Monton de trigo

Cadalso Cristo

miércoles, 7 de marzo de 2012

Bouazza Ahmamou

Wadi Zam. Casablanca - Cadalso de los Vidrios. Madrid

Bouazza Ahmamou nació en Wadi Zam un pueblo cercano a Casablanca, muy pronto abandona su pueblo y su familia y se traslada a Casablanca donde con solo doce años comienza a trabajar de vendedor de piezas de bicicletas, motos y vehículos, recorriendo toda el territorio marroquí, desde Marrakech a Fez, Agadir y el norte de Marruecos, principalmente Nador, Tetuán y Tánger.

Mezquita Hassan II, Casablanca

Pero pronto el joven Bouazza decide que lo suyo es buscar nuevos caminos aunque para ello tenga que dejar su Marruecos querido, soñando como tantos en buscar una vida mejos y si es posible su propio negocio, y es así como en el año 1996 con veintitrés años se embarca en la aventura de salir de su tierra para venir a España, cosa que consigue después de pagar una elevada cantidad, mucho dinero para la época y para la economía de cualquier marroquí.

El viaje lo realiza por mar y tras las calamidades que todos nos imaginamos y de las penurias de estos conocidos viajes llega a España, siendo su primer destino la costa de Almería y el pueblo de El Ejido donde Bouazza comienza a trabajar en la productiva huerta almeriense, dedicándose a la siembra y recogida de productos de la zona, desde los típicos productos de los invernaderos hasta la aceituna y la uva.

Canteras de Cadalso


Es a mediados del año 2000 cuando Bouazza decide cambiar de aires, pero siempre pensando en no volver a Marruecos, y en estas estaba cuando por una coincidencia, el destino quiso que conociera a un encargado de una de las canteras de Cadalso, exactamente la de La Levantina, y sin pensarlo dos veces aquí que se plantó con apenas cumplidos los veintiséis años. Son años de bonanza en España y en Cadalso donde las canteras están funcionando casi a destajo y Bouazza comienza a trabajar en la piedra como tantos extranjeros llegados de distintos lugares del mundo en busca de un trabajo que les ayude a seguir adelante no solo a ellos sino a sus familias muchas de las cuales han quedado en sus países de origen. Y es aquí en las canteras de Cadalso donde encuentra su nueva forma de vida y de progreso. Pero pasado unos años la cantera cerró y Bouazza fue despedido de su trabajo con una indemnización que le sirvió para armarse de valor y meterse en la compra de una casa y en montar su propio negocio.


El calor del verano sofoca los campos de Cadalso, es julio de 2008 y Bouazza decide abrir una frutería en la Sangre. En este local alquilado comienzan sus sueños y sus ilusiones por conseguir un negocio propio que le ayude a prosperar tanto a él aquí en Cadalso como a su familia en Wadi Zam. Y parece que lo está consiguiendo ayudado por su gracia y su carácter abierto y trabajador, Bouazza se ha hecho con un grupo de fieles clientes que contentos con su mercancía que transporta en su pequeño camión desde Mercamadrid, hacen que el negocio haya prosperado y bastante bien para los tiempos que corren.

Es Bouazza ese tipo de comerciante marroquí de buena clase y modales, y que dotado de ese aire de embaucador tan característico de los comerciantes musulmanes, es capaz de venderte un kilo de patatas que de naranjas y hasta una manta si te descuidas y es esto y desde luego su forma de ser y de tratar a la gente lo que ha hacho que cada día la gente acuda a su negocio para compara y ya de paso charlar un poco.


Integrado totalmente en Cadalso y respetando nuestra cultura y religión este alegre y dicharachero marroquí sabe que de su negocio y su trabajo también vive una parte importante de su familia en Marruecos y también en Cadalso donde desde hace años se han instalado parte de sus familiares.


En la tolerancia y entendimiento de otras culturas y religiones esta la base de un mundo mejor en el que todos podamos ser felices con nuestro trabajo y nuestras costumbres, intercambiando y conociendo lo mejor de cada civilización para un entendimiento y hermanamiento entre todos los habitantes de este mundo.


Desde aquí desearle lo mejor en este negocio y en todo lo que la vida le depare, incluyendo nuevos negocios.


حظاً سعيداً صديق بوعزة

Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

1 comentario:

Anónimo dijo...

Buena persona y frutero