Virgen de Lancharrasa

Virgen  de Lancharrasa
Ahora hace siete años

Día del Hornazo

Día del Hornazo
Entra para leer este post de 2010 y disfrutar de nuestro día del Hornazo.

domingo, 29 de mayo de 2016

La Sierra de Cadalso. Cumbre de Lancharrasa. ( y Parte 3ª )


A los que siempre han seguido los pasos de Lancharrasa

La  estación primaveral  hace días que se instaló en Cadalso, que nos alentó con sus temperaturas y favoreció la vida animal y vegetal de este recóndito lugar tan unido a nosotros pero tan extraño y poco común para la mayoría. Es el momento de adentrarse en la Sierra. de dejarse llevar por la belleza que este reducido y encantado lugar siempre tiene, de abandonarnos a lo que vamos descubriendo a medida que ascendemos, de sorprendernos con lo que nos va entregando la naturaleza totalmente vinculada con el entorno. 
 
Escondidos entre las rocas, los castaños, los robles y la espesa vegetación, anidan las aves, crían los zorros y otros mamíferos más pequeños, es la parte baja de la Sierra, más arriba cuando la arboleda deja paso a los pastos de altura, aquellos que durante décadas sirvieron para alimentar y dotar de bravura a las reses de ganaderos cadalseños que eligieron este lugar para la cría de sus ganado. Hoy sólo los vestigios de los corrales y la plaza integrados en la vegetación son visibles desde las alturas. 

Y arriba nos sorprenden las vistas, la fisonomía de nuestro pueblo, que desde aquí parece mucho más grande y tal vez lo sea, de los campos integrados en un paisaje  común y conocido por todos, de la identidad de toda la comarca compartida por tierras de Madrid, Toledo y Ávila, de la belleza de unos buitres que vuelan ahí al lado, de esas otras cumbres cercanas y queridas, y en el silencio del lugar con la vista perdida en el horizonte y los sentidos abiertos a lo que nos rodea, nos invaden enormes sensaciones que nos introducen en esta montaña, en este paisaje y en la vida de Cadalso.

La presencia humana es aquí escasa, tal vez por eso se haya mantenido tan salvaje como hoy lo conocemos, siendo el lugar donde el medio ambiente y la vida animal está mejor conservada, cosa que espero siga siendo así siempre, porque sólo de esta manera la siguientes generaciones podrán seguir disfrutando de este conjunto de bienes que la naturaleza y nuestros mayores nos han donado.

El roquedo y los pastos de la cumbre, los castaños y robles, la vida animal, todo sigue aquí su curso desde hace siglos, nadie que no sea el ser humano puede modificarlo, seamos pues amables y protectores de este bello paraje, sería todo un gesto que debería aunar la sabiduría de las personas para entre todos conservar para siempre nuestra cadalseña Sierra de Lancharrasa.








    Sentimientos y placeres se unen en Lancharrasa.   

    Lancharrasa es piedra.   

    Lancharrasa es naturaleza viva.

    Lancharrasa es Cadalso.

    La Peña de Cenicientos, altiva, cercana, atrayente.   

    Una mirada a Cadalso.   

    La rocosa cima de Lancharrasa.

    Hermosas sensaciones.   

    A un lado la Peña Buvera de Cenicientos.   


    Al otro la Peña Muñana de Cadalso.  


    Abajo los restos de corrales y antigua plaza de toros de Barhondo.

    La antecima. 

 Y la primaveral cumbre que nos sorprende con un manto de jacintos.


    El destrepe de vuelta.

    Atrás queda la solitaria cumbre.

    Aceitero que habita en la Sierra de Lancharrasa.

    Troncos viejos de encina enmarcan la Peña Muñana.




    Abajo el roble es el protagonista.

    Lugar aislado y salvaje.

    Energía que alienta nuestro sentidos.

   Color y vida para la vista.

    Recuerdos y amores compartidos.

Y al final la satisfacción de saber que es la Sierra de Cadalso la que nos puede proporcionar todo lo aquí sentido y vivido. Gracias Lancharrasa.


Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

4 comentarios:

Anónimo dijo...


Precioso, grandioso, que bonita es nuestra sierra.

Gracias
MC

Pedro Alfonso dijo...


Si es un pequeño paraiso de la naturaleza, aunque no todos lo sepan apreciar, tal vez por falta de sensibilidad.

Un saludo

Anónimo dijo...


No me puedo imaginar que eso sea la sierra, parece otro lugar, tengo que ir y comocerlo.

Mariano

Pedro Alfonso dijo...


Pues si, es la Sierra y merece la pena darse algunos paseos y observar todo lo que allí vamos encontrando, pero siempre respetando la naturalaza.