San Antón 2010

San Antón 2010
Recordando la fiesta de las sanantoneras de 2010

Vidrios de Cadalso

Vidrios de Cadalso
La producción de los hornos de Cadalso tiene éxito en origen por la simplicidad de la decoración y de las formas. Muchas de éstas son tradicionales, y fueron anteriormente usadas por la orfebrería. Más tarde durante los siglos XVI al XVII se ven influidas por las venecianas.......

jueves, 24 de abril de 2014

Avistamiento de ballenas en Andenes ( Noruega )




    Andenes ( Noruega )

Andenes es una pequeña población de Vesterålen en la provincia de Nordland ( Noruega ). Situada junto al mar de Noruega es uno de los lugares más visitados para realizar avistamientos de ballenas.


    Localización de Andenes en las Islas Vesteralen de Noruega


Antes de embarcar nos acercamos al Museo Polar de Andenes donde una guía nos explica todo lo necesario para conocer a las ballenas y otras especies similares, y así hacernos una idea de como son y como viven antes de verlas en su medio. Impresionante el esqueleto existente de una de ellas, varada por estás aguas y que terminó muriendo para servir de muestra en este museo. 





Casi todas las empresas que se dedican al avistamiento de ballenas trabajan desde mediados de mayo a mediados de septiembre, pero también hay alguna que lo realiza en invierno. Decir que casi todas tienen un seguro de avistamiento y si ello no fuera posible y no se consiguiera ver ninguna ballena, te devuelven el dinero o te dan otro billete para un nuevo viaje.


    Puerto de Andenes


A mediado de junio la temperatura durante la travesía fue de entre 5 y 8 grados. Hacia frío y soplaba una ligera brisa que aumentaba más la sensación de frío. En invierno si es posible la salida la realizan pero debe hacer un frío horrible, así que mejor en verano.

El precio como en casi todo este tipo de excursiones suele ser caro. Creo recordar que fueron unos 990 coronas noruegas que más o menos son unos 120 €. Pero puedo asegurar que a pesar de ser caro merece la pena.


 El faro de Andenes con más de 40 metros  y 148 escalones, lleva desde 1859 observando los barcos balleneros de antaño y los de turistas que hoy llegan hasta aquí para poder ver de cerca las ballenas.


En verano la ballena que más se suele ver es el cachalote, nosotros tuvimos la suerte de ver tres. También es posible ver ballenas jorobadas, orcas y delfines pero esta vez sólo fueron cachalotes.

El viaje duró cuatro horas y media, salimos a las diez de la mañana con muchas nubes y algo de frío, no había demasiada luz, bueno, aquí por primavera y debido al sol de medianoche reinante en estas latitudes siempre es de día o como de día y cuando regresamos a puerto eran las dos y media del mediodía.


    El barco que nos llevará mar adentro para observar a los enormes cetáceos.


Todo un recuerdo imborrable el que te quedará para siempre con un paisaje increíble, un viento marino lleno de olor y enormes sensaciones y un entorno natural y salvaje que te cautiva.

De todos los cetáceos, el cachalote es el que se sumerge a más profundidad, unos 3000 metros, por lo que es improbable que vuelvas a ver al mismo una vez sumergido. Lo normal es ver a varios. Yo la verdad es que aunque pude ver tres, no sé si era el mismo o eran otros, a mi con la emoción y la sorpresa no tuve mucho tiempo de diferenciarlos, entre otras cosas porque solo están en superficie unos minutos, esta vez seis el que más, afirmo esto por la hora que marca cada foto en la cámara.


    El faro y las montañas nevadas de la isla de Andoya


    El Mar de Noruega está situado entre en Mar del Norte y el Mar de Groenlandia.


Lo normal debe ser ver casi siempre tres, probablemente se podrían ver más, pero este debe ser el cupo que hacen, y pocas veces se vuelve sin avistar alguna ya que suelen adentrarse mar adentro a zonas donde las ballenas van a comer. Hasta estos lugares pueden llegar cientos de ballenas para comer calamares y pescado.
Pero si además el barco lleva una especia de radar que las localiza, esta vez lo llevaba y nos iba informando cuando detectaba alguna, las sigue y espera a que salgan a la superficie a respirar, pues eso, que siempre está asegurado su observación.




    Un caliente caldo servido en el barco nos devuelve el calor perdido por la fresca brisa marina.


Describir el viaje, salir del puerto, navegar durante horas, pasar algo de frío, sentir la fresca brisa marina en tu rostro, observar las gaviotas que sobrevuelan por encima del barco, tomar un caldo caliente, un bollito y galletas que te ayudan a entrar en calor, es toda una experiencia que te satisface, pero cuando el vigía que va arriba grita !!ballenaaa¡¡ el silencio se apodera del barco, se paran lo motores, la gente se agolpa en la proa intentando buscar la mejor posición para hacer fotos o videos y el silencio se hace total, tan total que puedes oír tu corazón que palpita lleno de emoción y misterio mientras esperas ansioso el momento de ver aparecer la ballena, el momento es para vivirlo.



Tras una travesía de dos horas, el silencio se apodera de todos cuando el vigía anuncia !!ballenaaaa¡¡ 


De repente del mar surge una fuente de agua de casi 30 metros y aparece ante nosotros un la figura de un enorme animal de 16 metros que nada delante del barco durante no más de un par de minutos. Cierto es que apenas es una parte del lomo lo que sobresale del agua, pero el silencio sólo roto por los disparos de las cámaras, es algo que emociona a cualquier persona. Pasados esos minutos que parecen segundos, el capitán grita: !!se sumerge¡¡ y es entonces cuando la ballena se arquea, levanta el lomo y aparece una enorme cola que soltando chorros de agua vuelve a sumergirse en las profundidades. Todo un espectáculo que provoca un estado emocional en todas las personas presentes.


    La primera apareció en la superficie a las 12.04 horas.



    Y se sumergió a las 12,09 horas
    

Nada más sumergirse, las voces, los gritos y los aplausos de las personas invaden todo el barco provocando un estado de conmoción y alegría que dura unos minutos, los que transcurren hasta que de nuevo la voz de: !!ballenaaa¡¡ nos anuncia otro inminente avistamiento, al que sucede de nuevo el silencio y la emoción. Y así hasta tres veces.

   
    La segunda ballena avistada apareció a las 12,38 y se sumergió a las 12.41 horas



    La tercera ballena apenas estuvo tres minutos en la superficie entre las 12,47 y las 12,49 horas.


No sé si mis palabras servirán para entender lo que se siente al ver aparecer un animal de estos y seguidamente verle desaparecer en lo más profundo del océano, pero al menos para mi ha sido la experiencia más grande que he sentido con animales. Ver ballenas en su entorno natural tiene algo mágico que no puedo explicar.

 
                                    Información en el barco con los avistamientos.

    De regreso tomando un caldito.

 
    Cementerio de Andenes.

Cuando abandonábamos el pueblo pasamos junto al cementerio, un lugar tranquilo como todo aquí. Me quedé con las ganas de visitarlo, de leer algunos de los nombres grabados en esas lapidas enterradas en la hierba. Seguro que muchas de ellas están llenas de historias y muertes en el mar, de momentos terribles que desembocaron en tragedia y muerte de unos hombres que mantuvieron una lucha a muerte con las ballenas, el mar y las terribles tempestades de que azotan este mar.



Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

2 comentarios:

Anónimo dijo...



Interesante viaje el que nos propones y del que sin haber pisado esas tierras noruegas ya todos hemos disfrutado.

Un saludo
Inés

Pedro Alfonso dijo...


Muchas gracias por tu mensaje.

Un saludo.
Pedro