Monton de trigo

Cadalso Cristo

sábado, 30 de abril de 2011

En la noche de Lancharrasa (yII)

Soledad y sensación de vacío me han acompañado durante estos largos treinta minutos desde que perdí el camino, tal vez no debería haber apurado tanto el tiempo pero hay algo en este castañar que me atrae y que a veces parece que quisiera retenerme para siempre, es algo que siento al estar entre sus sombras y escuchar al chasquido que producen mis pisadas en el manto de hojas secas que cayeron en otoño.


Hoy he vuelto de nuevo al bullicio y las voces de Cadalso, pero volveré a caer de nuevo en las misteriosas luces negras del castañar, será inevitable, es parte del juego y parte de la vida y de mi vida.


Unas fotos anocheciendo, apenas hay luz, parar, disparar y volver a caminar por ese lugar tan frío pero tan mío y luego soñar con volver y con las imágenes que han nacido de la oscuridad y tal vez del miedo de esos treinta minutos de soledad y angustia en uno de los lugares más bellos de Cadalso, Lancharrasa,  y en un espacio del tiempo, la noche.



Zorro Corredero

Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Bellaza de noche y de fotos.

Mariano

Anónimo dijo...

Que maravilla de fotos y que sensación dan de tranquilidad.

Cadalseña