San Antón 2010

San Antón 2010
Recordando la fiesta de las sanantoneras de 2010

Pinturas iglesia

Pinturas iglesia
En el año 1947 se realizan las pinturas del Altar Mayor, pinturas que los de cierta edad hemos conocido, el pintor se llamaba Félix y cuentan....

miércoles, 18 de junio de 2014

San Antón abajo, la Plaza, el Hornabajo, el campo y los juegos.


     Cuando la calle era el lugar de encuentro de todos


   

La calle Real es por una vez el relato de infancia, aunque podría ser cualquiera, en un tiempo de mediados del XX, es la memoria del descubrimiento y de la adquisición de conocimientos que unos niños, llevaron a cabo con sus juegos y andanzas. En la calle pasaba casi todo y por muchos años se convirtió en el lugar secreto de nuestra infancia, del misterio, de los juegos, de las confidencias y del descubrimiento de la amistad.


Cada amanecer los cascos de las caballerías despertaban a los niños de sus sueños, de sus aventuras, de todo aquello que por entonces sólo se podían imaginar. Por la calle Real, siempre empedrada, bajaban los hombres del campo camino de sus destinos, un destino que casi todos habían heredado de sus mayores, y que con el paso del tiempo se convirtió en el suyo propio. La calle, como espacio y alegoría, se constituyó como el lugar donde todos coincidíamos, unos antes y otros después, pero también era el sitio donde todo se convertía en amistad, imaginación y sorpresa.




Relatar las historias que nutren y descubren un tiempo tan mítico y a la vez personal ayuda a confrontar el pensamiento de que la infancia es un estado de inocencia y sabiduría que alimenta la angustia de la memoria. Todo lo que contamos, todo lo que llevamos dentro es parte muy importante de nuestra vida, no solamente de nuestro pasado, aquel que nos parecía lento y que nunca se acabaría, pero que con el tiempo y sin apenas notarlo se nos fue yendo para convertirse irremediablemente en un recuerdo.





Los relatos que nuestra imaginación y memoria comparten con aquellos amigos, vecinos o familiares con los que convivimos en Cadalso, son la misma infancia y la misma originaria visión sobre nuestro pueblo.


Muchas tardes los niños jugaban en la Plaza, llevaban un sencillo balón y sólo se detenían cuando aquellos hombres del campo regresaban y volvían a atravesar las calles y la Plaza, también cuando la paciencia de los vecinos se agotaba y en una ostentación de fuerza, se lanzaban para arrebatarnos el balón. Entonces se sentaban bajo los soportales del ayuntamiento y pensaban, reían y buscaban la forma de volver a recuperarlo, cosa que casi siempre conseguían, dibujando una sonrisa en sus labios que les volvía a proporcionar el valor para volver a golpear y correr tras el balón.




Cuando los días pasaron más de la cuenta, incluso los años, los hombres del campo desaparecieron, no se volvieron a escuchar los cascos de sus caballerías rozando los viejos adoquines de la calle Real, los juegos desaparecieron de la Plaza, también los balones, las carreras y aquellos vecinos, haciendo de aquellos años un recuerdo perpetuo camino de perderse con aquellos niños que hoy son hombres.




Hoy los recuerdos y los secretos sólo permanecen en los niños, pero cada noche alguien baja secretamente por la calle Real, se para, habla, sonríe y con un adiós dice …hasta mañana.




Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

6 comentarios:

tony monton dijo...

Me ha gustado mucho tu relato, pero... como las fotos e blanco y negro para recordar aquellos días ¡Nada!
Muy explicativas casi sin necesidad de texto.
Un tío es los que eres!!!!

Pedro Alfonso dijo...


Gracias, pero te recuerdo que las cañas y los verdejos próximos los pagas tú. Y te vuelvo a repetir, como tantas veces, que una foto vale más que mil palabras, y más en Cadalso.

Asociación Amigos Camino de Santiago en Cadalso de los Vidrios dijo...

Me ha parecido precioso el texto y las fotos no desmerecen. Quiero decir que esas fotos con ese texto ganan en emotividad y en recuerdos, incluso para alguien que no es de Cadalso ni vivió su infancia en Cadalso. Enhorabuena amigo. Javier.

Pedro Alfonso dijo...


Gracias Javier por todo lo que estás dando a Cadalso. Ten por seguro que tú ya eres tan cadalseño como el que más y lo demuestras cada día y en cada uno de tus actos.

Un abrazo.
Pedro

Anónimo dijo...

Genial, Pedrito, genial, el relato, las fotos, los recuerdos que se adivinan a través de tus palabras, los momentos, las personas...Años 60, Pepe el "Vigilantye", el tío Emiliano, Manoo Cantelas, Peri, la tía Juana, los partidos de la Copa de Europa en la tele de mi casa que, ¿recuerdas?, solo duraban el primer tiempo, los tostoneros, la tía Fe, Colirio, el tío Angelillo, el tío "Calores"....la VIDA.

Un abrazo. Balta

Pedro Alfonso dijo...


Entrañable amigo Baltita

Tus palabras están llenas de momentos pasados juntos, son nuestros recuerdos, nuestra realidad, nuestra vida y con toda seguridad los lazos que siempre nos unirán.

Un abraza