Raquetas

Raquetas
Esperando que la nieve vuelva, ya queda menos.

La portalera del Valle

La portalera del Valle
Un recuerdo de otro tiempo

martes, 20 de julio de 2010

Cadalseños por el mundo. Roberto Cordero ( 2ª Parte)

Estimado Pedro:

Aquí te remito la segunda crónica de mi estancia en Rumanía. Espero sea de tu interés y de todos aquellos que siguen tu Blog.
La semana comenzó, como no podía ser de otra manera, con la Final del Mundial de Fútbol. La verdad es que desde la distancia, fuera de tu país y lejos de los tuyos la sensación es más rara, se vive de manera, quizá, menos pasional, pero sí de manera más intensa en lo que a sentimientos se refiere. Nunca había tenido una sensación así, he de reconocer que, a pesar de echar de menos a mucha gente, en especial a Roberto Jr. (cuanto eché de menos abrazarle tras la victoria), vivimos el partido de forma intensa y te sientes más orgulloso de tu país y de tus gentes.
El partido lo vimos en una pantalla gigante que tenía instalada un bar en Bucarest, junto con un grupo de gente de Sevilla (que habían perdido el enlace de su avión y debían hacer noche en Bucarest) y un grupo de holandeses. La deportividad fue absoluta y cuando el partido termino lo primero que hicieron fue venir a felicitarnos. Pero que angustia, que emoción, que suspense, pero también que alegría y que orgullo. Lo de después no lo cuento, pero la fiesta aquí (los Rumanos y Rumanas iban en su mayoría con España) fue genial, la gente nos abrazaba, nos felicitaba, bueno ya os podéis imaginar.

Preparados para ver la final del Mundial con Iker (de Bilbao) y María José (extremeña afincada en Madrid)

Una vez repuestos de la victoria futbolera tocaba volver a las clases. Esta semana me tocaba un grupo integrado por alcaldes y técnicos de desarrollo. Esta semana nos toca enseñarles a elaborar un plan estratégico, a priorizar actuaciones, establecer las medidas y, y lo que es más importante, a presupuestarlas adecuadamente, de forma que sean capaces de elaborar una estrategia a medio y largo plazo que les permita diseñar el futuro de sus territorios. La verdad es que han sido muy receptivos y proactivos. Interviniendo constantemente con preguntas y dudas. Espero que hayamos estado a su altura (era un alumnado exigente, que diría algún taurino) y haber sido capaces de transmitirles nuestros conocimientos y experiencia y que esto les sirva para transformar su realidad cotidiana.

Con los alumnos y alumnas después de la entrega de diplomas al primer grupo.

La semana ha terminado con la visita a algunos proyectos de desarrollo del territorio de IALOMITA VEST a 60 Km de Bucarest. Se trata de ir a conocer experiencias de desarrollo para que les asesoremos sobre cómo se podrían ampliar y que líneas de financiación podrían ayudar a desarrollarlos mejor y, en algunos casos a ampliarlos. Nos enseñaron un proyecto con un gran potencial, la recuperación del palacete de un Príncipe Rumano del siglo XV, que luchó contra los Turcos, y de una bodega del siglo XVIII que quieren convertir en un centro de convenciones y eventos y en un espacio cultural para exposiciones y conciertos. Si lo logran sacar adelante (ya han recibido fondos de FEDER) será un lugar realmente precioso.
Pero basta ya de rollo de trabajo, he de decirte que aquí el horario es diferente, no sólo porque es una hora más que en España, sino porque se empieza antes el trabajo. Esto hace que a las 16:30 ya terminan las clases, con lo cual nos queda cierto tiempo libre que nos está permitiendo conocer la ciudad y sus gentes.
He de decirte que Bucarest es una ciudad que no deja de sorprendernos. Es una ciudad llena de contrastes, grandiosa en algunas partes y edificios (uno de los expertos españoles que está conmigo, Iker Bilbao —gerente de la entidad gestora del Desarrollo Rural en el País Vasco, Mendinet— dice que parece que los edificios los ha diseñado Botero por lo enormes que son) y triste, silenciosa y caótica en otras.

La megalomanía de Ceaucescu, la casa donde pensaba vivir

He podido visitar el Parlamento, un edificio gigantesco que mando construir Ceaucescu, donde quería vivir y establecer todos los ministerios (el segundo edificio público más grande del mundo después del Pentágono), pero que no llegó a estrenar nunca (de hecho está inacabado en alguna de sus partes). Este edificio tiene 13 plantas 4 visibles y 9 subterráneas que servirían de bunker en caso de ataque. El edificio es impresionante.

Las vistas desde la escalera de acceso al Palacio

Te adjunto alguna foto para que veas la megalomanía de este dictador. No se puede describir con palabras, sobre todo cuando ves, un poco más allá, el estado en el que estaba el resto de la población. Eso sí el edificio impresiona, no sé qué te parecerá a tí.

El Castillo de Vlad Tepes (Drácula) en Bran

Para finalizar te adjunto una foto del castillo del Conde Vlad Tepes (Drácula) en la localidad de Bran. La foto no es mía, es de uno de nuestros intérpretes Christian (las mías se han perdido por las insondables razones de la informática). Como podéis ver, tiene poco de tétrico. Es bastante espectacular y además está enclavado en una zona de una naturaleza espectacular y estratégica en la lucha contra los turcos. El Conde Drácula fue un héroe nacional en la lucha contra los turcos, es uno de los héroes más reconocido en este país, pero tiene que ver poco con el personaje de la novela de Stoker. Pero eso lo podemos contar otro día.
Bueno, ya no quiero enrollarme más, prometo contarte la semana que viene más cosas sobre este país y sobre sus gentes. Además la semana que viene me toca un grupo de técnicos del Ministerio de Agricultura Rumano (al menos eso me han dicho) y eso si promete. Formar a los técnicos estatales en Desarrollo Rural será todo un reto, pero como dicen los taurinos, una vez cogida la muleta con la mano izquierda por el centro del estaquillador, habrá que echar la pata “pa” “lante”’, adelantar la muleta, darles el pecho y traerles muy “toreaos” y embebidos en la franela, cargando la suerte para acabar rematando el pase detrás de la cadera y quedarnos colocados para el siguiente muletazo, así seguro que triunfaremos. Pero eso ya será objeto de otro escrito.

El entramado de Cables constituye una buena metáfora de la complejidad de la sociedad Rumana.


Saludos cadalseños desde Bucarest.

Roberto Cordero Navarro.

Fotos: Roberto Cordero y Cristian

4 comentarios:

Pedro Alfonso dijo...

Una semana más Roberto nos introduce en el precioso país de Rumania, con una prosa fácil y a la vez interesante conocemos sus proyectos y los de un país asolado durante tantos años por la dictadura y que hoy parece empieza a ver la luz.
Gracias Roberto por dejarnos entrar en tu vida y tus proyectos y por deleitarnos con este país tan ligado en los últimos años a Cadalso.

Enhorabuena.
Pedro

Miguel Moreno González dijo...

No hay nada como viajar para conocer y sentirse libre... Y ver cuántas cosas y regímenes adulábamos en otros tiempos y ahora reconocemos su triste realidad megalómana. Vivir para ver, decía el poeta. Y yo añado: y para comprender...
Por lo demás, interensatísimo reportaje.

Jose Peke dijo...

Es para mi un honor, y lo puedo decir bien alto, el tener una persona como Roberto que (entre otras cosas me casó) como un ejemplo para todos los Cadalseños.A este señor..si que se le debería hacer una bienvenida de ¡AUPA!..porque el trabajo que está haciendo si que es memorable, y de mucha importancía, sin desmerecer a ..deportistas, bailarines etc..enhorabuena Rober y sigue enseñandonos a todos los cadalseños...Jose Peke.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios, sobre todo a Peke. Se que es una alago sincero, aunque yo creo que algo exagerado.

Roberto Cordero