Raquetas

Raquetas
Esperando que la nieve vuelva, ya queda menos.

La portalera del Valle

La portalera del Valle
Un recuerdo de otro tiempo

martes, 13 de agosto de 2013

Cuando pasen muchos años por Cadalso

  

 
Cuando pasen muchos años –esos misteriosos “muchos años” que daban aliciente a nuestros cuentos infantiles- y de nuestra vida no quede nada, absolutamente nada, por este mismo cielo azul cadalseño seguirán pasando estas mismas nubes blancas; el mar batirá su mismo rumor en la playa dorada; habrá un perfumado día de primavera y otro desolado de otoño; brotarán unas flores nuevas en el jarrón y la ligera brisa del amanecer estremecerá a los enamorados; los felices descubrirán que la risa es el perfume de la emoción y las lágrimas su sabor; las mariposas brillantes y multicolores continuarán danzando en este mismo rayo de sol y, sin embargo, nadie ya sabrá de nosotros. Aquí, en Cadalso, otros hombres y mujeres tejerán sus ensueños, el resplandor de sus hermosas promesas seguirá incendiando el horizonte, acariciarán sus ilusiones, endurecerán su ánimo de lucha, seguirán amando y sonriendo, olvidarán y perdonarán.
 


Y nosotros no seremos nada, no nos restará nada, definitivamente nada de nosotros permanecerá en un recuerdo. Nadie sabrá si fuimos malos o buenos, ricos o pobres, alegres o tristes, críos o adultos, ni si nuestra vida fue bella o vulgar. Sólo continuará cabalgando enamorado Don Quijote con su bondad a toda prueba, su integridad a cuestas, su emoción ante todas las cosas, su valentía ante la vida, su generosidad aventurera, su admiración vital y con todo su melancólico amor intacto. Porque todo es cuestión de mirar lejos, de pensar largo, de sentir auténtico... Como Don Quijote .

 Cuando pasen muchos años, quizá lean estos escritos y sabrán que estuve por aquí y, a lo mejor, se emocionarán con ellos como me emocionaba yo de niño cuando me leían cuentos infantiles los noches de invierno. Únicamente entonces sabrán que alguien pasó por aquí...                       


Miguel Moreno González
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

 

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Bonitos recuerdos para el mañana. Algunos se preguntarán ¿quienes son estos?, seguramente son familiares que no reconocerán. EMILIO.

Anónimo dijo...

Si nos parásemos a pensar solo unos segundos, nos daríamos cuenta de los insignificantes que somos, hoy, porque en unos años ya no seremos nada, simplemente un recuerdo.

Anónimo dijo...


Se me olvidó....

Gracias Miguel y Pedro por ayudarnos a recordar lo que somos.

Anónimo dijo...

Parece mentira que no nos demos cuenta de estas cosas de la vida, de que cada jornada que pasa sin querernos es una oportunidad perdida que ya no volverá. Y es tan triste morir sin sentirse querido. Gracias por la reflexión.
-Un cadalseño más-

Anónimo dijo...

Y mientras todo pasa, algunos solo piensan en el odio y en el insulto. maldita política que nos cambia tanto.

Una cadalseña

Anónimo dijo...

Para pensar.


Inés

Anónimo dijo...

Es duro darte de frente con la cruda realidad.

Anónimo dijo...

¿Porque cruda? Cocinemos y aderecemos a nuestro gusto. No importa si se nos recuerda o no, lo importante en que nosotros sepamos que hemos vivido.

Furtivo

Anónimo dijo...

En realidad la vida es una tristeza que acaba haciéndose patente con la muerte.

Anónimo dijo...

Vaya animo que dais.


Mariano