Museo Etnológico de Cadalso CASA CORREDERA

Museo Etnológico de Cadalso CASA CORREDERA
Una visita virtual al Museo Etnológico de Cadalso de los Vidrios que no te defraudará. Encontrarás aquellos antiguos objetos de otro tiempo, aperos de labranza y mucho más. No dejes de visitarlo porque en él verás reflejado otro tiempo y otras formas de vida de nuestros antepasados cadalseños. ( Pincha en la foto para entrar.)

San Jerónimo de Guisando

San Jerónimo de Guisando
Visita al Monasterio de San Jerónimo de Guisando

domingo, 29 de marzo de 2015

Semana Santa 2015 Cadalso de los Vidrios











Zorro Corredero
Fotos:Archivo Fotográfico Pedro Alfonso


I Jornada de Maridaje Ermita de Santa Ana. Cadalso de los Vidrios ( Madrid )



 Vinos y Tapas
 Jornada de Maridaje. Ermita de Santa Ana 
( Cadalso de los Vidrios )



 Éxito de la jornada de maridaje con las bodegas cadalseñas Alberto Ayuso, Valentín Frontelo y Cooperativa Cristo del Humilladero.


   Tapa de solomillo de cerdo ibérico


   Tapa de salmón   

   Tapa de brandada de verduras


El restaurante Ermita de Santa Ana de Cadalso de los Vidrios ha organizado la primera jornada de maridaje con la participación de las bodegas Alberto Ayuso, Valentín Frontelo y Cooperativa Cristo del Humilladero. Las tres tapas elaboradas por los cocineros Trini Colino y Tony López a base de salmón, solomillo de cerdo ibérico y verduras han brillado junto a los buenos caldos de garnacha y albillo.



   Los cocineros Trini Colino y Tony López creadores de las tapas.



Enorme satisfacción la que ha producido esta mezcla de sabores entre los asistentes, que en todo momento han participado con alegría y humor de este maridaje, degustación que ha superado con creces lo esperado gracias al buen hacer de estos dos excelentes cocineros, como por los sabrosos caldos cadalseños con los que se han acompañado las tapas. 

Enhorabuena a todos y a repetir.






Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

viernes, 27 de marzo de 2015

Albergue Parroquial de Peregrinos Betania. Cadalso de los Vidrios





Albergue Parroquial de Peregrinos Betania. Cadalso de los Vidrios



Desde hace unos pocos años, es fácil encontrarnos por Cadalso y su término, a ciertos personajes que cargados con mochilas recorren nuestras calles y campos camino de Santiago.
Si, efectivamente son peregrinos que atraviesan estas tierras madrileñas, enclavadas entre las autonomías de Castilla la Mancha y Castilla y León. Cadalso siempre ha formado parte de la historia de España por muchas cosas que todos conocéis, fue paso obligado de visigodos, romanos y otros pueblos a través de la historia y también paso de peregrinos que llegaban a Cadalso desde tierras de Levante.



   El local en su estado actual.

El Camino del Sureste-Levante pasa por Cadalso desde hace siglos, y coincide en muchos tramos con el Camino Real que en otro tiempo unía Ávila con Toledo y que atravesaba la calle Real de Cadalso. Perece ser que en esta calle hubo un hospital y refugio de peregrinos, exactamente en el lugar donde hasta hace poco estuvo la tienda de los 20 duros, enfrente de la Casa de los Salvajes.

En el S XVI se edita la primera obra escrita sobre los caminos e itinerarios en la España del renacimiento, allí ya está perfectamente trazado todo el recorrido de esta ruta jacobea que desde Levante llega a Santiago. Se trata de la primera publicación en Europa y en lengua moderna, es obra de Pedro Juan Villuga cartógrafo valenciano, y está editada en Medina del Campo, en 1546. Su título completo es: 

   Detalle de la ruta jacobea de Levante a Santiago de Juan de Villuga a su paso paso por Cadalso

"Repertorio de todos los caminos de España hasta agora nunca visto en el qual allaran qualquier viaje que quieran andar muy provechoso para todos los caminantes". En este libro ya aparece Cadalso dentro de la ruta que lleva a Santiago.

Pues bien, todo esto no es más que un pequeña introducción para informar a las gentes de Cadalso del propósito que la Asociación Amigos del Camino de Santiago en Cadalso de los Vidrios  y la Iglesia de Nuestra señora de la Asunción, con su cura párroco Don Carlos al frente, tiene previsto llevar a cabo.  El objetivo es nada menos que dotar a Cadalso de un albergue parroquial para peregrinos.

  
El lugar elegido para uso de este menester es lo que aquí conocemos como el Club Parroquial, también conocido en los últimos años como “Betania”. Ahora mismo todo está en su primera fase, decir que tanto el Arzobispado de Getafe al que pertenece nuestra parroquia  como el Ayuntamiento de Cadalso están informados y han puesto toda su ilusión para que esto salga adelante.
Dicho esto, queremos comunicar a todos los cadalseños-as, veraneantes  y afines al Camino que estéis interesados o por lo menos os agrade la idea, que necesitamos mucha ayuda de todo tipo manual y material, es decir, colaboradores de todo tipo para restaurar el Club Parroquial, a partir de ahora Albergue de Peregrinos Betania, que por su profesión o conocimientos puedan echar una mano en todo, me refiero a albañiles, carpinteros, pintores, arquitectos, fontaneros, bueno a todo aquel que quiera con su trabajo participar en el arranque del albergue y también los materiales necesarios para efectuar estos arreglos.
Esperamos que todos sintáis la llamada del Camino, para colaborar desinteresadamente en este proyecto que dotará a Cadalso de un lugar donde los peregrinos encuentren refugio y paz antes de continuar con su caminar hacia el destino final en Santiago.

                     Concha de Santiago labrada en un casa de la Plazolilla.


Buen Camino

Zorro Corredero


Hechos de talento y José Julián Frontal





Entra en la dirección y vota al barítono cadalseño José Julián Frontal, si entre todos conseguimos que gane, será el representante del talento español a nivel mundial. Por favor vota

VOTA YA

https://www.hechosdetalento.es/candidaturas/?1212

jueves, 26 de marzo de 2015

El bosque encantado de Siete Picos. Sierra de Guadarrama



El bosque encantado pertenece a los sueños




El bosque de Siete Picos en la Sierra de Guadarrama pertenece al sueño de los inviernos, al recuerdo de los que descubrieron estas montañas, y a todos los que han jugado entre sus pinos y cumbres a ser montañeros.





Con frecuencia invernal el bosque juega a sorprendernos, y cada rincón se convierte en estatua a medida que ascendemos. Desde el Pto. de Navacerrada la subida es muy fácil, un pequeño desnivel nos sitúa rápidamente en el Alto del Telégrafo, descendemos y subimos una costosa cuesta que nos llevará hasta el séptimo pico de esta cadena en forma de sierra llamada Siete Picos.



Es invierno, la nieve cayó copiosamente durante los últimos días, el viento fuerte de la vertiente segoviana esculpió la nieve en cada rama de los pinos para formar figuras en forma de vigía que te observan al paso de las raquetas.




Del bosque mana una belleza que te hace flotar como si estuvieras en un paraíso, son formas que parecen salir del suelo para prenderse al tronco y elevarse por las ramas hasta lo más alto, ramas que se despliegan en el cielo igual que las velas de un barco que surca el mar azul.



 

No abandonamos el pequeño camino, formado por unas pocas huellas, que nos introduce en lo más profundo del bosque sorteando pinos inmensamente cargados de nieve, que parecen originales esculturas de nieve. A cada momento es inevitable la parada, mirar, sorprenderse y seguir senda arriba sin tregua y con un suspiro de aliento que arranca en los pulmones y termina perdiéndose en el aire gélido del cielo invernal de Siete Picos.



 
De las ramas cuelgan pequeños carámbanos de hielo producidos por el deshielo del día anterior, que en su goteo constante volvió a congelarse con las bajas temperaturas de la noche, frío que ascendió ladera arriba de la umbría de Siete Picos desde el valle de Valsaín, donde brota la humedad heladora del nacimiento del Eresma antes de perderse valle abajo camino de La Granja y Segovia.




Nos internamos mucho, a veces siguiendo unas huellas de raquetas o esquís, y como si formáramos parte de este paisaje, pronto nos sentimos integrados, solitarios y a veces envueltos en la niebla que asciende desde la Barranca hasta la Maliciosa para cruzar el Puerto y envolvernos con las cercanas cumbres de los Siete Picos.




Al principio caminamos convencidos del tiempo despejado, jugamos con los árboles a escondernos, a extasiarnos con su hermosura, a dejarnos llevar por esa magia que nos rodea y que percibimos con todos nuestros sentidos en cada rincón que atravesamos, nadie dice nada, sólo observamos y escuchamos la grandiosidad de este lugar. El viento sopla como si quisiera acariciarnos, el frío que esculpió cada forma se deja sentir lo justo, y sólo lo notamos cuando nos detenemos para apretar el disparador de las cámaras.   





Caminamos juntos, pero a veces el inmenso y agradable silencio nos hace tener la sensación de que estamos solos y la corta distancia que nos separa se convierte en un mar de olas blancas de las que emergen islas fantasmales que nos invaden y nos llevan a creer que somos náufragos de la montaña.



 

Arriba hace tiempo que la niebla cuajó con una densidad que parece granito blanco de las canteras de Cadalso y el interior de Siete Picos se ha cerrado a nuestros ojos enterrando todo lo que les rodea y sin que por el momento, aunque es nuestro deseo, el viento pueda siquiera despejar lo suficiente como para ver donde estamos. Nada más incierto que este momento dónde no podíamos pensar en un final feliz, tan solo en cómo llegar a las cumbres y descender hasta el Collado Ventoso.



 

Al final el museo de figuras heladas dio paso a la inmensa niebla, pero seguimos senda arriba hasta que nos inundó, luego buscamos la forma de no perdernos, pero nada nos infundía confianza, bajamos demasiado, volvimos a ascender, y cuando todo parecía perdido las huellas de unas raquetas, sólo unas huellas, nos llevaron al final del extravío.  



Continuará......Siete Picos, de las raquetas a los crampones y de la niebla a los claros.






Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

martes, 24 de marzo de 2015

7 Cumbres del Guadarrama en invierno



 7 cumbres del Guadarrama en invierno



La Sierra de Guadarrama tiene cerca de 100 cumbres que superan los 2000 metros de altitud. Todas estas cumbres son fáciles de ascender si exceptuamos los días de invierno, cuando la nieve, la niebla o la ventisca puede hacer que una ascensión a cualquiera de estas cumbres se convierte en un infierno.
Pero si sabemos elegir el día, tenemos un poco de entrenamiento y un equipo adecuado para la estación, disfrutaremos de lo lindo en cada rincón de nuestra sierra.
  

De todas la cumbres de la Sierra de Guadarrama, he elegido estas 7 por ser las más altas y visitadas y sin lugar a dudas por ser las más atractivas y donde más podremos sentir la belleza del Parque Nacional del Guadarrama. No obstante existen otras muchas cumbres que nos cautivaran con su encanto alpino y natural, pero al igual que yo he elegido estas, otros podrán decantarse por otras.  
 
 
Cada una de estas cimas tiene distintas vías de ascenso, no se puede generalizar cual es la más atractiva y mejor para ascender porque todo depende de nuestra forma física, técnica y por supuesto del tiempo y la situación en que se encuentre la montaña, tan diferente unas temporadas de otras.
Por ejemplo, a la Maliciosa decidimos  subir  por la Barranca de  Navacerrada, el Peñotillo  y los tubos 
hasta la cumbre, pero la primera vez la niebla y la ventisca lo hicieron imposible y desistimos, volvimos a los pocos días y nos encontramos que no había casi nada de nieve, y eso a pesar de estar en el mes de febrero y pleno invierno, por lo que decidimos la clásica subida desde el Pto. de Navacerrada. 
   

En la Sierra de Guadarrama el invierno puede ser muy duro y a veces benévolo, hay días en pleno invierno en los que casi puedes ir con una camisa térmica, pero otros ni con las tres famosas capas esteremos salvados del frío o la nieve.
No obstante he de decir que si queremos realizar cualquier ascensión en invierno, deberíamos hacer uso de las tres capas siempre y si por lo que sea sobra alguna de ellas, sólo tenemos que guardarla en la mochila.

Leer sobre las tres capas

 

Sobre el material que debemos llevar siempre que realicemos una ascensión invernal, nunca deben faltar los inseparables crampones y piolet, los cuales es posible que no necesitemos, pero que en algún momento nos pueden sacar de un buen aprieto. Los bastones telescópicos son otro elemento de gran ayuda en la  progresión, así como las raquetas si hay mucha nieve y está blanda. No podéis imaginaros la facilidad con la que se camina con unas raquetas en los pies, y la seguridad que nos dan tanto en bajada con en subida, algo que en el pasado nunca utilizamos y que hoy en día son imprescindibles en la mochila de cualquiera que se quieras adentrar en la montaña invernal.
 

Y para terminar recordar esas a veces pequeñas cosas que por un olvido pueden dar al traste con nuestra ascensión, me refiero a las gafas de sol, protección solar, los guantes, gorro y sombrero, cantimplora, algo de comida, un frontal que nunca debe faltar por lo que pudiera ocurrir y el móvil bien cargado por si tuviéramos que hacer una llamada de emergencia. No pretendo con esto dar una lección de montaña, para ello existen multitud de cursos, libros y páginas de internet, lo aquí contado es lo más básico y si lo que se pretende es comenzar a realizar actividades de montaña, lo mejor es hacer algún curso o comenzar con alguien que tenga experiencia, todo menos lanzarse a la montaña sin más, porque incluso nuestro dócil Guadarrama, se puede convertir en una auténtica pesadilla, y para convencernos sólo hay que ver la gente que cada año muere por estas cumbres.
 

Próximo post:  Siete Picos. 1ª parte. El Bosque encantado de Siete Picos.
                                       2ª parte. Siete Picos desde el Pto. de Navacerrada,







Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

lunes, 23 de marzo de 2015

El puente romano de Almorox


  Puente romano de Barguillas. ( Almorox )



El puente romano de Almorox ( Toledo ) también denominado puente de Barguillas, se encuentra a unos dos kilómetros de esta localidad siguiendo la carretera que va a Cenicientos. El arroyo Tabalón, más conocido en Cadalso como arroyo de El Molinillo, discurre bajo el arco del puente romano que podría tener cerca de 2000 años de antigüedad.
 
También se le conoce como puente de Aníbal, y está considerado como unos de los restos más antiguos de la Hispania Romana en esta zona, la cual debió permanecer ocupada por los romanos como así lo atestiguan otros restos cercanos como los de Piedra Escrita en Cenicientos, los restos de un anfiteatro romano en Cadalso que citan algunos autores y las famosísimos Toros de Guisando.
 

En la actualidad este puente está abandonado, no solo por caminantes o peregrinos sino también por la Administración, que en ningún momento ha dictado norma alguna de protección. El arroyo Tabalón también es conocido en Almorox como arroyo de los Molinos por tener varias de estas edificaciones en su curso, y en Cadalso como de El Molinillo donde también existen los restos de un antiguo molino que era movido por sus aguas.
 Leer más... 

El Molinillo de Cadalso 

El Molinillo se muere
 

Decir que el curso del agua se seca en verano pero en invierno corre con enorme caudal y alegría. Un lugar más para visitar desde Cadalso.


Zorro Corredero
Fotos: Archivo fotográfico Pedro Alfonso