Marruecos

Marruecos
Un recuerdo de 2010. Viajando por Marruecos

Pozo

martes, 8 de septiembre de 2009

Rincones de Cadalso.La Garganta del Boquerón.


La Garganta del Boquerón, antiguo cordel de ganado tashumante

    Cordel del Boquerón


    Risco del Grajal  


La Garganta del Boquerón, también llamada Cordel del Boquerón o Casa de Tablas, es una pequeña garganta por la que discurre el arroyo del Boquerón, que se unirá finalmente al arroyo Tórtolas. Este lugar es uno de los más hermosos de Cadalso y fácil de recorrer, ya que toda la garganta es atravesada por una pista forestal de tierra.


    Arroyo del Boquerón

    Sauces y chopos en Otoño.


Lugar de paseo y de meriendas, con un pasado lleno de historias de resineros y pastores, donde el olor a jara, cantueso, romero y tomillo nos empapa de vida y naturaleza y donde aún hoy podemos ver el famoso pino Carretero, lugar donde se reunían los vaqueros y pastores que cruzaban este cordel con sus rebaños no hace muchos años.


    Pino Carretero

El pino se encuentra en la pradera de la primera fuente, junto a la casa forestal de resineros que todos hemos conocido en mejor o peor estado y hoy desaparecida. Junto a este pino aparcaban sus carros y caballerías los pastores trashumantes que cruzaban de las tierras del Guadarrama camino de Gredos atravesando el pinar del Concejo hasta unirse a la Cañada Real Leonesa cerca de Navahondilla. Este trasiego terminó sobre los años 50, aunque años después yo recuerdo pastores de Mozoncillo (Segovia) que bajaban a los cuarteles de invierno con sus ovejas y pasando por el Cordel del Boquerón. se asentaban y  pasaban el invierno con su ganado en la viña de mi familia, junto al hoy pantano de Tórtolas, conocido entonces como el Prado de Tórtolas. Aquí pastaban sus ovejas y ellos dormían en una pequeña casa junto al fuego en las frías noches del Cadalso de los 60. Cada tarde subían al pueblo para comprar comida y echarse unos tragos del buen vino de garnacha que se servía en la taberna de Natalio “El Sereno”. Cecilio y Ventura eran sus nombres y es muy posible que ellos fueran los últimos pastores trashumantes que atravesaran estas tierras.


    Seta en Otoño

Hoy no se escuchan los cencerros, si acaso los de las cabras de mi amigo y compañero Ángel, pero el lugar sigue teniendo el encanto que siempre tuvo, y el pino Carretero que ahora tendrá unos 130 años sigue tan lozano como siempre, dando hasta 1100 piñas en los buenos años y es que con una altura de 30 metros y casi 4 de perímetro en la base del tronco, es el abuelo del pinar del Concejo y seguramente padre de muchos de los pinos existentes en la zona gracias a las reforestaciones.


   Agujero de nido de picapinos

    Viña en el Boquerón


Dos fuentes abrevadero de rica agua nos ayudarán a apaciguar nuestra sed, aunque la primera suele secarse en verano, la segunda, más alta y casi al final cerca de la Granjilla, permanece todo el año con agua, y si nos adentramos en el pinar podremos beber de la famosa y antigua fuente de los Palacios, este año también está seca.

    Arroyo del Boquerón

Hasta hace unos años existían las ruinas de la casa forestal-resinera junto a la pradera, y un kilómetro más arriba en una curva a la izquierda, unas paredes de piedra daban fe de lo que había sido una casa junto a un pequeño arroyo, lugar donde se refugiaban los pastores que cruzaban estas tierras en el pasado, ambas fueron derruidas hace años al restaurar la zona.


    Cabras en El Guijarral


Un paseo agradable con olor y sabor a Cadalso, y que con un poco de imaginación nos transportará al pasado y puede que hasta con un poco de suerte podamos oír el picoteo de los cencerros, pero no soñéis, lo más probable es que ande cerca Ángel con sus cabras.

   Atardecer desde la Garganta del Boquerón


Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

8 comentarios:

cadahalseño dijo...

Bonito paseo, que yo recomiendo especialmente en otoño (y no sólo por las setas). El risco de la foto (creo) no es Peña Halcón, aunque quede cerca ¿no?

Anónimo dijo...

Querido amigo, a toda esa zona se la conoce por Peña Halcón, y como es el único lugar que se parece a una peña, por los peñascos,pues debe ser. Mi padre a este risco le llamaba el Risco del Grajal, pero también es cierto que un poco más allá hay otro que llaman el Guijarral. así que si alguien sabe algo más lo diga ahora o calle para siempre, no incluimos a Salvón porque sabe Dios en que berenjenal nos meterá.


Un abrazo.
Zorro Corredero

cadahalseño dijo...

Peña, aunque pequeñita, haberla hayla, se ve desde la recta de la carretera del Venero y es la que yo siempre he oído llamar "Peña Halcón" (aunque los militares en sus mapas la denominan "Peña Arcón", sin duda por contestar así algún lugareño que por allí se encontrara). También yo he oído llamar a ese risco de la foto como del Grajal (los militares vuelven a confundirlo y lo llaman "risco de carvajal"), quizás porque en tiempos hubiese muchos grajos.
Y ahora a esperar a ver qué dice Salvón.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Preciosas fotos y bello tu comentario

Ana Diaz

Anónimo dijo...

Para mi es mi paraiso personal.. en cualquier estacion del año es una delicia

Almudena Diaz Barcos

Pedro Alfonso dijo...

Si, realmente es un pequeño paraíso.

Juan Carlos Herresanchez dijo...

Y buenos níscalos,en la zona también.

Anónimo dijo...

Muy bonitas la fotos y tambien lo que nos cuentas, cuanto sabes Zorro.

Mariano