirre-Zarzalejo. Novillada Picada. Se lidiaron seis novillos de “Los Eulogios”, de Colmenar Viejo (Madrid), para Julio Norte, Manuel Díaz “El Manolo” (cuando tomó la alternativa pasó a denominarse en los carteles “El Cordobés”) y Fernando Cámara. En la fotografía estamos entrevistando a “El Manolo” para Radio Cadalso, en directo, desde la misma puerta de cuadrillas. El banderillero que aparece junto al diestro creo recordar que era Florencio Corchero, pero ya no estoy seguro de nada.


 Aquel equipo taurino de Radio Cadalso (¿1986-1989?) lo componían: “Paquillo” (q.e.p.d.), Roberto, Rufino y servidor. Llegamos a radiar hasta los apartados matinales y al acabar los festejos nos llevábamos a toreros, ganaderos y aficionados  a la emisora (situada detrás de la iglesia, en el antiguo Club Parroquial, ¿Recuerdas, M. Álvarez, "El Cadalseño"?) y allí comentábamos los pormenores de la tarde taurina, yo con esa pasión que me hacía parecer (¿o lo soy?) descortés. Contábamos con ínfimos medios pero pienso ahora que el resultado de nuestro trabajo entusiasta fue muy digno. Un mediodía dejó de funcionar la batería del “gualqui-talqui” de Rufino y no nos resignábamos a no poder retransmitir la novillada de aquella tarde en directo. Enterado de ello Antonio Sibert (en esa época regentaba un quiosco ubicado donde ahora se encuentra el Centro de Salud), nos dijo que nos compraba una batería nueva (costaba 10.000.-ptas. de las de entonces) si a cambio hacíamos propaganda en la emisora de su chiringuito. Inmediatamente, junto al quiosco de Jose (¡Jose!) y sin mediar tira-y-afloja alguno, cerramos el trato sin dilación.


Ocurrió una mañana de diciembre en Cadalso, era el año ¿2000? (seguro que Balta, que realiza los sábados a las 19:00h. en la actual Radio Cadalso, 107.6 FM., uno de los mejores programas de música clásica de la radiodifusión española, recuerda con su prodigiosa memoria la fecha exacta). Yo oía aquella mañana hablar a Rufino frases parecidas a las siguientes sin entender lo que decía: Colocar el chaleco inmovilizador con sumo cuidado. Hemos de levantarle suavemente cuando yo dé la señal. Situaros de forma que él esté perfectamente protegido y que nosotros no nos molestemos al trasladarle. Ojo al bajar las escaleras del autobús, prestemos toda la atención al herido. Un movimiento brusco, si tiene rotura, puede ser fatal para su recuperación. Ahora -todos a una- le depositamos sobre la camilla. Y rápidos… pero seguros, le llevamos con nuestra vieja ambulancia multiusos al Centro de Salud. Conduce ligero pero con precaución y sortea los baches porque le pueden hacer ver las estrellas.

  Hospital de Alcorcón. -¿Quién le atendió en el traslado?   –Preguntó el médico-. –Los voluntarios de Protección Civil de mi pueblo, Cadalso de los Vidrios, dirigidos por Rufino. –Por favor, felicíteles de mi parte; han hecho un excelente trabajo. Tiene usted doble fractura de pelvis y cualquier descuido al moverle le podría haber dejado cojo para el resto de su vida. Usted también debería darles un abrazo de reconocimiento a su magnífica labor… Gracias a ellos -en unas semanas- podrá de nuevo montar en bici.


Año Nuevo 2015, hace horas que cesó la algarabía de la madrugada; ya sólo queda niebla y lluvia suave para acompañarnos por las calladas calles cadalseñas. Rufino pasea lento, con la mirada fija en el horizonte, su expresión es -como siempre- noble y satisfecha (fiel reflejo de su felicidad interior), quizá va pensando en aquellas cosas de cuando entonces. Voy con Paloma (y ella conmigo) hacia Carabias y cierta esperanza humilde nos invade.

-Rufino, vente a tomar algo. -No había reparado en nosotros y nos mira sorprendido-. –Bueno, -contesta con voz suave, como acariciando las palabras-. Pedimos de beber a Pedro y comenzamos a hablar y a recordar con mutua intensidad y cariño. Pasamos un rato maravilloso e inolvidable. He hablado con él muchas veces pero esa vez, la de Año Nuevo, me pareció que su voz contenía una deslumbrante ternura, como si cada una de sus frases buscara refugiarse para siempre en nuestros corazones, como si la infancia brotara a borbotones abriéndose camino por nuestras renacidas ilusiones. Hablaba como si nos estuviera curando las heridas recibidas en la batalla de la vida en su Clínica del Alma. Así nos hablaba.


¿Y recuerdas cuando…? Y entonces recordé que nunca llegué a darle a él -ni al resto de los Voluntarios de Protección Civil de Cadalso de los Vidrios- el abrazo que me recomendó el médico del Hospital de Alcorcón. Y tampoco me atreví a dárselo ese día porque me invadió una vergüenza absurda, incomprensible, de esas que luego siempre te arrepientes de haber sentido. ¡Maldita sea! ¿Por qué censuro con tanta facilidad y en cambio me cuesta tanto abrazar? Tengo que hacérmelo mirar…




Ya estamos en mayo, los días van haciéndose cada vez más largos y los campos de Cadalso revientan de vida y de color con la flor de jara y la lavanda de cantueso, mientras los trinos de los pájaros ya no hay quien los pare desde temprano. Todo es uno, aunque todo es diverso: Todo es Cadalso para siempre. 



Rufino: Perdona por no darte en persona ese abrazo que te debo –os debo- desde hace tantos años. Te lo doy -os lo doy- hoy con letras porque únicamente letras sobre palabras me han salido. Las letras expresadas con sentimiento y emoción suelen estrecharse muy fuertes a los corazones de las personas buenas como tú -como vosotros-.



Miguel Moreno González
Fotos: Colección Rufino de la Torre

                         

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Preciosas fotos y la segunda parte del escrito muy bonito. Merecido homenaje a esta gente generosa.
Abrazos. Majadillas.

Anónimo dijo...


Tenemos tanto que agradecer y lo hacemos tan pocas veces,que nos vamos convirtiendo en seres ajenos a la vida y a nosotros mismos.

Gracias por darme la oportunidad de agradecer a Protección Civil de Cadalso el esfuerzo que todos sus componentes llevan haciendo desde hace años.

Mil veces Gracias

Inés

Anónimo dijo...

La fecha a la que aludes fué el 6-12-2001. Un millón de gracias por tus alusiones a Clásicos y a mi persona.
Balta.

Miguel Moreno González dijo...

Gracias a Balta y a Inés. Inés es muy bonito y emotivo tu comentario. Yo sólo acerté a pasar por allí y lo guardé hasta hoy. Y fíjate la maravilla de entrada que ha confeccionado Pedro. Un gran artista cadalseño.

Anónimo dijo...

Yo creo que deberíais también haber,pensado en preguntar a algunos de los que fuimos voluntarios en algunas de las 2 ediciones anteriores a lo que hoy es protección civil en cadalso...
Y lo mismo OS habrían dicho como se cargo las 2 agrupaciones, con el afán de protagonismo y mimando sobre todo primero a su familia y después a los demás voluntarios. Cuando para protección civil no debe haber miramiento por nadie.
O cuantas veces como tenia la nissan vanete como su coche propio. Hubo muchas discusiones con voluntarios que ya no están entre nosotros, por pasar toda una tarde en el bar y surgir una emergencia y no estar en condiciones para llevar dicho vehículo y lo llevaba porque lo decía el. Cuando habían otros compañeros capacitados con carnets y cursos de técnico en emergencias médicas y nunca condujo esa ambulancia.
Yo lo único que le puedo agradecer es que me sacara la vena de voluntario y que ahora lleve 16 años ayudando en otras comunidades y presumir de haber ayudado a montar dos nuevas agrupaciones en otras localidades donde se que mi tiempo libre sirve para algo y donde tratamos a todos por igual.
Seguro esto se censurará porque duele leer la verdad... Pero es la verdad que muchos no se atrevieron a decir en años

Anónimo dijo...

Fui miembro de Protección civil,cuando se formó la agrupación,y era plena dedicación,pendiente del telefono y walkie para acudir a cualquier cosa que sucediese,Rufino y su mujer Tere eran los encargados de avisarnos,a todos con su propia emisora.No se cuando dormian,pero siempre estaban pendientes,para poder coordinar cualquier situación de emergencia,fue una epoca que eramos como una familia,mas que una agrupacion,con una misma misión el de poder ayudar y colaborar con todos.Agradacer a Rufino por contar con nosotros,en la formación de la Agrupación,y haber compartido muchas tantas experiencias con el.
Loli.

Anónimo dijo...

"¿Por qué censuro con tanta facilidad y en cambio me cuesta tanto abrazar? Tengo que hacérmelo mirar…"

Cuanta verdad hay en esta frase del autor. Somos muchos los que anónimamente lo hemos reconocido.
¡Enhorabuena Rufino!
Voluntario

Anónimo dijo...

Que bonito y me a emocionado ver a mi primo Paquillo que en paz descanse

Pilar Calvo Villarín