San Antón

Abedular de Canencia

martes, 15 de noviembre de 2016

Verano en Gredos, cumbres, amistad y recuerdos. ( y 2ªParte )


Verano en Gredos
Cumbres, amistad y recuerdos




Arriba ya sólo queda la corta pedrera del Morezón con 2365 m., una de las cumbres más visitadas del Circo de Gredos, antes pasamos por Navasomera, observamos la Garganta Blanca y el Risco del Fraile que se eleva verticalmente y desafía a los escaladores. Aquí es un buen lugar para descansar de la subida desde el Prado de las Pozas, comer algo y dejarse llevar por la impresionante Garganta que ante nuestros ojos desciende hacia el Valle del Tiétar. También este es un espacio interesante para observar y fotografiar a las cabras, cuyos machos nos miran sin recelo encaramados en las rocas menos accesibles, mientras las madres corretean detrás de sus jóvenes crías, todo un espectáculo que nos regala la naturaleza salvaje de Gredos.

Un poco más arriba se acaba la subida, comienzan a aparecer las grandes y elevadas cumbres del Circo de Gredos, ya no hay más, estamos en lo más alto y ante nosotros aparecen el Almanzor y la Galana, las cumbres más altas de todo Gredos, y abajo la Laguna Grande y el confortable refugio Elola.  

Aquí sentados es cuando la amistad se vuelve más íntima, cuando regresan los recuerdos de otros compañeros, cuando la paz y el sosiego penetran con tanta fuerza en nuestros sentidos, que es difícil dejar el lugar, sus vistas y regresar, pero siempre tenemos que volver y aunque el Circo de Gredos te atrapa en cada rincón, no queda más remedio que echarse la mochila a la espalda y bajar,  no sin antes echar una última mirada al Circo para después descender y llegar de nuevo al Prado de las Pozas y la Plataforma.

Existen otras montañas, muchas de ellas son más altas y tal vez más bellas que Gredos, pero esta sierra tiene algo especial, tal vez sean los recuerdos de momentos aquí vividos, puede que sea la nostalgia del pasado, de aquellas primeras ascensiones, de los compañeros y de las gentes que hemos ido conociendo, todo ha podido influir en mi para saber que aquí es donde mejor y más integrado me encuentro, sólo por esto, que no es poco, cada año necesito subir y otear desde sus cumbres la vida y la roca de Gredos. 


    Campanillas

    Riscos de las Hoyuelas


    Madre de cabra montés con su cría

    Diente de león

    El Risco del Fraile y la Garganta Blanca

A Gredos


“No, no es Gredos aquella cordillera;
 son nubes del confín, nubes de paso...
 Gredos, que en la robusta primavera
de mi vida llenó de mi alma el vaso
 con visiones de gloria, que hoy repaso
 junto a este mar que canta lagotera.

 ¡Aquel silencio de la innoble roca
llena de gesto de cordial denuedo!
¡Aquel silencio de la inmensa boca
del cielo, en que ponía sello el dedo
del Almanzor! ¡En su uña el paso choca
 y se rompe la sierra de remedo!”

Miguel de Unamuno

                             Risco del Fraile
 


    Cabras en la subida al Morezón

    Garganta Blanca


    Macho de cabra montés


                             Risco del Fraile



    La Galana

    Circo de Gredos desde el Morezón

    La Laguna Grande desde el Morezón

    Refugio Elola

    El Almanzor

    La Galana


    Cumbre del Morezón




Y nada mejor para despedir estas imágenes del verano en Gredos como aquella anécdota de Don Miguel de Unamuno, poeta que divulgó las bellezas de esta sierra y que como él mismo decía se consideraba el "Poeta mayor de Gredos".
 La anécdota es que estando en Paris con su amigo Blasco Ibañez, éste le preguntó al contemplar los Campos Elíseos:

¿Ha visto Ud., D. Miguel, un espectáculo más hermoso?

Él contestó:

“Sí, Gredos”.




Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gran excursión y bonitas fotos.

Mariano

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

La biblioteca "Centro" entre iglesia y sentimiento
de Dios, morada de nuestros geniales Migueles,
Cervantes y Hernández , y un Unamuno irredento.

"Terceto de mi poema las "Bibliotecas de Alcorcón".
Genial don Miguel de Unamuno.Uno de mis poetas
de cabecera.
Enhorabuena por incluirle en tu blog, Pedro, gracias.