la Jura de Guisando

la Jura de Guisando
El tratado de los Toros de Guisando tuvo lugar en el Cerro de Guisando junto a los toros del mismo nombre el 18 de septiembre de 1468. En dicho tratado el rey de Castilla Enrique IV reconoció y proclamó a su hermanastra Isabel I de Castilla como Princesa de Asturias, proclamación que la sirvió para ser reconocida como heredera de la Corona de Castilla y León.

Pinturas iglesia

Pinturas iglesia
En el año 1947 se realizan las pinturas del Altar Mayor, pinturas que los de cierta edad hemos conocido, el pintor se llamaba Félix y cuentan....

domingo, 23 de octubre de 2016

La Bodega Miguel Santiago hace entrega del premio del Concurso Verdadero o Falso 2016 del Zorro Corredero a Santiago Villarín López



La Bodega Miguel Santiago de Cadalso de los Vidrios en el momento de hacer la entrega del premio al ganador del concurso Verdadero o Falso 2016. El vencedor Santiago Villarín López recibió de manos de Miguel Santiago, propietario de la Bodega, un lote de botellas de vino.
Enhorabuena a Santiago y muchas gracias a la Bodega Miguel Santiago por el patrocinio de este concurso.


 Zorro Corredero

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Como te vas a poner Regilon!!!

Jose Ignacio Calvo Acosta

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

EL GRUPO ESCULTÓRICO DEL PICAPEDRERO
EN CADALSO DE LOS VIDRIOS

La estatua del puntero y de la maza
de Cadalso, es perfil definitorio,
y el blindaje y feroz recordatorio
del polvo que al cantero lo acoraza.

Aquí el conjuntos pétreo os enlaza
con el arte que fue un requisitorio,
de construcción del túmulo mortuorio
o catedrales de hispánica raza.

Perforaban metales de la cuña
con sus feroces durezas de aceros
las piedras, con esa impronta que acuña;

el alma de vuestros picapedreros
capaces de esculpir en dedos la uña
de gárgolas tus maestros canteros.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho




Saturnino Caraballo Díaz dijo...

"¡ES BELLA LA CORREDERA!"

"¡Es bella la Corredera"!
Donde Pedro Alfonso vive,
y Cadalso se desvive
por hacerla placentera.
Peldaños de una escalera
irán surgiendo en su suelo
y remontarán el vuelo,
a medida que soplones
sin miedo en sus corazones
desde allí partan al cielo.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho