San Antón

Abedular de Canencia

viernes, 1 de julio de 2016

Ponferrada-Villafranca del Bierzo. Camino de Santiago. Camino Francés



Camino de Santiago. Camino Francés.

  Ponferrada-Villafranca del Bierzo



Camino de Santiago.Camino Francés

 Etapa 25 Ponferrada-Villafranca del Bierzo. 24 Km.



La comarca del Bierzo comienza en la Cruz de Ferro y se extiende a través del Camino hasta Vega de Valcarce, es por lo tanto la etapa de hoy un recorrido por la mayor parte de esta comarca. El Bierzo es zona de montes y valles que se extiende desde al páramo hasta Galicia, en todo este territorio encontraremos zonas de montaña donde el invierno y las nevadas hacen que sea un lugar duro de transitar y también zona de viñedos mas llanas donde se cultiva la famosa variedad de uva leonesa y berciana de nombre mencía.
Ponferrada es la capital y el lugar de partida para esta etapa de unos 24 kms, que termina en Villafranca del Bierzo después de atravesar extensas zonas de viñedo, principalmente en el pueblo de Cacabelos.


    Castillo de los Templarios. Ponferrada.

   Ermita de San Esteban. Columbrianos.

    Columbrianos.

La salida de Ponferrada es algo complicada, no por el terreno sino por lo extenso de la ciudad, también alegra y se camina mejor al pensar que ya es la última ciudad grande que atravesaremos hasta nuestro destino final en Santiago. Hasta casi la hora se puede tardar en cruzar Ponferrada pero al final el peregrino se da cuenta que avanza por campo, por una extensa llanura donde pequeños pueblos como Columbrianos o Fuestesnuevas van animando la etapa con sus pequeñas ermitas y sus calles vacías de gente, no de peregrinos compostelanos que a medida que Santiago se acerca parece que se multiplicaran.


                   Ermita del Divino Cristo. Fuentesnuevas.

    Casas típicas bercianas en Fuentesnuevas.

   Iglesia de Santa María. Fuentesnuevas.

Al pasar por Fuentesnuevas, podemos observar la ermita del Divino Cristo, y tras atravesar una calle con algunas casas típicas bercianas, pero muy abandonadas, nos encontramos casi a la salida con la iglesia de Santa María, ambas tiene poco que ver pero animan al caminante y nos recuerdan que el Bierzo es tierra de  historia y ritos, de peregrinos y leyendas que se ha ido forjando desde hace siglos en estas ancestrales tierras leonesas. 

    Colada de Foncebadón, camino berciano entre viñedos.


Camponaraya, tan sólo tres kilómetros más adelante de Fuentesnuevas tuvo dos hospitales de peregrinos pero de aquello nada queda, eso sí, existe un pequeño albergue y poco más. Aquí un paso elevado por encima de la autovía de A Coruña, nos conduce hasta un camino que recibe el nombre de la Colada de Foncebadón. Es ahora cuando a nuestro paso se extienden las vides por todas partes, la mayoría cepas viejas de variedad mencía que han dado y siguen dando fama a toda la comarca del Bierzo.


    Descansadero a la entrada de Cacabelos.




Cacabelos es ya otra cosa, calles cargadas de historia con buenas fachadas y puertas, y algunos monumentos destacables como la ermita de San Roque en el casco urbano y la iglesia de Santa María, mandada construir por el obispo de Compostela Gelmírez en el siglo XII. La calle principal coincide con el Camino y recibe el nombre de calle de los Peregrinos hasta el puente que salva el río Cúa, donde ya se toma la carretera que nos lleva hasta Villafranca del Bierzo, final de etapa. A la salida nos despide el santuario de la Quinta Angustia, también existe aquí un albergue y un lagar antiguo donde aprovechamos para comer algo. En Cacabelos es famoso su vino blanco a partir de las variedades palomino y godello principalmente, son vinos con personalidad propia y muy arraigados a la tierra. Una auténtica gozada es acompañar al vino con un buen pulpo, nada tiene que envidiar al de la vecina Galicia.


                             Ermita de San Roque. Cacabelos.

    Interior ermita de San Roque.

    Calle de los Peregrinos en Cacabelos. León

    Iglesia de Santa María. Cacabelos.

    Cacabelos.


    Extraña partición o como cargarse el arte.

    Tentempié a la salida de Cacabelos.

    Lagar de vino en Cacabelos.   

    Santuario de las Angustias, también conocido como la Quinta Angustia.

   La Virgen de las Angustias preside la entrada al monasterio.

    Cepas de la variedad mencía cerca de Villafranca del Bierzo.

Y al final Villafranca del Bierzo, pueblo al que se llega por una pista de tierra que nos lleva hasta la ermita de Santiago, una preciosa obra románica donde encontramos la famosa Puerta del Perdón.
Fue el papa Calixto III el que concedió el privilegio de la entrega del jubileo al pasar por esta puerta a los peregrinos que por enfermedad no podían continuar hasta Santiago

    Iglesia románica de Santiago Apóstol. Villafranca.

    Detalle ventana de la ermita  Santiago Apóstol.

    Castillo Palacio de los marqueses de Villafranca.

                            Tormenta sobre Villafranca.

    Convento de San Francisco de Villafranca del Bierzo.

    Tras la lluvia Villafranca nos recibe con el arco iris.

Villafranca tiene toda clase de comodidades para el peregrino, albergues, hoteles, pensiones y buenos restaurantes donde probar los platos típicos que tanta fama han dado a la zona, botillo, cecina, pimientos, son algunos ejemplos, pero hay muchos más que no defraudarán a nadie, y menos si se acompañan de los buenos caldos bercianos. Pero también Villafranca tiene mucho arte para ver, citar la colegiata de Santa María, de 1533, construída sobre lo que fue un monasterio fundado por los monjes de cluny en el año de 1120. La ya citada iglesia de Santiago, románica del siglo XII con su Puerta del Perdón, el Palacio de los Marqueses de Villafranca fundado en el siglo XV, el convento de San Francisco, siglo XIII, por citar algunos. La llegada a Villafranca vino acompañada de tormenta torrencial, luego la lluvia cesó, las nubes dieron paso al sol y la tarde nos regaló este espectacular y colorido arco iris, todo un premio para un gran día de caminata peregrina.


    Iglesia de San Nicolás. Convento de los Padres Paúles. Villafranca.

    Colegiata de Villafranca del Bierzo.

   Atardecer en Villafranca.

Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Maravilloso Pedro. Besos. Mercedes

Pedro Alfonso dijo...


Gracias Mercedes.

Un beso.