Somosierra

Abedular de Canencia

miércoles, 27 de agosto de 2014

El albillo, todo un placer de Cadalso


   La uva de albillo de Cadalso, un tesoro que desaparece




Las uvas de albillo, tan abundantes en otros tiempo en Cadalso, hoy desaparecen irremediablemente y sin que nadie pueda hacer nada. Muchos son los motivos que han llevada a esta exquisita variedad de uva al abandono y a su inminente desaparición, por un lado el bajo precio y el costoso mantenimiento de unas cepas que producen muy poco cantidad, por otro lado el envejecimiento de aquellos hombres que siempre proporcionaron la ayuda y el trabajo para que el albillo se mantuviera, hombres hoy desaparecidos y cuyos descendientes nada o poco quieren saber del campo y de su esforzado trabajo. 




Visto lo visto poco queda por hacer en estas viñas de albillo que a día de hoy se mantienen casi milagrosamente gracias a la dedicación y amor que todavía algunos cadalseños tiene por este tipo de uva.
No sé cuánto durarán las cepas de albillo, también desconozco las que todavía maduran en los calurosos meses de verano, pero mientras el tiempo nos lo va quitando, aun nos quedan algunas para poder degustar su dulce sabor y preparar el delicioso caldo que se obtiene tras su fermentación.




No es fácil encontrar este tipo de uva en los puestos familiares que todavía se mantienen en Cadalso, pero cierto es que en alguno de ellos es posible comprar estas uvas y llevarlas a la mesa para degustar como postre. Hay un amigo que siempre que pisa el tempranal me mira y dice; hoy en día tener esto es como tener un tesoro.... y no le falta razón, pero también es cierto que los tesoros son muy golosos y difíciles de conservar, tal  vez por eso el albillo cadalseño tenga tantos problemas




Lo cierto es que un año más he vuelto al tampranal a coger unas cestas de albillo, más tarde, quizás en una semana se vendimiará y pasar a su lento y veraniego fermentar para posteriormente obtener uno de los mejores vinos de Cadalso, de Madrid y hasta de toda España. 


Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

3 comentarios:

Anónimo dijo...


Excelente uva el albillo y gran blog el tuyo Zorro.

Un saludo.
Mariano

Pedro Alfonso dijo...



Muchas gracias.

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

EL TÍO ISIDRO EN SU TEMPRANAL

"En el centro de la plaza
han puesto una farolita,
con un letrero que dice
viva el Isidro el Chiripa."

Decidor confiado, alegre y risueño
en su tempranal áureo de albillo,
maduraba entre paz su oro amarillo
en el viñedo feliz y hogareño.

De niño compartí vida y ensueño
con el soñador en gustos sencillo,
quien decía " come Caraballillo,
estos racimos que te da su dueño".

Aquel tempranal vivió avecindado
a la esfinge inerte de Piedra Escrita
y conformó las vísceras y tripa,

los brazos, las piernas con el sudado
del palpitar que por allí crepita
de esfuerzo honrado del tío Chiripa.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho