Raquetas

Raquetas
Esperando que la nieve vuelva, ya queda menos.

Majalcobo

Majalcobo
Pincha en la foto para ver la Ruta de las Cascadas de Majalcobo ( Casillas )

martes, 22 de junio de 2010

Cadalso de noche. La calle del Cuerno

La calle del Cuerno, nombre rotundo y que nunca hemos olvidado los cadalseños aunque ahora tenga ese nombre tan de época de calle de la Paz y anteriormente del Capitán Agudín, ambos vacíos de contenido a mi parecer, cambiarán el nombre de una placa en la pared pero nunca de nuestros recuerdos y nuestra historia y pasarán los años y tal vez los siglos y todo Cadalso seguirá llamando a esta calle, calle del Cuerno, como siempre fue y como debe ser y será.

Llamada así por existir y convivir en perfecta armonía tres carnicerías, que definían las gentes de la época, musulmana, cristiana y judía, religiones que parece no se llevaban bien, pero ya sabéis del carácter de los cadalseños y de su entrega y solidaridad y claro esto se ha traducido, no ahora sino durante siglos en una convivencia y amistad entre todos sin importar su religión ni sus ideas.
Parece ser que el nombre de la calle era el de Carnicerías pero el vulgo no tardó en rebautizarla como del Cuerno por aquello de las cabezas de ganado que colgaban de unos ganchos en las paredes de dichas carnicerías.
Para mi la calle del Cuerno tiene algo especial, allí vivieron y murieron mis abuelos Pedro “El Habanero” y Beatriz, allí pasé unos años de mi infancia en los que conocí a unos grandes vecinos que siempre estaban dispuestos a echarte una mano en lo que fuera necesario. Por mis recuerdos pasan nombres como Santiago, Amanda, Gabriel, Andrea, Joaquín, Emiliana, Dolores y su marido “Pijota” al que llamaba “Tortillita” porque cuando iba con mi padre a coger aceitunas al olivar de Pilar, siempre decía….mira otra tortillita, entonces el olivar era el lugar donde hacían sus necesidades muchos cadalseños-as, Serapia, Atanasio, Julia su cuñada que estaba enferma en la cama y otros muchos.
No conocí estas carnicerías pero si el casino de Cele y Carabias donde con una perra gorda mi abuelo Natalio llenaba el mechero de gasolina en una maquinita que colgaba de una columna de hierro en medio del casino, también conocí a la Genoveva “La Cartuja” que vendía muebles, y oí hablar de la panadería de Emilio “El Obispo” y de una tienda de comestibles que tuvo el tío Joaquín Colino y de Juanito que era taxista y de sus mujer Basilia a la que cambiaba los tebeos del Capitán Trueno, el Jabato, Gene Autry y Roy Rogers, de la zapatería de la Mariana llamada “La Piña” que era una sucursal de otra que tenía en la calle Toledo de Madrid y de tantas y tantas gentes e historias de mi calle, la calle del Cuerno.

En recuerdo de todos los que vivieron y viven en la calle del Cuerno.

Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

4 comentarios:

Anónimo dijo...

que recuerdo tan bonito has hecho de todos los vecinos de la calle del cuerno,no se te ha olvidado ninguno,(memoria prodijiosa).la calle del cuerno,para todos los cadalseños,será siempre( LA CALLE DEL CUERNO).La foto preciosa,y mi casa,enfrente,gracias Pedrito,todas las noches me voy a dormir con un cachito de mi pueblo,un abrazo JUANY.

Anónimo dijo...

que recuerdo tan bonito has hecho de todos los vecinos de la calle del cuerno,no se te ha olvidado ninguno,(memoria prodijiosa).la calle del cuerno,para todos los cadalseños,será siempre( LA CALLE DEL CUERNO).La foto preciosa,y mi casa,enfrente,gracias Pedrito,todas las noches me voy a dormir con un cachito de mi pueblo,un abrazo JUANY.

Anónimo dijo...

¡Qué buenos recuerdos guardo, amigo Perico, de tu casa de la calle del "Cuerno"!. Cuantas horas hemos pasado allí; sobretodo, recuerdo, en el portal, adornado con aquellos típicos azulejos con mensaje tan populares por entonces, y que decían: "Dos hijos y una madre, tres diablos para un padre" y "Las mejores inyecciones, los chorizos y los jamones"; leyendas, ambas, que a mí me parecían perfectamente adecuadas para la ocasión, pues se me antojaban fiel reflejo de la realidad familiar tuya, pues érais dos hijos y una madre,y por otra parte, el entrañable "Tío Lorenzo", tú tío, era, a su vez, el Practicante que, con maestría, nos aplicaba las tan habituales, por aquellos años, inyecciones, los famosos, en palabras de D. Alejandro, "frasquetes".
También recuerdo con nostalgia los ratos, muchos, que pasabamos en la bodega y el desván, situados al fondo de la casa, tras el corral, y especialmente las "sorpresas" que nos deparabas día tras día, y que aparecían, como por arte de magia, en diferentes rincones de este "colmao" acompañadas, como ahora, de abundantes, amenas y bellas explicaciones por tu parte, añadiendole un poco más de mágia y un mucho más de encanto a cada una de estas "apariciones"
Una gozada, Pedrito, esto de echar la vista atrás. Cada vez que lo hago, no sé porqué, o sí, me atrapa la letra de la canción de J.M. Serrat: "Mi niñez".
Hoy, especialmente, hablando de niñez, quiero recordar a nuestra buena, entrañable y querida AMIGA, Mari Carmen "La 7" pues hace, exactamente, veinticuatro años, a estas horas, estábamos en el Tanatorio de la M-30 esperando la llegada de su restos mortales, compungidos, impresionados, abatidos y, lo que es la vida, rodeados del estruendo de los fuegos artificiales que lanzaban en el vecino barrio de San Juan Bautista que, dadas las fechas, celebraban sus Fiestas Patronales. Querida Mari Carmen, descansa en Paz, nosotros, los de la Panda, te echamos mucho de menos.
Bueno Pedrito, gracias por los recuerdos y, más que nada, por tu sincera AMISTAD.
Un abrazo. BAlta

ludy11 dijo...

Que bonito lo que nos cuentas y las fotografias son preciosas.

Un abrazo,