Raquetas

Raquetas
Esperando que la nieve vuelva, ya queda menos.

Majalcobo

Majalcobo
Pincha en la foto para ver la Ruta de las Cascadas de Majalcobo ( Casillas )

viernes, 20 de octubre de 2017

Yace el arte. Por Miguel Moreno.




YACE EL ARTE



Era un domingo de julio por la tarde. Después de la playa repusimos fuerzas en el apartamento y salimos a pasear por Alicante. El barrio antiguo (Santa Cruz) tiene un encanto especial. Las casas dormitan en sus calles estrechas y empinadas y casi todas tienen las puertas abiertas, como si te invitaran a compartir un poco de su hospitalidad mientras lentamente el atardecer parece que te echa cómplice sus brazos por los hombros para hacerte confidencias, secretearte amores, al arrullo de la brisa marina. Llevamos varios años escapándonos por allí y nunca habíamos visitado su concatedral de San Nicolás de Bari (se denomina concatedral por compartir la sede episcopal con la de Orihuela, en la misma provincia).

En resumidas cuentas, que esa tarde dominical coincidió que estaban oficiando misa de precepto y sus puertas estaban entornadas, circunstancia que aprovechamos Paloma y servidor para visitarla, que no para rezar ni asistir al acto religioso en sí (el arte no está reñido con mi ateismo de espalda tiesa), total que nos deslizamos por ella como el que no quiere la cosa.



Llamaron nuestra atención las tribunas unidas por un deambulatorio rodeando el altar y el Cristo yacente que duerme su muerte a la izquierda de la entrada principal. Una señora se besó los dedos y luego acarició con ellos la frente del Hombre, acción que -al verla- repitió un niño rubio como los trigales castellanos con una ternura infinita. Le debió impresionar, como a mí, la sobrecogedora y bella placidez que irradia el Cristo: muerto en soledad, sangrando perezosamente, rotas las rodillas, las manos agujereadas, el costado perforado como arrepentido de estarlo, los brazos relajados y extendidos a lo largo de sus costados, mientras su cabeza reposa inclinada hacia la derecha (¿hacia dónde si no?) con su cabellera recién peinada por alguna mano amorosa y su barba cuidada con mesura. Tranquilo al fin. Ese momento me conmovió hondamente, aproveché para inmortalizarlo en mi memoria y en esta foto que no sé si llega a captar ese sentimiento que nos invadió en aquel instante gracias a un niño blondo que no sabíamos de dónde venía, pero que yo imaginé que arribaba desde el frío danés.

Según nos alejábamos yo miraba de reojo la figura hermosa y desgarradora e iba pensando que no parecía estar muerto; que desprendía tanta paz, tanta calma, que no tenía rastro alguno de muerte, que parecía dormir plácidamente el sueño de las personas buenas y justas. Había muerto como mi gente querida: humildemente, como echándose a dormir para no despertar, sin ningún atisbo de molestia ni de quebranto físico, sin asomo de aspaviento innecesario, sin querer hacer daño a nadie con su desgracia. Únicamente dulzura y amor, como si quisieran ayudarte a seguir el camino sin contratiempos vanos ni penosos. Una muerte como son la mayoría de las muertes: sin un ápice de esperanza traicionada. Sólo amor triste.



Salimos y un hombre rezaba en voz alta. Las cosas que merecen la pena hay que decirlas altas y claras, incluso hasta cuando se dicen rezando en apóstata como yo. Hemos de llevar las mochilas llenas de ternura para repartirla a gritos. Nos hace falta ese tipo de equipaje para ir abriéndonos camino y nos enseñe a saber morir con la cabeza ligeramente inclinada, como durmiendo.


                               Miguel MORENO GONZÁLEZ


jueves, 19 de octubre de 2017

La Hiruela, un pueblo de la Sierra Lobosillo en la Sierra del Rincón.


La Hiruela, montañas, molinos, colmenas, y muchos lugares para disfrutar en plena y solitaria Sierra del Lobosillo en la Sierra del Rincón.



la Hiruela es un pueblo, pequeño, muy pequeño, pero lleno de muchas cosas, y por supuesto lleno de encanto, esa palabra que en los últimos años se han inventado para describir a los pueblos tranquilos, de piedra, en entorno rural, y donde podemos encontrar variados restaurantes para comer. 
La Hiruela se encuentra situado en plena Sierra del Rincón y casi en la frontera con Guadalajara, provincia que aporta también pueblos de gran belleza a esta sierra. Bosques, montañas, ríos, antiguos molinos y colmenares de antaño, le han consolidado como un espacio con identidad tradicional. Rodeado de montañas, a decir con poca altitud ya que ninguna llega a los 2000 mts, La Hiruela esta enclavado en un lugar frío donde desde siempre sus habitantes han tenido que soportar los rigores invernales, más hace años cuando las carreteras se bloqueaban por la nieve y llagar hasta allí era difícil tarea. Pero gracias a su aislamiento el poblado ha conservado la fisonomía de siempre, donde predominan las casas de pizarra y madera, en algunos casos muy deterioradas en los años 80, pero que en la actualidad y gracias al buen gusto de vecinos y personas que han decidido tener casa aquí, ha sido restaurado con mucho gusto y gracias a ello se integra perfectamente en el paisaje que le rodea, sin lugar a dudas uno de los pueblos más bonitos de nuestra Comunidad. Monumentalmente sólo destaca su iglesia de San Miguel Árcangel, hoy restaurada como casi todo el pueblo, pero tanto el entorno donde ademas de sus bosques destacan cerezos, manzanos y perales, como el famoso y conocido peral de La Hiruela, también encontramos casas rurales y restaurantes que han servido para rescatar muchas casas abandonadas y que hoy lucen con buen aspecto. 
No lo dudes, acércate un día a La Hiruela, recorre sus calles, y si puedes come en alguno de sus restaurantes, los hay de todos precios, y si vas con tiempo, que deberías, puedes recorrer el camino que utilizaban los vecinos de La Hiruela y El Cardoso para ir de un pueblo a otro, pero esto ya os lo cuento en otro momento.







 



 



Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

martes, 17 de octubre de 2017

Cadalso de los Vidrios por Saturnino Caraballo





CADALSO DE LOS VIDRIOS









Es un pueblo con gran carga de historia
y rodeado de bellos parajes
y monumentos que tienen anclajes,
salvaguarda en tradición y en memoria.



Es pueblo detentador de la gloria
de brindar históricos hospedajes
a Isabel I y a santa de los viajes,
fundadora prolífica de euforia.




Famoso en España por sus canteras,
su vino y belleza de sus mujeres,
su iglesia que fulge de sacros cirios

y su hidalguía en las finas maneras
corteses, de aceptar los pareceres
del viajero en Cadalso de los Vidrios.


Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho 

lunes, 16 de octubre de 2017

Cabezas de Hierro desde el Pto. de Navacerrada


Del Puerto de Navacerrada a Cabezas de Hierro



Del Pto. de Navecarrada a la Cabeza de Hierro Mayor hay unos 8,2 km, si contamos la vuelta habremos realizado una marcha de montaña de 16,4 km, no está mal, pero si decir que es algo dura, más a la vuelta cuando tenemos que subir hasta el Alto de las Guarramillas. No obstante, dado que no tiene ningún problema técnico, y si lo hacemos, como esta vez, en primavera cuando los días son más largos y las temperaturas mucho más altas, no habrá ningún problema, eso si, llevar ropa de abrigo por si acaso, y piolet y crampones, que seguramente no usaremos, pero que tampoco estorban para una emergencia. 
El itinerario es más que evidente, sólo hace falta ascender hasta el Alto de las Guarramillas  ( 2.257 m. ) y desde aquí siempre por la cuerda dejarse llevar por las cumbres siempre visibles frente a nosotros. Todo el itinerario es bajar y subir, pero las cumbres no son demasiado altas con respecto a los collados, así desde el Collado de las Guarramillas a 2.158 m. debemos superar el Cerro de Valdemartín a 2.272 m. desde aquí se vuelve a bajar al collado del mismo nombre a 2.151 m. y por último hacer las dos cumbres de Cabezas de Hierro, la Menor con 2.374 m. y la Mayor con 2.381 m. segunda cumbre más alta de la Sierra de Guadarrama después de Peñalara.
Y una vez en la cumbre lo mejor es disfrutar de las grandes vistas del macizo de Peñalarra, del Valle del Lozoya, de la Pedriza y prácticamente de todas las cumbres de Guadarrama, después toca volver, esta vez por el mismo sitio, por el coche, pero existen otras opciones, una algo más corta, bajar hasta Valdesquí y luego a Cotos, por la Loma del Noruego o por el Ref. del Pingarrón. También podemos seguir adelante hasta el Puerto de la Morcuera y con ello realizar la famosa Cuerda Larga, algo más largo y duro que bajar a Cotos, pero que con tan solo 1,8 km. más si contamos nuestra ida y vuelta hasta el Pto. de Navecarrada., ya que toda la Cuerda larga tiene 18,2 Km. y nosotros entre ida y vuelta haremos 16,4 Km.
Una marcha fácil que nos servirá para disfrutar de la montaña, siempre por encima de los 2000 metros, y también a los que no lo conozcan para descubrir una de las zonas más visitada y espectacular de la Sierra de Guadarrama. Sólo un consejo, mejor en primavera cuando todavía queda algo de nieve, el verano es demasiado caluroso por estas alturas, y si decides hacerlo en invierno cuenta con el tiempo ya que los días son mucho más cortos, y desde luego con un buen equipo donde no puede faltar ropa técnica y por supuesto piolet y crampones. En esta ocasión no fueron necesarios, sólo unos bastones, pero la montaña siempre es impredecible y por si acaso lo mejor es ir preparados. 

    Subiendo a Valdemartín, al fondo el Alto de las Guarramillas




    Esquiadores de travesía con la Maliciosa de fondo.


    Macizo de Peñalara 

    Las dos Cabezas de Hierro


    Cabezas de Hierro








    Cumbre de Cabeza de Hierro Menor 2.374 m.

