Raquetas

Raquetas
Esperando que la nieve vuelva, ya queda menos.

Majalcobo

Majalcobo
Pincha en la foto para ver la Ruta de las Cascadas de Majalcobo ( Casillas )

jueves, 24 de septiembre de 2009

Nuestro otoño cadalseño




                                 El Usero


El otoño en Cadalso es una estación que no podemos perdernos, los claros y frescos amaneceres, los atardeceres rojos y los olores que invaden nuestro pueblo son algunos de los factores por los que yo estoy fascinado.


                               Uvas. El Molinillo

El verano caluroso quedó atrás, los días se acortan, y la tranquilidad se adueña de Cadalso, sus calles están más vacías, sus campos se llenan de colores que la naturaleza nos regala.


                               Melocotones. La Mina


                                Majuelas. El Majuelito


                               Castañas.Tórtolas


Muchos frutos maduran en esta estación……membrillos, granadas, manzanas, melocotones, madroños, bellotas, majuelas, endrinas y castañas, son días de vendimia y pitarras, algunos hasta de brasero, manta y lumbre donde asar los primeros níscalos, y como no, de hacer alguna “calbotá” en una de esas antiguas sartenes llenas de agujeros y que una vez apoyada en las trébedes recibirá el calor suficiente para ir asando las castañas que al final se convertirán en preciados y calientes calbotes.

     
                               Tórtolas

Los paisajes se convierten en un autentico placer para la vista y nuestras pisadas suenan a hojas caídas mientras caminamos, es la magia del otoño.
Antaño era época de colgar las uvas “chelvas”, de guardar los membrillos entre la ropa, de recolectar los madroños, de secar los higos con hinojo, de hacer el arrope con el mosto de la uva, de degustar los rojos frutos de la granada con azúcar y de embriagarse con el olor a mosto que invadía todo el pueblo fruto de la pisada de la uva en las bodegas.


                               El Boquerón

Es probable que hoy muchas de estas tradiciones hayan desaparecido, no todas, aún algunas quedan y otras que tal vez deberíamos recuperar., pero lo que si es cierto es que el campo, nuestro campo es el mismo de siempre, poder observar la puestas de sol con unos rojos intensos, el colorido de los castaños de nuestra querida Sierra, el color amarillo adueñándose de los chopos de Tórtolas, oler el rocío en los pinares y observar como los primeros níscalos asoman entre la “ jamurga” son algunos de los placeres que Cadalso y su naturaleza aún conserva para que nosotros hoy lo disfrutemos y sepamos preservarlo para que otros lo disfruten mañana.


                               Membrillos.El Usero


Atrévete a colgar unas uvas, a hacer un poco de carne de membrillo, a secar unos higos de “cuellodama “ , a fabricar un licor con endrinas o madroños y si tienes alguna ayuda de tu abuela, pregúntale por el “arrope” le darás una alegría a ella y te la darás tú.


                               Madroños. La Aliseda

                               Setas.Peña Halcón

Y cuando pasado unos días degustes algunos de estos tan típicos y tan nuestros manjares, te puedo asegurar que te sabrán a gloria y sentirás una inmensa alegría que te hará sentir no solo feliz a ti sino a tus padres y abuelos por haber recuperado unas tradiciones cadalseñas que ellos conocieron y vivieron no hace mucho años.

Disfrutad este otoño que pronto llegará el duro y frio, pero no menos bello, invierno.

Zorro Corredero.
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Que maravillas de fotos no pierdas tus buenas costumbres para deleitarnos co tus buenas fotos. EL PESCA. 20.Febrero.2011.

Anónimo dijo...

Que bien y bonito suenan tus palabras evocando tiempos del ayer con nostalgia por todo lo que se va perdiendo con el tiempo gracias por dedicar tu tiempo a escribir estas cosas que nos entretienen y también aprendemos .

Africa Foncuberta Lopez

Anónimo dijo...

Cuantas buenas cosas, también en otoño !!!!

Fernando Muñoz Jimenez

Anónimo dijo...

Precioso reportaje Pedro,

Chelo Villarin Recio

Anónimo dijo...

Que bueno y los miscalos uummm

Carmen Frontelo Morales

Anónimo dijo...

Muy bonito el reportaje Pedro.

Jose Marcos

Anónimo dijo...

Muy bonito me encanta Pedro

Pilar Calvo Villarín

Anónimo dijo...

muy buenos.productos de la villa cadalseña

Enrique Bernao

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

MI CORAZÓN UNA GRANADA ABIERTA

Mi corazón, una granada abierta
que solo por ti y para ti desgrano,
y abriéndola te entrego grano a grano
del granado que a dúo nos concierta.

Mi corazón, una mansión desierta
cuando se habita solo en el verano,
y en el invierno es huérfano hospiciano
que va vagando sin hallar su puerta,

Mi corazón castillo es sin almenas,
sin sus torres ni puente levadizo,
juguete de avatares y de penas

si tu amor se tornara quebradizo
y aflojaras lastradas las cadenas
de tu amor, que esclaviza y, te esclavizo.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

ME GUSTA EL CAMPANEO DE CAMPANAS

Me gusta el campaneo de campanas
y la lluvia cayendo mansamente
y los pliegues airados de tu frente
al tintado continuo de las canas.

Me gustan los croares de las ranas
las mañanas madrinas del relente
trayendo al cauto sol luz incipiente
que me incita a salir por las mañanas.

Me gusta ver danzar a las neblinas
y a las aguas en tardes opalinas,
irisando en sus ondas que no embrida.

Y oceánica oír sangre en mis venas,
torrentes de alegrías con sus penas
en la playa marina de tu vida.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

TIERRA QUISIERA SER POR DONDE PISAS

Tierra quisiera ser por donde pisas,
acompasando el firme de tus pasos,
y sombra de tu cuerpo en cielos rasos
transmisores del aire de las brisas.

Y fueran para mí todas tus risas
y el paso de tu huella sobre vasos,
dejada en el atardecer de ocasos
que apuras brevemente por las prisas.

Y ser quisiera llave del candado
con la que cierras el marjal del huerto,
y ser bolsillo en que la has guardado,

y ser volante de tu coche abierto,
y veloz conduces y te has marchado
quedando el huerto un páramo desierto.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

TIERRA QUISIERA SER POR DONDE PISAS

Tierra quisiera ser por donde pisas,
acompasando el firme de tus pasos,
y sombra de tu cuerpo en cielos rasos
transmisores del aire de las brisas.

Y fueran para mí todas tus risas
y el paso de tu huella sobre vasos,
dejada en el atardecer de ocasos
que apuras brevemente por las prisas.

Y ser quisiera llave del candado
con la que cierras el marjal del huerto,
y ser bolsillo en que la has guardado,

y ser volante de tu coche abierto,
y veloz conduces y te has marchado
quedando el huerto un páramo desierto.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

YA NADA MÁS ME FALTA POR TRAERTE

Ya nada más me falta por traerte
que a la luna aferrada a mi costado,
debajo del balcón y obnubilado
donde acudo sumiso por quererte.

Un Gólgota de amor vivo por verte
y sientas mi orfandad de enamorado,
que nunca se mostró debilitado
ni cuando tu desdén sobre mí vierte.

No se me ocurre más nada que darte
ni cuanto tú mereces otorgarte
salvo la diafanidad de estos versos,

recibiendo acogida y el acierto
del sentimiento puro con que vierto
este amor con la fe de los conversos.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

LA DULCE MUERTE

Reptando por tu cuerpo en dulce anhelo,
aferrado a la curva de tu pecho,
desborde de pasión, flecha en acecho,
me inclino sobre ti buscando el cielo.

En crenchas esparcido está tu pelo
soy un barco a tu bocana voy derecho
enarbolando el mástil sobre el lecho
y un estruendo de ropas en revuelo.

Y allí donde el misterio siempre anida,
donde mi amor por ti vierte y revierte
y a su fiesta el amor nos da acogida

enlazados en un abrazo fuerte
y confiado en ser portador de vida,
¡homicida me das la dulce muerte!

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

VIENTOS QUE VAN Y QUE VIENEN

Vientos que van y que vienen
arrebolando tu cara,
y ante tu paso detienen
y suspirando contienen
al rosal que te acapara.

Del campo todas las rosas
se aglutinan ante ti,
y en tus senos mariposas
van volando prodigiosas
danzarinas para mí.

Tus labios fuentes de gloria,
fontana en la que bebí,
y la guardé en la memoria
y en el fanal de mi historia,
y te aguardé y presentí.

Y me muestras tu esplendor,
talla y fulgor del rubí,
y el resplandor del amor
con su gozo y su dolor
desde el día en que te vi.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho