Cadalso en la retina

Cadalso en la retina
Mañana sábado a las 20,30 horas en la Casa de Cultura.

Cenicientos

Cenicientos
Cuentan que el rey Alfonso de Castilla solicitó al pueblo cien lanzas para luchar contra los musulmanes, a lo que los habitantes de Cenicientos le contestaron que tenían a su disposición “Cien y cientos” frase que según la leyenda originó el nombre del pueblo.

viernes, 29 de abril de 2016

La Pinareja, cabeza de la Mujer Muerta



La Pinareja, cabeza de la Mujer Muerta



La Pinareja es una cumbre de la Sierra de Guadarrama, se encuentra a 2197 mts. y es la cabeza de la llamada Mujer Muerta, esto si miramos desde la vertiente segoviana porque desde la madrileña nada se asemeja a una mujer, ni muerta ni viva.
La salida como de costumbre es desde el parking de Majavilán, hoy por cierto a tope, pero conseguimos meter el coche entre la nieve que ha acumulado la máquina y el primer coche, a la bajada sólo quedaban dos.
Para ascender al Pto.de la Fuenfría elegimos el Camino Viejo de Segovia, donde la nieve de estos últimos días se ha acumulado que parece un tobogán. 
La llegada al Pto. de la Fuenfría es siempre una alegría, así de sopetón te has quitado 416 metros de desnivel, Majavilán está a 1380 y el puerto a 1796. Desde aquí se toma la subida al Cerro Minguete, pero lo mejor si vas a la Pinareja es coger a la derecha la ladera del Minguete que nos lleva hasta el collado del mismo nombre. Siempre me ha gustado esta ladera, mucho más en invierno, cuando adquiere un aspecto muy alpino, seguramente el tramo más bonito para pasar de todo el recorrido, es mi opinión.

Al llegar al Collado del Minguete se puede subir al Montón de Trigo, que no dejamos de ver en toda la subida desde la Fuenfría, o también podemos pasar por su ladera oeste, dejando el Montón de Trigo a nuestra derecha, cuidado en esta zona por la gran acumulación de nieve y las retamas, binomio que a veces, si la nieve está blanda, te puede costar un riñón pasar al hundirte hasta ni se sabe, en estos casos no sobran las raquetas. 
A toda la ladera oeste del Montón de Trigo se la llama Loma de los Ojos, une al Collado Minguete con el Collado de Tirobarra y aunque no tiene un gran desnivel, si puede ser peligroso con la nieve dura o helada, si la nieve está blanda los bastones serán suficiente, de lo contrario lo mejor es calzarse los crampones y echar mano del piolet, la caída te podría llevar ladera abajo hasta el río Moros, aunque esto es poco probable.
Hoy esta blandita la nieve y pasamos sin problemas, este es otro lugar junto con la cara este del Minguete donde el ambiente se hace un poco alpino, sólo un poco. Al fondo desde que llagamos al Collado del Minguete ya podemos ver la Pinareja y a su derecha Peña Oso, singular imagen que nos acompaña durante todo el trayecto de media ladera que nos lleva al Collado de Tirobarra.
La llegada al Collado es de una gran belleza, siempre hay poca gente, más en invierno, esta vez sólo coincidimos con un grupo de cinco, ellos ya bajaban, a nosotros nos quedaba subir los poco más de 200 metros de desnivel que nos separan de la cumbre de la Pinareja. Aquí toca descanso y comer algo, pero también es el lugar idóneo para dejar llevar la vista hacia el horizonte, el paisaje lo merece.
Toca subir, y eso hacemos, arriba unos cuervos nos reciben, no sé que encuentran aquí, pero muchas veces los cuervos sobrevuelan estas cimas y se posan, algo les atrae, también he visto que en verano las piedras de la cumbre se llenan de mariquitas, si de mariquitas, levantas una piedra y alli están ellas juntitas.

Desde la cumbre se pueden observar los pinares más famosos del Guadarrama, el del Valle de la Fuenfría, el del Río Moros y como no el de Valsaín, todos a nuestros pies y por encima de ellos las cumbres del Guadarrama, practicamente todas. Y si nuestra vista se pierde al norte encontramos las llanuras segovianas y los pueblos desde donde estas cimas se parecen y reciben el nombre de la Mujer Muerta.
 Cuesta dejar este espacio solitario, agreste y a la vez encantado, pero hay que volver porque el regreso, por el mismo lugar, también nos lleva su tiempo. En otras ocasiones desde aquí hemos coronado Peña Oso, esta vez no tenemos tiempo y nos cuesta reconocerlo porque la travesía esta preciosa y hay huellas del paso de otros montañeros, pero no, tenemos que volver.
En total ida y vuelta son unos 17 kms, el desnivel 817 metros y el tiempo, eso depende de cada uno y de lo que se quiera hacer, nosotros como lo hacemos sin prisa, pero también sin pausa, sólo para las fotos y con un par de paradas en el Pto de la Fuenfria y Collado de Tirobarra, tardamos entre 7 y 8 horas.




    Camino Viejo de Segovia
 

    Peña Águila

    Subiendo al cerro Minguete con el Montón de Trigo de fondo

 
    Bordeando el Cerro Minguete

  Ladera del Cerro Minguete, al fondo Cerro Ventoso y Siete Picos.
 

    Ladera de Montón de Trigo, al fondo las cumbres de la Pinareja y Peña Oso

    Peña Oso
 

    Collado de Tirobarra.   

    La Pinareja   

    Norte de Montón de Trigo y Collado de Tiribarra.

 


  
    LLegando a la Pinareja.
 
    La Pinareja.



   

    Últimos metros para la cumbre.
 
    Cumbre de la Pinareja 2197 mts.




    Peña Oso desde la Pinareja.

  
    El Cerro de la Muela y el Macizo de Peñalara al fondo.

    Dos cuervos en la cumbre....

    Otros dos cuervos en la cumbre de la Pinareja


    Peña Oso y Pinareja.

    Buitre negro sobrevolando el Monton de Trigo   

    Y un montañero-fotografo intentando pillarle.....se te fue.

    Atrás van quedando las cumbres de la Mujer Muerta.

    La ladera del Minguete.

    Regreso por el mismo camino.   

    Puerto de la Fuenfría.

    Majavilán



Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso  

jueves, 28 de abril de 2016

La Solana, espejo de la infancia entre el Coso y Santa Ana


La Solana, espejo de la infancia entre el Coso y Santa Ana




La Solana es la infancia, un lugar apacible donde la vida transcurría sin prisa, donde los más mayores respiraban entre suspiros, donde los muchachos jugaban sin grandes pretensiones, donde parecía que el tiempo se hubiera detenido para siempre.


Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

III FERIA DE LA TAPA Cadalso de los Vidrios




miércoles, 27 de abril de 2016

martes, 26 de abril de 2016

Santa María del Tiétar. Ruta: los Molinos-Presa Pajarero-Castañar-Zahurdas-Lago Colinar. ( y 2ª parte )




Esto hay que verlo, lo tienes al lado, vas y me cuentas




Continuando con la ruta y tras dejar atrás la presa, no hemos adentrado en el castañar y los molinos del arroyo Pajarero, más arriba las siluetas de las casas y la iglesia de Casillas nos muestran su cercanía, aquí junto al puente que salva las aguas bravas del arroyo nos volvemos, es una opción, la otra es continuar hasta el pueblo de Casillas, para ello debemos emplear un par de horas más entre ida y vuelta, tal vez menos. Al principio es una pista de tierra la que nos lleva garganta abajo, luego se toma una senda estrecha donde la naturaleza se va comiendo el espacio, a la derecha la garganta, más abajo la presa y al fondo el Valle del Tiétar, se puede pedir más, creo que no.
 Ahora nos encaminamos por un sendero casi sin marcar hasta un lugar mágico o simplemente pastoril, me refiero a las Zahurdas de la Cancha, arquitecturas megalíticas  que fueron transformándose al pasar de los siglos en lugar de cobijo para pastores y animales. Podemos ver dos construcciones en posición norte-sur que se unen por un corral de piedra orientado al sur, probablemente para aprisco del ganado. Un lugar cargado de magia y misterio que no podemos dejar de visitar, luego que cada uno saque sus propias conclusiones. 
Y abajo, siempre abajo Santa María y Sotillo al fondo, el Valle del Tiétar y los pinares y montañas que lo envuelven, un valle tan cercano y común para los que aquí vivimos que se nos escapa el encanto de sus pueblos, sus gentes, paisajes, gargantas y cumbres, pero que todos llevamos muy dentro.
 Y para terminar el coqueto Lago Colinar, encantado lugar de paz y sosiego que inunda nuestros sentidos con espectaculares vistas, con olores de plantas y con todo lo necesario para pasar un buen rato sentado observando y viendo pasar la vida y el tiempo.
Esto es todo lo que tenía que decir del valle por ahora, porque espero que el destino  me vuelva a pasear por estos apacibles rincones, que los sueños y las voces del Tiétar me sigan proporcionando aspectos y situaciones que sigan forjando en mi la pasión y el amor por este Valle que tantas y tantas veces he pisado y que las noches mágicas de los pueblos que lo forman se conviertan en el refugio y el escondite del misterio que siempre me atrapó, porque aunque yo no vivo en el interior del Valle, la cercanía siempre me ha hecho pertenecer a él.

Zorro Corredero



                       Iglesia de Casillas desde la garganta.


Cerca de la Presa Pajarero, la senda se estrecha, las Cabezas de Rozas y las Peñas de Cenicientos cierran por el sur el Valle por donde discurre un todavía principiante río Tiétar.   


    Desde la Presa Pajarero se divisa al primer tramo del Valle, con Santa María a sus pies y Sotillo

    La senda bordea la presa, más abajo las Zahurdas y el Lago Colinar.

    Sierra de San Vicente.

    Ganado en Santa María, cabecera del Valle del Tiétar   

    Presa Pajarero

    Sotillo de la Adrada  se asienta entre las Sierras de San Vicente y el Valle.

    Camino de las Zahurdas.   

    Sotillo de la Adrada

       Las Zahurdas de la Cancha, mágicas construcciones.      



    Las Cabezas de Rozas en el Alto Tiétar.


    Un mirador excelente del primer tramo del Valle del Tiétar
   
    Senderistas bordeando el Lago Colinar.

    Lago Colinar





Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso