San Antón

Abedular de Canencia

viernes, 10 de abril de 2015

En Nevero, la cumbre de los Montes Carpetanos




Para hacer esta ascensión, sencilla y cómoda si el día es soleado, sólo tenemos que llegar al pueblo de Lozoya del Valle y tomar la carretera que asciende hasta el Pto.de Navafría. La gran altitud de este puerto 1773 m. hace que nuestra subida no sea muy dura, son unos 436 m. de desnivel.

El coche lo podemos dejar en un pequeño llano que hay justo enfrente del Refugio, vertiente segoviana una vez superado el puerto, pero cuidado porque sólo es para tres o cuatro coches y suele estar completo si llegamos no muy temprano, en caso de estar lleno lo dejaríamos en otro parking que hay en el mismo puerto, este con más capacidad.



Partiendo del refugio nos adentramos en el pinar por la izquierda y enseguida cogemos un carta-fuegos que en progresiva ascensión, nos llevará hasta la cumbre del Alto del Puerto y de aquí siguiendo la cuerda hasta el pico del Nevero. 


   Subiendo por el pinar.


   El Nevero cerca del Alto del Puerto.

   Peñalara y Cuerda Larga.

Los carpetanos, pueblo prerromano, ocuparon todo el centro de la península hasta la sierra de Guadarrama que era el límite con el norte, aunque en otros tiempo los Montes Carpetanos designaran a todo el Sistema Central, hoy sólo recibe este nombre la línea de cumbres que se extienden desde el Pto.de los Neveros, cerca de la cumbre de Peñalara, hasta el Puerto de Somosierra, toda una sierra de cerca de los 50 kilómetros en el que destaca más por su altitud, 2209 m., que por otra cosa el pico del Nevero, máxima altitud de todo el macizo.



 Una vez en el Alto del Puerto y tras observar la belleza del Valle del Lozoya y las cumbres del Guadarrama, lo más fácil es seguir la cuerda hasta una cumbre de en su descenso camino del nevero desciende hasta el llamado Collado del Nevero a 2154 m. Pero nosotros hoy hemos decidido descender un poco y coger una de la palas de nieve que se forman en los contrafuertes del sur del Nevero y del circo del Alto del Puerto, exactamente la pala está en este último.




 

El desnivel no es mucho, la nieve está dura pero no hay hielo, por lo que la subida se hace fácil y placentera, tanto que disfrutamos de lo lindo practicando con los piolets y crampones.
 

 

Al llegar a la cumbre continuamos por toda la cresta, al fondo el embalse de Pinilla, Peñalara, Claveles, la Cuerda Larga que une el Pto.de Navacerrada con el de la Morcuera y todo el Valle de Lozoya a nuestros pies, sin duda una de las mejores vistas de todo el Guadarrama.

 
 
   Saliendo de la pala con el Peñalara y Cabezas de de Hierro como fondo.





De nuevo en la cuerda tomamos dirección oeste y siempre cerca de las cornisas avanzamos por un terreno fácil pero de gran belleza. Toda esta zona es un recuenco glaciar de abruptas palas en las que se acumula gran cantidad de nieve, tanta que ha dado nombre al pico. Esta zona es por su escarpadas formas y por los restos glaciares todo un reto para la vista y para las ascensiones, en todo momento fáciles, si exceptuamos los días de invierno con hielo por las palas, pero también es cierto que no es una zona muy visitada, la mayoría prefiere Peñalara, aunque ya digo que toda la zona de restos glaciares que van desde el Pto. de los Neveros hasta el Pto. de Navafría son merecedores de una visita al menos un par de veces al año, estoy seguro que no defraudarán a nadie, y lo mejor es que nunca hay las aglomeraciones de Peñalara-Claveles.





 

Por la cuerda podemos ver las pequeñas cornisas que se forman en invierno y el desnivel que toman algunas, merece la pena caminar junto a ellas, con cuidado si está avanzada la primavera, puede que en algún momento se desprendan trozos con el consiguiente peligro si nos coge sobre ellas.
 









Cerca de la cumbre nos dirigimos a la derecha abandonando las palas, y por una gran planicie, donde se acumula mucha nieve, sólo tendremos que caminar hasta la misma cumbre del Nevero. Es cierto que toda la espectacularidad del Nevero se concentra en su cara sur, pero tampoco nos deja fríos esa acumulación de nieve que se forma en el lado este, a mi particularmente me parece las largas planicies de los Polos, en muy muy pequeño ehhh! No exageremos. Resaltar también la cara oeste del pico, donde un pequeño circo glaciar llamado Hoyo Alto de Pinilla de abruptas y profundas formas, le confiere al lugar gran espectacularidad.  




La planicie que nos conduce a la cumbre es de una placer y gratitud inmensa, da gusto caminar por ella cuando la nieve, como es hoy, está dura o helada, pero sin peligro de resbalar. Si echamos la vista atrás observaremos toda la cadena montañosa de la Sierra de Ayllón, sobresaliendo nevados los picos del Lobo, el Cervunal y la Cebollera Vieja o Tres Provincias, delimitados todos ellos por los puertos de Somosierra al oeste y de la Quesera al este.


   Planicie cerca de la cumbre del Nevero.
 


Existen en muchos puntos de la cuerda, restos de paredes y trincheras de la Guerra Civil, estos no son otros que los utilizados por el Batallón Alpino, unidad creada por al Partido Comunista de España en septiembre de 1936 para defender la Sierra, contando entre sus filas con cerca de 1000 hombres equipados con uniformes blancos y una estrella roja en el gorro, traídos desde Rusia. Entre sus filas había muchos esquiadores y montañeros afines a esta ideología. Pero esta historia ya la contaré otro día, al igual que la de las mariquitas.


   Los Montes Carpetanos en primer término y la sierra de Ayllón al fondo.


   Cumbres del Guadarrama desde el Nevero.


Y al final como en todas las ascensiones llega uno de los momentos más placenteros, el de la cumbre, foto aquí y foto allá, para después bajar un poquito hacia el Valle del Lozoya y buscar refugio junto a unas viejas paredes para comer algo. Observar el inmenso paisaje y unas cuantas historias de montaña, esas que siempre se cuentan cuando estás tranquilo y relajado, nos invierten cerca de la hora, pero no importa, el objetivo ya está cumplido y el día es esplendido para regresar al coche y a casa.

   Cumbre del Nevero con Peñalara de fondo.

    La cuerda de Peñalara-Claveles y los Montes Carpetanos con la cercana cumbre de Peñacabra.


Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

2 comentarios:

Anónimo dijo...



Que gran escalada, las fotos espectaculares y el día muy bueno...no?

Enhorabuena por todo.

MARIANO.

Pedro Alfonso dijo...



La verdad es que nos hizo un día estupendo para ser invierno, pero había bastante poca nieve para la época.

Gracias.