    Cabeza de Hierro Mayor


    Cabeza de Hierro Menor 2.374 m.



    Cumbre de Cabeza de Hierro Mayor

    Montón de Trigo y Mujer Muerta desde la cumbre


    Cabeza de Hierro Menor, Valdemartín y el Alto de las Guarramillas desde la cumbre.

    Peñalara y Cotos 

    Y ahora para regresar otra vez por el mismo camino. 

    Subiendo a la cabeza Menor de regreso.

    Atrás queda la cumbre de Cabezas de Hierro Mayor, nuestro destino de hoy.

    La subida al Cerro de Valdemartín se hace dura, luego subiremos al Alto de Guarramillas y ya todo será bajada hasta el Pto. de Navacerrada, final por hoy.

Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

sábado, 14 de octubre de 2017

Museo de Montaña del Zorro Corredero. 40 años de LA MONTAÑA Y EL HOMBRE.


La Montaña y el Hombre de Georges Sonnier, un clásico entre los amantes de la montaña




Este año se cumplen 40 años de la edición en español por parte de la Editorial R.M. del libro escrito por Georges Sonnier  con el título de "LA MONTAÑA Y EL HOMBRE". La primera edición fue realizada en 1970 por Albin Michel en Paris con el título "La Montagne et l'Homme". Es un libro que no podía faltar en la estantería de un aficionado a la montaña en aquellos años, yo lo adquirí en diciembre de 1978, y desde entonces no lo he dejado de leer de vez en cuando. En este libro, el montañero Sonnier, narra la historia de la relación entre el hombre y la montaña, sus conquistas y hazañas, pero también las tragedias. 

En su día la Editorial R.M. decía esto sobre el libro: "Este libro ha de encantar a los aficionados a la montaña. pero también cautivará a quienes no lo son o todavía no han llegado a serlo bastante, porque puede descubrirles las razones psíquicas del entusiasmo de los grandes alpinistas."


Pedro Alfonso
Foto: Museo de Montaña del Zorro Corredero


miércoles, 11 de octubre de 2017

A José Alfonso Álvarez "JOSELITO"


Ay Joselito, ay que recuerdos!



Hace ya unos años que falleció José Alfonso Álvarez, conocido por todos desde siempre como Joselito. Siempre tuve una gran amistad con él, no convivimos mucho por eso de la diferencia de edad, pero si apreciaba siempre su presencia, mucho más en los últimos años, cuando visitaba a mi padre, eran primos por el apellido Alfonso y sé, por lo que veía y notaba entre ellos, que se tenían mucho cariño. Recuerdo que entre ellos se llamaban el uno al otro José, ni Pepe, ni Joselito, José acentuando la e. También sé que al principio de sus vidas tuvieron la misma profesión, eran albañiles, cosa que no podía ser de otra manera al heredar la profesión de sus padres Román y Pedro, ambos hijos de Luis Afonso, luego le pondrían la L al apellido, que en el siglo XIX, aproximadamente en el año 1879, llegó a Cadalso procedente de una pequeña aldea portuguesa situada junto al municipio de  Caminha en el distrito de Viana do Castelo, en la región del Alto Minho. Debido a esta procedencia, a sus hijos Pedro y Román siempre se les conoció como "los portugueses".
Más tarde la vida llevo por caminos diferentes a los primos, pero siempre les recuerdo muy unidos, aunque se tiraran muchos días sin apenas verse. 



Hoy, a pesar de los años, siempre tengo la imagen de Joselito en su casa de la carretera de las Rozas, montando en su moto, y en algunos viajes a San Martín con su flamante Dodge, así como de esas cañas que en alguna ocasión compartí con mi padre y con él, aunque he de decir que de esto último, todo Cadalso tiene grandes recuerdos de Joselito.
Unos días antes de que partiera para Cadalso de Arriba, hablé con él en la Corredera, conducía como si tuviera 20 años, bueno, se comía alguna acera pero poco más. Ese día, al preguntar por su delicada salud, por entonces le habían puesto un marcapasos, me dijo que se encontraba bien, que el aparato ese que le habían puesto funcionaba, aunque él no notara nada y siguiera haciendo su vida casi normal, pero a partir de entonces las cosas no fueron muy bien y un día dejamos de verle, de oírle, de sentir su voz y su mirada, José, Joselito, se había mudado de casa. Ahora como tanto cadalseños y cadalseñas, incluido su primo José, habita en Cadalso de Arriba, un lugar silencioso donde los recuerdos y las emociones emanan a cada paso, a cada momento. Ay Joselito, Ay Joselito.

Pero la vida continúa aquí abajo, en este otro Cadalso, mucho más ruidoso, pero también mucho más ambicioso y mezquino, como si lo de aquí nos fuera a servir o fuera necesario para el otro. Hoy al escribir estas letras mis sentidos enlazan con él, le siento vivo y cercano, porque sin la menor duda sigue estando entre nosotros, y así será mientras vivamos los que le hemos querido y conocido.


José Alfonso Álvarez

13.09. 1926
01.05.2013

Zorro Corredero
Fotos: Álbum Familiar Alfonso Álvarez