la Jura de Guisando

la Jura de Guisando
El tratado de los Toros de Guisando tuvo lugar en el Cerro de Guisando junto a los toros del mismo nombre el 18 de septiembre de 1468. En dicho tratado el rey de Castilla Enrique IV reconoció y proclamó a su hermanastra Isabel I de Castilla como Princesa de Asturias, proclamación que la sirvió para ser reconocida como heredera de la Corona de Castilla y León.

Pinturas iglesia

Pinturas iglesia
En el año 1947 se realizan las pinturas del Altar Mayor, pinturas que los de cierta edad hemos conocido, el pintor se llamaba Félix y cuentan....

lunes, 23 de marzo de 2015

El puente romano de Almorox


  Puente romano de Barguillas. ( Almorox )



El puente romano de Almorox ( Toledo ) también denominado puente de Barguillas, se encuentra a unos dos kilómetros de esta localidad siguiendo la carretera que va a Cenicientos. El arroyo Tabalón, más conocido en Cadalso como arroyo de El Molinillo, discurre bajo el arco del puente romano que podría tener cerca de 2000 años de antigüedad.
 
También se le conoce como puente de Aníbal, y está considerado como unos de los restos más antiguos de la Hispania Romana en esta zona, la cual debió permanecer ocupada por los romanos como así lo atestiguan otros restos cercanos como los de Piedra Escrita en Cenicientos, los restos de un anfiteatro romano en Cadalso que citan algunos autores y las famosísimos Toros de Guisando.
 

En la actualidad este puente está abandonado, no solo por caminantes o peregrinos sino también por la Administración, que en ningún momento ha dictado norma alguna de protección. El arroyo Tabalón también es conocido en Almorox como arroyo de los Molinos por tener varias de estas edificaciones en su curso, y en Cadalso como de El Molinillo donde también existen los restos de un antiguo molino que era movido por sus aguas.
 Leer más... 

El Molinillo de Cadalso 

El Molinillo se muere
 

Decir que el curso del agua se seca en verano pero en invierno corre con enorme caudal y alegría. Un lugar más para visitar desde Cadalso.


Zorro Corredero
Fotos: Archivo fotográfico Pedro Alfonso

10 comentarios:

cepapinares dijo...

Precioso, lo estuve buscando una mañana y no lo encontré, y eso que di unos pocos viajes. Espero ir a verlo contigo algún día. Gracias Pedro por compartirlo.
Javier.

Pedro Alfonso dijo...


Vamos cuando quieras y ya de paso también vemos los molinos, son espectaculares, y las cascadas si el arroyo lleva bastante agua también.

Abrazo

Anónimo dijo...

A mi me llevaron hace unos años a este puente y me gusto mucho, no había visto nada igual en estazona.

javi

Anónimo dijo...

Qué bonito, no sabía que existía, a ver si voy un día a verlo

Mar Goizueta

Pedro Alfonso dijo...

Si puedes en primavera, cuando el agua es abundante, te encantará.

Anónimo dijo...

Tomo nota, voy casi todos los fines de semana, así que lo haré sin duda, quizás te pregunte el camino cuando vaya a ir, más que nada para estar segura de encontrarlo

Mar Goizueta

Anónimo dijo...

Precioso.
La piedra escrita si la conozco

Conchi Roldán Martínez

Pedro Alfonso dijo...

El puente está bastante cerca de Piedra Escrita. Un saludo

Anónimo dijo...

Bonito puente iré a conocerle

Gregorio Juárez

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

EL LAZARILLO Y EL CIEGO PASARON POR CENICIENTOS
Y AL ANÓNIMO AUTOR SE LE OLVIDÓ

Iban Lázaro y el ciego
por Almorox en vendimia
y el ciego de vista nimia
con el fardel y el talego.

Un racimo de uvas dieron
de una viña el viñador,
maduras y buen sabor
que con presteza comieron.

Comenzaron de una en una
y el ciego de dos en dos,
y Lázaro no iba en pos
y tres a tres con su hambruna.

Cuando quedó el escobajo
el ciego se malició
y astuto no se asombró
y le habló con desparpajo:

-Lázaro de tres en tres
tú te has comido las uvas,
y por el garguero entubas
y te saldrán por los pies.

-¿Cómo lo sabéis, maestro?
-No protestaste, arrapiezo,
al comer yo sin tropiezo
dos a dos como más diestro..

El día de antes pasaron
por vecino Cenicientos,
donde el ciego daba tientos
al jarro cuando llegaron.

Se hallaban en las vendimias
los coruchos igualmente,
y aunque el autor no lo miente
es allí de uvas eximias.

Pararon e hicieron noche
en roca de Piedra Escrita,
y tuvieron la visita
de un noctívago alimoche.

Anduvieron entre pinos
del pinar del Tabalón,
oyendo el tolón tolón
de équidos y de bovinos.

Más el autor se olvidó
y no incluyó en el relato,
ni consignó en el retrato
cuanto os versifico yo.

Y no firmó con su nombre
la historia del Lazarillo
que pasó por el Cerrillo
barrio antiguo y de renombre.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho