El Molinillo

El Molinillo
Ver desde dentro el problema y el abandono sería lo mejor que podría pasar para que la sensibilidad de todos se uniera y por una vez el sentido común sirviera para recuperar esta joya de nuestro pasado y nuestra cultura.

Vidrios de Cadalso

Vidrios de Cadalso
La producción de los hornos de Cadalso tiene éxito en origen por la simplicidad de la decoración y de las formas. Muchas de éstas son tradicionales, y fueron anteriormente usadas por la orfebrería. Más tarde durante los siglos XVI al XVII se ven influidas por las venecianas.......

martes, 2 de febrero de 2016

Crónica del Carnaval de las Ánimas Benditas 2015 en Cadalso de los Vidrios



El Carnaval de las Ánimas Benditas 2015 en Cadalso de los Vidrios

La misa de Ánimas




La misa de Ánimas estuvo este año adornada por una de esas cosas que tanto gusta y que le gente admira, me refiero a la televisión. Hubiera sido una misa como la de cualquier año, íntima, local y tradicionalmente cadalseña, pero la televisión ha convertido este años muestra misa de Carnaval en algo mucho más expansivo, llegando a través de las cámaras de TVE2 hasta millares de hogares españoles.
Los medios de TVE2 rodeaban la iglesia, fuera parecía que nada estuviera ocurriendo, ni siquiera la campa de la iglesia presagiaba algo diferente, nadie por aquí y silencio total, podría ser sin más una misa de Carnaval como todas las que se vienen celebrando desde hace siglos, una misa nuestra por y para nosotros, aunque siempre hay algún informado que llegado este día se integra en Cadalso para vivir y sentir el Carnaval de Ánimas de Cadalso, aunque la verdad sea dicha siempre son unos pocos. Tal vez habría que promocionar más este tipo de Carnaval.

 
Sólo unas par de personas me reciben cuando llego, los demás ya llevan un tiempo dentro, al entrar me sorprende una señora que sentada en la portada de la iglesia, plateresca por cierto, ejerce como pobre y alarga al brazo para pedir una limosna, le doy algo de dinero y me introduzco en el templo, aunque pensando que es la primera vez que veo a alguien aquí pidiendo.
Una vez dentro me acomodo al final, realizo alguna foto de las cámaras que tengo a mi espalda y escucho la misa sin dejar de observar una cámara que se mueve arriba y abajo a derecha y a izquierda incesantemente. Dos soldados de Ánimas hacen guardia en el altar mayor, el resto en formación se colocan delante, sorprende ver a unos de ellos que no se mueve lo más mínimo, parece un soldado de la guardia real inglesa, esos que no mueven ni los ojos.
Durante la consagración se escucha el himno de España entonado por las dulzainas y tambores, momento que me gusta y que me carga de añoranzas vividas, música que pone en marcha mi cerebro que comienza a reproducir escenas de muchos carnavales, de personas y momentos vividos en este lugar, en la Plaza de mi niñez carnavalesca, en la Corredera de las últimas décadas y en cada rincón de este pueblo.
Llegado el momento olvidas lo de la tele y quedas inmerso en el acto que representa esta misa de Carnaval de Ánimas, tradición que desde hace siglos nos inunda a los cadalseños-as, aunque cierto es que en los últimos años y por aquello de tener un carácter religioso, algunos lo ven de otra manera, tal vez porque no lo miran como cadalseños sino como políticos de este o aquel partido, lo que denota el adiestramiento que algunos han recibido. Las fiestas y las tradiciones son de los pueblos y nadie puede decidir qué es lo bueno y que es lo malo, sólo el pueblo llano es dueño de sus actos independientemente del carácter que tengan.
  

Unidos por el mismo sentimiento que nos ha traído hasta nuestra iglesia, los participantes de esta misa de Carnaval de Ánimas, recibimos todo lo necesario a través de este acto para sentirnos cadalseños-as, para notar que dentro de nosotros sigue en pié la tradición que hemos heredado de los nuestros a través de los siglos, y para de esta manera perpetuar la Misa de Ánimas, uno de los momentos más importantes de nuestro Carnaval, el de las Ánimas de Cadalso.



Las insignias



Las insignias que portan los capitanes del Carnaval de Ánimas de Cadalso son tres, la bandera que lleva una imagen de la virgen del Carmen en el centro y tres franjas con los colores negro, amarillo y blanco.
El bastón es otra de las insignias que porta uno de los capitanes. Los cordones es la otra insignia que lleva el tercer capitán, esta va prendida al hombro.
 
 
Las banderas con los colores negro y amarillo son las utilizadas para el revoloteo, aunque en los últimos años algunos vecinos las colocan en sus balcones durante los días que dura el carnaval.
El cuadro con la virgen del Carmen es otro de los componentes de este Carnaval de Ánimas, lo llevará el párroco desde la iglesia hasta el cajón de Ánimas, lugar donde permanece durante los días del Carnaval.
La gorra y el hachón o lanza son los objetos que llevan los seis soldados, dos por cada capitán




Desfile con el cuadro de Ánimas



Al terminar la misa de Ánimas, los capitanes y sus soldados acompañarán al párroco, que porta en alto el cuadro con la imagen de la Virgen del Carmen, hasta el cajón de Ánimas situado en la Plaza de la Corredera. Durante el recorrido muchos son los que acompañan a la soldadesca que en perfecto estado de formación y al son de las dulzainas y los tambores se dirigen a la Corredera.
 

La iglesia queda atrás y por la calles del mismo nombre se dirigirán a la Plaza del Ayuntamiento, es un breve recorrido, pero cargado de emoción y de alegría festiva. No faltan los que desean dejar grabado para siempre el momento, aunque para ello tengan que encaramarse a lo alto de una farola.
La Corredera y el cajón de Ánimas es el destino final de la comitiva, que cada año se repite el Domingo Gordo de Carnaval. Sólo este día el cuadro portado por el párroco recorre las calles de Cadalso, luego permanecerá en el cajón los días que dura el Carnaval de Ánimas y el último día volverá de nuevo a la iglesia y después a la casa del Capitán del bastón, donde permanecerá hasta el próximo Carnaval.
Sólo las calles de la Iglesia, la Plaza, del Cuerno y la Corredera son recorridas el domingo con el cuadro, pero cada tarde al término del revoloteo de la bandera, los capitanes son escoltados hasta sus casas por soldados y dulzaineros.
La Plaza del Ayuntamiento era hasta hace un par de décadas, más o menos, el destino final, aquí se colocaba el cajón y aquí terminaba cada domingo el desfile del Cuadro de Ánimas. Con el paso del tiempo se decidió pasarlo a la Corredera, lugar más amplio y más vistoso, aunque debido a la carpa que desde hace pocos años aquí se instala, haya perdido la vistosidad y la gracia del entorno.
Por la calle de la Paz, antes de Cuerno, la soldadesca avanza hacia la Corredera, son pocos metros, pero los suficientes para llenar la calle de tradición y los corazones de nostalgia. Las dulzainas (gaitas en Cadalso ) y los tambores no dejan de sonar mientras acompañan el desfile.
Ya en la Corredera el párroco vestido para el momento y arropado por capitanes y soldados, depositará el cuadro en el cajón, y de nuevo será acompañado hasta la iglesia. Los soldados de Ánimas regresarán de nuevo a la Corredera y tras un breve descanso para tomar una rosquilla típica y un vino, comenzaran a recorrer el pueblo para pedir las Ánimas.



Al grito de "Ánimas" los componentes de la soldadesca recorrerán todas las calles de Cadalso, casa por casa, pero esto será en otro post de la Crónica del Carnaval de Ánimas de Cadalso de los Vidriso 2015.
De regreso a la iglesia y tras dejar el cuadro en el cajón, el párroco, ya con vestimenta de calle, como puede apreciarse, regresa acompañado por capitanes y soldados.

Decir del buen llevar de este año por capitanes y soldados, no sólo por su excelente comportamiento, también por su perfecta vestimenta, como tiene que ser y siempre debería ser en el Carnaval de Ánimas de Cadalso, en el que otros años se ve de todo, hasta zapatillas y chandals, vestimentas nada decorosas para la ocasión. Seamos serios por favor.


 Ánimas, Ánimas Benditas


Una vez colocado el Cuadro de Ánimas en el cajón y tras degustar una rosquilla con un buen trago de vino cadalseño, los capitanes y soldados se disponen a recorrer el pueblo para solicitar al grito de Ánimas Benditas una limosna.
Elegantes y sonrientes, como siempre debería ser, los soldados toman sus botes o huchas donde los cadalseños-as y visitantes irán depositando los donativos. Casa por casa la comitiva recorrerá todas las calles del pueblo llamando a las puertas, otras veces no será necesario porque al escuchar "el tambor y la gaita" que frase más cadalseña desde siempre es esta, sus moradores saldrán a la puerta para depositar en los botes de los soldados el donativo y en la mano o bolsas el de los capitanes.
La Corredera es el primer lugar del pueblo donde los donativos suenan al caer en los botes, los vecinos salen a la calle al encuentro de los soldados y uno a uno les van entregando unas monedas o algún billete, cada cual da lo que puede.

 
Y en las casas donde sus habitantes no pueden salir por estar impedidos o enfermos, son los mismos soldados seguidos de sus capitanes lo que se introducen hasta la cocina, como en este caso para solicitar el donativo, siempre al grito de "Ánimas, Ánimas Banditas".
Soldados y capitanes van recibiendo las monedas y la gente agradece la visita, para muestra el emotivo momento en el que Bienve recibe la visita de las Ánimas y entregando a cada uno unas monedas cumple con una tradición que todos los cadalseño-as llevamos dentro desde hace muchos siglos, donar un poco de dinero a las Ánimas Benditas para que con lo recaudado se puedan pagar los entierros y las misas de los más pobres del pueblo, cosa que hoy día ha cambiado y lo recaudado se entrega para que la iglesia lo destine a lo que crea necesario. 


 Antonio y Bienve, vecinos, amigos y enamorados de su pueblo desde siempre, forman parte de esta imagen cadalseña del Domingo Gordo de Carnaval. Qué imagen tan entrañable y que recuerdos para siempre los que tendrán estos dos cadalseños del momento. Así se viene haciendo desde siglos, esta vez les ha tocado a ellos, pero otras veces les tocó a otros cadalseños-as y el día de mañana les tocará a otros, porque si algo debe conservar un pueblo, son sus tradiciones.
Suena el tambor y la gaita, los soldados avanzan en formación recorriendo la calle del Cuerno o de la Paz, luego seguirán por la Plazolilla de Arriba, la de Abajo, la calle Real, Carretas, la Sangre, el Coso, Santa Ana, Iglesia, San Antón, Calvario, las Sillas, las Rondas, el Piquillo y todas la calles y barrios de Cadalso para terminar en el lugar de donde partieron, la Corredera.

Que nuestro Carnaval de Ánimas siga siendo una identidad de Cadalso y todos los que se sienten cadalseños-as, que cada año se incentive un poco más por nuestras autoridades, que se respete cada uno de sus actos y que este Carnaval cadalseño cargado de historia y de siglos sirva para unirnos y para sentirnos orgullosos de nuestro pueblo y de nuestras costumbres.


 

Dulzaineros de Ávila
 
Los Dulzaineros de Ávila han vuelto un año más a Cadalso por Carnaval, ellos son los que ponen la música, esa que suena a Carnaval y mucho más a las Ánimas. Yo no entendería el Carnaval de Ánimas sin las dulzainas y los tambores, en Cadalso a las dulzainas siempre se las ha llamado gaitas, quién no ha oído eso del "tambor y la gaita", vamos que se podría decir eso de...."no eres de Cadalso si no has oído el tambor y la gaita por carnaval"


 Muchos años llevan viniendo los Dulzaineros de Ávila para hacernos el Carnaval de ánimas mucho más alegre, mucho más nostálgico, y es que con sólo oír las dulzainas y el tambor, nuestro cerebro se transporta a los años de nuestra niñez y los recuerdos brotan por todos lados, es sin  más el hechizo que sobre nosotros tienen esas notas que llenan las calles de Cadalso y nuestros corazones.
Los dos Pacos son los encargados de convertir el aire de Cadalso, siempre frío por estas fechas, en murmullos irreales que invaden nuestros sentidos, aunque no todo el mundo siente lo mismo, cosa que no entiendo si ya tienen una cierta edad. La historia del Carnaval de Ánimas de Cadalso está plagada de sonidos de gaitas y tambores, de hombres y mujeres, de recuerdos y sensaciones, de amores y penurias, de silencios y ternuras, pero más que nada de sentimientos que configuran un montón de estados que desde siempre nos han servido para sentirnos más cadalseños.
Paco ha vuelto a Cadalso con su dulzaina, él es hijo de Román, ese otro dulzainero al que los años la han retirado de Cadalso y su Carnaval, pero nunca de acercar sus labios a la pipa de su dulzaina y soplar hasta conseguir notas que brillen y suenen a música casi celestial. La mejor forma de homenaje a Román, salmantino y dulzainero, es recordarle a través de su música y esto es lo que yo estoy haciendo ahora mismo.

 
LLevan años entre nosotros, tantos, que ellos son los que marcan el camino de los capitanes y soldados de Ánimas en su recorrido por las calles de Cadalso al grito de "Ánimas". Los vemos, los miramos pero sobre todo les escuchamos durante los tres días que dura al Carnaval. 
Cuentan los mayores, los más mayores, porque los de mi edad hace algunos años que ya estamos en el primer grupo, que antiguamente los "gaiteros" venían andando desde Ávila o Salamanca, siendo costumbre ir a recibirlos a Tórtolas, llegando muchos hasta el Arenal, para luego subir todos juntos escuchándoles tocar. Por entonces se cantaba un estribillo que decía.

El tambor y la gaita para el domingo
acudíd muchachos que ya han venido. 

Y con las notas del otro Paco y la experiencia de sus muchos años de dulzainero junto a la percusión de los tambores, pongo final por este año a la entrada dedicada a estos grandes músicos, herederos de la música medieval que en otros tiempos tanto sonaba en Castilla, ellos son el legado del folklore castellano y los ecos del pasado.
Mi más sincera enhorabuena por vuestra actuación y un recuerdo muy grande para ese otro enorme dulzainero que es Román.



Revoloteo de la bandera



El último acto del Carnaval de Ánimas es el revoloteo de la bandera, los capitanes llevados por sus soldados en formación, se colocan junto a las dulzainas y tambores, y tomando las banderas del revoloteo comienza este entrañable acto que reúne a multitud de personas para revolotear o simplemente para observar.
Los primeros en revolotear la bandera son los propios capitanes, luego lo hará todo el que quiera por un donativo, pudiendo repetir cuantas veces se desee. Es cierto que los cadalseños-as son hábiles con la bandera en sus manos y se ven auténticas exhibiciones por parte de alguno.
Los capitanes revolotean la bandera con gracia y estilo, se nota en sus movimientos que no es la primera vez, que saben acompasar y llevar el ritmo que les marcan las dulzainas con su música, una y otra vez la bandera sube y baja, no es algo difícil de hacer pero se necesita práctica para controlar el peso de la bandera y que no se enrolle al mástil.


 Con un estilo propio y sin nada de experiencia, nuestro párroco también hace gala de buen revoloteador y por lo tanto de cadalseño. Apenas lleva unos meses entre nosotros, pero su saber estar, su simpatía y un carácter abierto y entregado a los demás, han sido suficientes para que el pueblo le aprecie, y después de esta exhibición con la bandera mucho más, todo un reto superado. Enhorabuena Don Carlos.
No podía faltar la exhibición realizada por los descendientes de Miguel "EL Cano", toda una referencia durante años del revoloteo de la bandera, que continúa gracias a la alegría, a las ganas de agradar, y a estar siempre dispuestos para todo. Muchas gracias a toda esta familia por todo lo que desde siempre han hecho por el Carnaval de Cadalso.
Jóvenes y mayores, los cadalseños-as van revoloteando las distintas banderas, las hay de varias medidas por aquello del peso, y cada cual toma la que le conviene, pero todos lo hacen de maravilla y la gente aplaude al término de cada revoloteo. Los algo más mayores lo hacen con más dificultad, pero la experiencia es suficiente para saber marcar perfectamente los pasos y no decaer a medida que las dulzainas y tambores avanzan con su música hasta marcar el final.
Los más jóvenes se atreven con mucho más, y algunos hasta lo hacen con dos banderas a la vez, todo un reto de dificultad y de fuerza necesaria para aguantar, pero es la magia del Carnaval de Ánimas lo que les ayuda y da fuerzas en esta misión. Y como se puede ver hasta el mismísimo Zorro Corredero lo intenta y lo consigue, una y otra vez la bandera se eleva y cae para volver a levantarse gracias al juego de muñeca y a la ilusión, aunque he de reconocer que disfruto con todo esto, más me llena escuchar las últimas notas que indican que se acaba, ufff`! gracias a Dios, aunque la verdad es que cada año repito y revoloteo dos veces, la segunda siempre mejor que la primera.
Las dulzainas y tambores no dejan de  sonar durante todo el revoloteo, esta música es importante para llevar el compás de los movimientos y también anima y mucho el espectáculo. Nada sería igual sin los Dulzaineros de Ávila.

 
Los capitanes van entregando las banderas para el revoloteo, los revoloteadores les dan un donativo para las Ánimas Benditas, todo discurre igual que hace siglos y tanto unos como otros disfrutamos y vivimos nuestro Carnaval desde lo más íntimo.
Y parece que la cosa, que ya viene de siglos, continuará, sólo hay que ver como las mujeres lo hacen fenomenal y se arriesgan con dos banderas, y basta observar a estos pequeños cadalseños, que no se cortan y bandera en mano, a  su manera y con esas caritas son capaces de emocionarnos, de sentirnos más cadalseños que nunca y de tener la confianza y satisfacción de que el revoloteo de banderas no acabará nunca y dentro de muchos años y siglos las banderas seguirán siendo revoloteadas por otros cadalseños-as, para entonces nosotros sólo seremos un recuerdo....pero la vida y el carnaval de ánimas es así.

Pedro Alfonso Jerónimo/ Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

1 comentario:

Anónimo dijo...


Buena crónica del Carnaval de Cadalso. Muy bien hecha.

Mariano