San Antón

Abedular de Canencia

jueves, 11 de julio de 2013

Cadalso, los cadalseños, y nuestra forma de ser


"La soledad, las palabra, la amistad, el recuerdo, la interioridad, nos sirven para encontrar la paz, pero también pueden herirnos, todo depende de aquellos que nos rodean".


Reflexiones en blanco y negro nace con la ilusión y la complacencia de que sirva a muchos, no pretendo que sea a todos, ya sabéis que aquí entra en juego esas virtud tan nuestra de la envidia, que no es otra cosa que la tristeza airada o disgusto por el bien ajeno o por el cariño o estimación de que otros disfrutan.
Dicho y aclarado esto, quiero desde aquí invitar a todos los cadalseños-as y a los seguidores de este blog a que si lo desean, participen en estas reflexiones en blanco y negro, no sólo con sus mensajes, si no también con la publicación de sus escritos en este apartado del Zorro Corredero.
No hace falta ser ningún lumbreras para escribir, yo mismo lo hago y no soy casi nada, no hace falta llegar a todos, con que sólo uno se sienta feliz leyendo el post ya está cumplida la labor. Así que animaros y enviadme vuestras reflexiones, que no tienen porque ser sólo de Cadalso y su situación, es evidente que valen todos los lugares y las situaciones.

     La soledad

Esta primera reflexión la voy a hacer yo, esto no quiere decir que tenga la razón, ni que mi comentario sea cierto, es sencillamente mi forma de ver las cosas, de sentirlas y de expresarlas.
La he querido titular “Cadalso, los cadalseños, y nuestra forma de ser”, porque si hay un pueblo con un carácter tan propio y unos sentimientos tan grandes, ese es el nuestro.


                  La palabra 

Todos sabemos del carácter del cadalseño, ya lo dice el refrán y los refranes nunca fallan, “En Cadalso en cada casa un falso”. Cierto es y en no pocas ocasiones lo hemos podido comprobar en nuestras propias carmes, donde situaciones y momentos han hecho que alguna de nuestras personas queridas no haya fallado, sin querer y a veces queriendo querer, pero también es cierto que cuando se necesita la ayuda y el cercano apoyo de los cadalseños, siempre están hay. No entiendo ese sentimiento de rencor y envidia en grupo de las personas y como pueden estos cambiar cuando se encuentran de forma individual.
El cadalseño siempre reacciona positivamente “in situ”, siente el problema, se preocupa e intenta poner todo de su parte para ayudar, pero cuando todo ha pasado, cuando el sosiego del momento le invade, es cuando comienza a criticar, a ver las cosas de otra manera y a pensar mal o medio mal del vecino o el amigo. Esta reacción es innata de los personajes del Cadalso de ayer y de hoy, es incomprensible que si delante de la otra persona piensa de una manera, en cuanto se da la vuelta su pensamiento ya es otro.


    La amistad
  
La pregunta  a estas alturas de la vida, cuando ya todos somos iguales, cuando nadie parece necesitar a nadie, es la siguiente: Por qué no evolucionamos en esto? Es difícil contestar a esta pregunta, todo el mundo y más los que nos visitan, saben de nuestra tolerancia, esa que Antonio Fraguas “Forges” redactó perfectamente con esta frase: Día llegará en que los catedráticos de Sociología de todo el orbe acudirán a CADALSO para estudiar “in situ” el ejemplo de nuestro acoger, de nuestra convivencia y de nuestra forma de saber estar en el mundo.
Pero si todo esto es cierto, que lo es, también es cierto ese resquemor que nos causa esta o aquella cosa, este a aquel individuo, tanto que en ocasiones se llega a pensar cosas que ni han ocurrido ni van a ocurrir. Intentar formar algún grupo sobre cualquier tema o afición es altamente complicado ya que en lo primero que pensamos es en aquello de que se estarán aprovechado, si lo hacen es por algo, y en cuanto hay cien euros los convertimos en miles y en el pensamiento de que se lo están llevando. Curioso pero maquiavélicamente cierto.

    El recuerdo

Otra sensación que se percibe en el cadalseño, es su falta de unión para defender algo, todos sabemos cuando una cosa está mal, pero pocos somos los que se mojamos por conseguir que funcione. Aquí entran los famosos y destructivos sentimientos políticos, esos que no te dejan ver la realidad según la culpa o la estrategia proceda de tu partido  favorito o no. Flaco favor se le hace a Cadalso callando o protestando y a veces aplaudiendo no por el bien de nuestro pueblo si no por el bien de nuestro partido. Las cosas están bien o mal según le proporcione un bien general o no al pueblo, lo demás es creer o dejarse llevar por la política, cosa esta que sirve más para desunir que unir.

    La interioridad

Esta es mi opinión y así lo estoy exponiendo, aquí estamos todos incluidos y aquí no se salva nadie. Cada uno que saque sus propias conclusiones, y si le apetece que exponga sus ideas pero siempre sin insultos y sin menosprecios, porque en Cadalso todos debemos ser iguales por encima de todo.

Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

4 comentarios:

Angela CM dijo...

Hola Pedro Alfonso estoy de nuevo por aquí, leyendo tus "reflexiones". Este mal que comentas por desgracia no existe solamente en Cadalso, espero puedan llegar a un buen acuerdo para que todo funcione lo mejor posible, y dejen los malos rollos a un lado.
Un saludo

Anónimo dijo...

Los malos rollos dependen de la importancia que se les de,yo hace muuuuuuucho tiempo que paso de estas cosas Pedro.Paquitopirata.

Anónimo dijo...

PUES YO SINCERAMENTE NO VEO ESOS MALOS ROLLOS EN CENICIENTOS KE SIEMPRE KE VOY ME TRATAN DE MARAVILLA Y NO SON FALSOS

Anónimo dijo...

Pues debes estar ciego porque solo tienes que entrar en el foro de Cenicientos para ver como se ponen.

Luego me cuentas.