Fuente de los Álamos

Fuente de los Álamos
Una historia de 2010

Día del Hornazo

Día del Hornazo
Entra para leer este post de 2010 y disfrutar de nuestro día del Hornazo.

jueves, 29 de octubre de 2015

Tardes de Cadalso, secretos de brasero.




Tardes de brasero.
A Santia que está en muchas tardes de historias.

 

 Las tardes de Cadalso contienen muchos secretos, en realidad era el brasero el que contenía una enorme acumulación de secretos, los cuales cohabitaban en el cuarto donde la mesa camilla servía para la reunión, para dejarse llevar por la penumbra de los fríos atardeceres y la tranquila paciencia que emanaba de la amistad de los reunidos.  Los misterios dejan de serlo en el mismo momento en que son contados, sólo la inquietud y el miedo son superados por la reunión alrededor del brasero, en él se perdía la soledad y se acumulaban las historias, esas que permanecían diseminadas por los rincones del pueblo.


 El aislamiento dejaba de serlo cuando la conversación aumentaba, cuando se percibía el humo de las ascuas que deambulaba en la atmósfera cerrada del cuarto de estar, el único de la casa que gozaba de brasero, el lugar elegido para existir en aquellas tardes frías y calladas del pasado cadalseño.
 En aquel reducido cuarto del brasero, inundado por las historias de un atrapado pueblo, sin noticias de fuera, las reunidas solían volar lejos, muy lejos, para que el olvido encontrara otros lugares y otras historias. Aquel tiempo era una enciclopedia de la memoria, un espacio que perduraba fuera del día a día, de la vida de cada una de las allí presentes y del quehacer cotidiano.

 

Aquellos secretos del brasero tenían semblantes de todo tipo, unos de tragedia, otros de alegría y muchos, los que más, de incomprensión. Decir que eran sucesos cuyo escenario podía ser el campo, la calle o la casa. La tragedia llegaba en forma de nube, de rayo asesino, de miedo y de muerte, otras veces llegaba envuelta en revelaciones de la cercana contienda, la que tanto dividió y lleno de desolación a familias y amigos.


 Hoy aquellos secretos del brasero tienen mucha antigüedad, gozan de ser historias de otro tiempo, ya nada es igual, ni siquiera los braseros, pero todavía hoy en la soledad de las tardes del pueblo, el sigilo de la noche se recrea en viejas historias que recorren las calles, los edificios y a sus habitantes.



Zorro Corredero
Fotos:Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

6 comentarios:

Anónimo dijo...



Muy bonito e interesante.

Mariano

Miguel Moreno González dijo...

"El sigilo de la noche se recrea en viejas historias que recorren las calles, los edificios y a sus habitantes..."

Habría que pensar en crear alguna vez un Nobel cadalseño. Se llamaría: "El Zorro Cadalseño". El primer "Zorro Cadalseño" a la Literatura sería para Pedro Alfonso Gerónimo. Porque gracias a ti -y a otros como tú- las generaciones actuales saben de braseros, de penas, de fríos, de viñas, de higos, de alegrías... Y de cuando nuestros mayores salían a la Plaza o "donde Sinfo" esperando que llegara alguien a contratarlos al jornal para ese y otros días y así poder dar de comer a los suyos. En ti se aúnan, si cabe, los cadalseños que tienen memoria porque recuerdan y los que tienen corazón porque aman...
Pedro: Gracias a gentes como tú sabrán las gentes de ahora esas cosas de entonces...

Anónimo dijo...

En Otoño Cadalso es especialmente acogedor y bello.

Juan de los Bosques

Pedro Alfonso dijo...


Estimado Miguel, la idea es buena, lo del nombre no lo sé, pero lo importante sería crear algo para premiar a los que de tantas maneras se preocupan por Cadalso y se lo curran casi a diario. Yo lo único que necesito es que personas como tú sepan apreciar lo que leen, que se metan en la lectura y más que nada que a través de estas entradas se identifiquen mucho más con Cadalso, con sus gentes y costumbres, en definitiva, que cada día quieran más lo nuestro.
De todas formas muchas gracias por otorgarme tú Nobel, que aunque nada oficial es una caricia que se agradece y que me acompañará cada vez que mi mente piense en Cadalso, que serán muchas.

Un abrazo.
Pedro

Pedro Alfonso dijo...


Así es Juan, Cadalso en otoño es un pequeño paraíso natural.

Un abrazo
Pedro

Anónimo dijo...

Bonita foto Pedro

Pilar Lopez Navarro