San Antón

Abedular de Canencia

jueves, 15 de octubre de 2015

Una tarde de compras en Cadalso

                   

  La satisfacción de comprar en Cadalso



Aquel viernes tocaba comprar, era una tarde de estas que te llevan a recorrer las calles de Cadalso sin prisas, el sol ya se había puesto, la temperatura era bastante agradable y ya habían pasado esos calores que este año nos ha regalado el verano. Calle abajo uno siempre tiene recuerdos de otros negocios y otras gentes que en el pasado nos ayudaron a ser más felices, a veces sólo con mirar el escaparate, aquellos años nada tenían que ver con los de ahora, y esto a pesar de la crisis famosa que parece que se va pro no del todo.


No hay muchas tiendas en Cadalso, pasa de un tiempo a esta parte que los grandes centros comerciales se han cargado las tiendas de barrio, el calor de los vecinos y el comportamiento siempre ameno de los comerciantes. Hoy como ya habéis visto estoy en la tienda Gama de Cadalso, la que está en la calle Real, 49 creo, aunque a mí me gusta más decir "donde Juanjo", tal vez porque me sienta más identificado con él que con Gama. 




Primero me dirijo a la frutería, allí Juanjo y su sobrino me reciben con una hermosa sonrisa, esto en los centros comerciales no pasa, aquí se eres una persona que quiere comprar y que estás aconsejado en todo momento, aquí te llevas unas manzanas y si no te gustan la próxima vez lo dices y eliges otras, pero es cierto que esto ocurre pocas veces porque Juanjo te informa y bastante bien de la mejor fruta. Decir que durante todo el tiempo de naranjas he estado comprando unas que están buenísimas, me lo dijo Juanjo, las probé y ya no he cambiado.



La carnicería, atendida por Jesús, es otro lugar donde uno se siente integrado y bien atendido, pasa que a veces hay mucha gente y tienes que esperar a que salga tu número, pero esto se compensa con las conversaciones y saludos en los que te ves inmerso con otros clientes, vecinos, familia, veraneantes de siempre, que en su esperan entablan conversación y saludos.




En fin, que si te animas a comprar en Cadalso, notarás el calor de mucha gente que convive a tu lado, que siente casi lo mismo que tú, que se preocupa por los mismos problemas del pueblo, por sus gentes y que son de alguna manera parte de tu vida desde siempre.




Ellos están ahí para ofrecerte lo mejor, para ayudarte y también en muchos casos para contarte hechos que se producen en el pueblo y otros que ya forman parte del pasado, como las charlas que Juanjo y yo tenemos de vez en cuando sobre la mili, Almería, Melilla, y aquellas cartas que nos escribíamos cuando Juanjo ya estaba en su cuartel de Artillería 32 en Melilla y yo hacía mi campamento en Álvarez de Sotomayor en Viator Almería. No nos escribimos mucho, pero aquellas tres o cuatro cartas fueron para mi, y cero que también para él, el nexo de unión de dos cadalseños al que el destino les llevo a África, como decían algunos por aquella época. Dejadme que os cuente una anécdota, la primera carta que recibí de Juanjo no llevaba sello, en su lugar había hecho un recuadro con los mismos bordecitos que el sello, dentro había escrito este mensaje; " De soldado a soldado paga el estado", al principio me quedé sorprendido y con duda de que hubiera llegado, pero en mi contestación hice lo mismo y llegó, claro que llegó, la primera y todas las que nos enviamos.




A la salida toca pagar, esto es algo más penoso pero necesario para que el negocio continue, es el encuentro con Julianín, honbre parco en palabras pero eficiente. En esta ocasión hasta me regaló una de sus más íntimas sonrisas, cosa que agradecí, más de él.
Y así tras pagar y ver a otros soltar la pasta por unos buenos chuletones de avileña, magistralmente cortados y deshuesado por Jesús, me alejó calle Real arriba con mi compra y con la satisfacción de haber participado en la vida y de alguna manera en el mejor futuro de Cadalso.





Y no intentes irte sin pagar, la cámara te graba y serás pillado infraganti, con el peligro de que Jesús puede sacar la cuchilla y........eso.




Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buenas personas los hermanos Lopez

Ana Villarin Castrejon

Anónimo dijo...

Mmmm por donde está este supermercado? Saludos desde Timotes Mérida Venezuela

Elisaúl González Barrios

Pedro Alfonso dijo...

En la calle Real, justo enfrente de la Casa de los Salvajes, convertida en la actualidad en Oficina de Turismo. Un saludo.