Monton de trigo

Hayedo de Montejo

martes, 19 de abril de 2016

Peñalara, una subida sin cima


A veces la cumbre deja de ser el objetivo


    Itinerario con la laguna helada.

A la cumbre de Peñalara, 2428 mts, se puede subir por varios y diferentes sitios, todos tienen su aliciente y su dificultad, unos más que otros dentro de ser una cima asequible para todo el mundo, eso sí, con cuidado los días de niebla y ventisca donde lo mejor es dejarlo para otra ocasión. En montaña, y en el Peñalara también, muchas veces lo importante no es ni la cumbre, ni el itinerario seguido, lo que verdaderamente importa, al menos para mí, es pasarlo bien y disfrutar de este bello lugar,  hoy integrado en el Parque Nacional del Guadarrama. 
La manera más fácil de hacer cumbre, es por Dos Hermanas y desde aquí seguir la cuerda que en una suave pendiente nos lleva a Peñalara, lo más alto de nuestro Guadarrama. Pero en esta ocasión vamos a seguir una ruta que suelen hacer mucho los esquiadores de montaña cuando descienden del Peñalara, la bajada para ellos y hoy subida para nosotros es una pala que arranca desde la misma Laguna y que nos va elevando hacia un primera pala, ancha y con algo de desnivel, que nos conduce una vez rodeados unos peñascos hasta una segunda menos inclinada donde es fácil ver descender vertiginosamente a los intrépidos esquiadores de montaña. Un poco más arriba vemos unas pequeñas cornisas a nuestra izquierda, la bajada de los esquiadores a la derecha y en el centro nuestra pala elegida que va aumentando de desnivel a medida que ascendemos hasta llegar a inclinarse hasta los 40 o 45 grados, nada difícil si la nieve esta blanda y algo más arriesgada con la nieve dura, pero para eso están los crampones y el piolet. En esta ocasión sólo fue necesario el piolet en los últimos metros. Una vez arriba, y ya en la cuerda, el Peñalara queda allí al lado, pero esta vez pasamos de cima y descendemos casi por el mismo sitio hasta nuestro punto de inicio en la Laguna.
Desde aquí unos pocos metros en subida nos separan del Zabala, conocidísimo refugio construido en 1927 y que desde entonces ha pasado por diferentes estados, aunque últimamente está bastante limpio y arreglado, no ha sido así en otros tiempos donde el abandono era palpable. 
Un poco de alimento y mucha charla con los que aquí coincidimos nos ayudan a vivir mejor la montaña y también a recordar otros tiempos.
 La bajada hasta Cotos lo hacemos tomando el camino que nos lleva desde el refugio a la amplia pista del itinerario por Dos Hermanas y que desciende hasta unirse, junto a un depósito y techado, al camino de subida a la Laguna, que en nuestra bajada sale a la izquierda, y desde aquí a Cotos unos poco minutos nos separan del chalet de Club Alpino, hoy en ruinas y en venta, y de la civilización y los coches, menos mal que todavía queda la Venta Marcelino, lugar cargado de historia montañera, menos mal.

Zorro Corredero


    La venta Marcelino, hoy con nieve hasta la puerta, cosa poco común en los últimos años.

    Las Cabezas de Hierro, segunda cumbre más elevada después de Peñalara.
 
    Por la senda que accede a la Laguna de peñalara y a la de los Pájaros.

    Camino de la Laguna la cumbre de Peñalara asoma a la izquierda.
 
    El Valle del Lozoya a nuestros pies, al fondo los cumbres de la sierra de Ayllón.


    Peñalara.   



    Camino de la Laguna.

    Dos Hermanas y las cornisas con la Laguna a sus pies.
 
    El Tubo Central y la Canal de la Ceja a su izquierda.

    Un acentor alpino junto a la Laguna.  


  
    Cumbre de Dos Hermanas.

    Las cornisas de Peñalara van quedando a nuestra izquierda.

    Llegando a la última pala.

    El refugio Zabala es sólo un punto desde aquí, al fondo Cabezas de Hierro, Valdemartín y la Gran Guarrama.  







    Últimos metros de la pala.




    Salida de la pala, abajo unos esquiadores ascienden hacia Peñalara.

    La cercana cumbre de Peñalara.   

    En la Laguna ya de regreso.

    Laguna de Peñalara helada.   

    Con Joaquín, mi compañero de cordada y de casi todo.

    Refugio Zabala.

   Descenso a Cotos con las Cabezas de Hierro.

    La segoviana Sierra de Ayllón.   







Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso


4 comentarios:

Anónimo dijo...


Espectacular las fotos y el entorno del Peñalara. Gracias una vez más porque con tus reportajes también yo puedo estar ahí.

Inés

Pedro Alfonso dijo...


Gracia a ti Inés por seguir al Zorro Corredero y por disfrutar de la montaña, aunque sea de una forma virtual.

Un saludo.

Asociación Amigos Camino de Santiago en Cadalso de los Vidrios dijo...

¡Qué ganas tengo de ir un día a pasar frío contigo! Esta entrada me ha hecho recordar mi juventud, cuando estudiaba magisterio y los fines de semana me iba sólo, en el tren, hasta cotos. Luego subir al Zabala y desde allí o subir al Peñalara o bañarme en la laguna, o meterme en los neveros. Después llevé a más gente y lo hicimos varias veces ..., pero nunca en invierno, nunca con tanta nieve como en este extraordinario reportaje que nos ofreces.
Gracias Pedro.
Javier Perals.

Pedro Alfonso dijo...


Gracias Javier, ya sabes que cuando quieras te subo al Peñalara y a donde tú quieras, del equipo no te preocupes, yo te proporciono todo lo necesario.

Un abrazo