la Jura de Guisando

la Jura de Guisando
El tratado de los Toros de Guisando tuvo lugar en el Cerro de Guisando junto a los toros del mismo nombre el 18 de septiembre de 1468. En dicho tratado el rey de Castilla Enrique IV reconoció y proclamó a su hermanastra Isabel I de Castilla como Princesa de Asturias, proclamación que la sirvió para ser reconocida como heredera de la Corona de Castilla y León.

Pinturas iglesia

Pinturas iglesia
En el año 1947 se realizan las pinturas del Altar Mayor, pinturas que los de cierta edad hemos conocido, el pintor se llamaba Félix y cuentan....

viernes, 22 de agosto de 2014

La procesión de la Virgen del Roble ( Cenicientos )




LA PROCESIÓN DE LA VIRGEN  


Con calor y sudor la puerta abierta,

la iglesia  abarrotada no se cabe,
la Virgen flor de nardo aguarda y sabe
que a Cenicientos llama y lo concierta.

Sale la procesión, gente a la puerta
sin una sola voz que no la alabe
ni una mano que la albahaca acabe,
quedando el huerto y la mata desierta.

Por calles previamente engalanadas
la Virgen se abre paso y se encamina
con el niño en las manos enlazadas,

y el pueblo que en redor se arremolina

vitorea jalea y da palmadas

a su Virgen del Roble luz divina.



Saturnino Caraballo

2 comentarios:

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

ORACIÓN

En una guardo el troquel
que tu medalla contiene,
y una columna sostiene
tu santidad en joyel.
¡Y de tus pies escabel!
Virgen del Roble bendita
del roble que hay en la ermita,
cubierto iré con sus hojas
y así me vistas y acojas,
como una madre solícita.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

ORACIÓN PÓSTUMA A LA VIRGEN DEL ROBLE

Señora del Roble, espero
morir a la luz del día,
y en el momento postrero
descorras la celosía.

E ir asido de tu mano
a desvelar el misterio,
y la sombra del arcano
no sea el del cementerio.

Ni ser premiado me mueve
ni a ningún castigo temo,
pero siempre me conmueve
ver a tu Hijo en tal extremo.

Y que mi espíritu flote
por el éter infinito,
y ser siempre el camarote
de cuantos me aman gratuito.

Que dulce mi voz les llegue
y les llegue mi sonido,
y un aura de paz anegue
del corazón el latido.

Y ser yo como mi padre
que su sombra por mi vela,
y ser llama en el encuadre
que a mis hijos les consuela.

Y aunque mi nombre se borre
de este mundo de los vivos,
ser un alma que recorre
las copas de los olivos.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho