Fuente de los Álamos

Fuente de los Álamos
Una historia de 2010

Día del Hornazo

Día del Hornazo
Entra para leer este post de 2010 y disfrutar de nuestro día del Hornazo.

jueves, 2 de julio de 2015

El Estanque de Palacio de noche



Sentarse en uno de los asientos del Estanque de Palacio es sencillamente sentir y vivir tu propia historia.



La calle Calvario duerme en la historia de la villa de Cadalso, hoy calle y camino en el pasado, siempre fue la guardiana del Estanque, de sus leyendas, de sus penas y sus glorias y desde hace años del olvido.
Uno de los lugares que da singularidad a nuestro pueblo es la arquitectura de este tradicional y emblemático monumento. Curioso y a la vez desolador ver como en esta época donde todos quieren tener y ser, un espacio lleno de cultura, de leyendas, de historias, de pasado esplendoroso, se duerme cada día en Cadalso atrapado no sólo por la noche, mucho más por la indiferencia.


Las casas que rodean el Estanque de Palacio son sencillas, barriadas humildes que siempre han tenido la suerte de ser observadas por este inmenso y maravilloso lugar cargado de arte, sus habitantes han dormido a la luz y las sombras de las piedras centenarias que reposan en los orígenes de su nacimiento, en la decadencia de sus siglos, en la incertidumbre de no saber su futuro.


Al anochecer, el Estanque adquiere formas de gran belleza, apariencias omnipresentes de los muros que lo forman, imágenes que se repiten desde hace siglos, que te dejan sensaciones de otros tiempos, de otras gentes. La singularidad del lugar la venimos compartiendo desde hace tanto tiempo que no nos damos cuenta de lo que tenemos ni de lo que significa para Cadalso y los cadalseños-as. Ahí está pidiendo ser amado, respetado y se nos ofrece cada día y cada noche a nuestro placer, a nuestro sosiego, lástima que nosotros le ofrezcamos tan poco, tan de nada. 


A poniente la silueta de Lancharrasa, lugar de origen de la fuente Techada, o si lo queréis más cadalseño, Techá, manantial  que brota a más de 1000 metros de altitud y que en su tiempo alimentaba con sus ricas y frescas aguas esta obra arquitectónica única en muchos kilómetros a la redonda. A oriente la altiva Peña Muñana refleja en la noche primaveral la silueta de sus cumbres y compone una de las más hermosas imágenes de Cadalso. 




Sentado en una de las hornacinas, dejo pasar el tiempo, me dejo acariciar por el suave viento, me cargo de recuerdos y siento que la noche me va aprisionando poco a poco, es un estado de quietud el que me invade que me dejo llevar por el espacio, entonces los minutos  pasan sin que note que estoy solo y la inacción se apodera de mi y del Estanque, somos dos estados diferentes, uno en forma de territorio, de pueblo y otro en forma de condición, de aspecto, pero los dos en estado de contemplación y placer.



Aquí está desde hace siglos, solicitando amor y querencia, pero nosotros le olvidamos, él se deja querer y nosotros le despreciamos, él nos da clase y categoría artística pero nosotros nos comportamos como auténticos analfabetos de la cultura. A medida que pasan los años, unos vienen y otros se van, es ley de vida dicen, sin embargo la ley de vida del Estanque está siempre activa, somos nosotros los que nos toca vivir en cada época junto a él los que debemos darle lo que necesita, es decir, vida para siempre.



Hasta cuando el viento ruge y la nieve y la lluvia arrecia en el entorno, la excelencia del Estanque sobresale con todo su esplendor, es la sencilla magia de un atractivo lugar, es la obra de arte olvidada que se resiste a desaparecer, es la última alusión a la arquitectura de Cadalso que todavía nos queda en pie, y prefiero no poner ejemplos, es y a veces lo pienso, tener algo que como individuos no nos merecemos.
Pensad como estaría el Estanque y su entorno si lo tuvieran otros pueblos, tampoco quiero poner ejemplos, pero sería como mínimo más mimado que aquí y también hubiera sido más querido, porque aquí fue y dejó de serlo por culpa de la ignorancia, a veces oculta tras la política, estado que nos privó de una gran obra que brillaba con luz propia, y también artificial, en la noche de Cadalso.




 Pero no fue sólo esto que acabo de decir lo que perdimos, también con el paso del tiempo volaron otras cosas que embellecían y daban categoría a una de nuestras más grandes obras de arte heredadas, porque esta si es nuestra, aunque esté cerca de la otra.
Que la vida depare un futuro mejor al Estanque de Palacio, y que nuestros ojos tengan la gran suerte de ver algún día este encantado lugar restaurado y cuidado, pero son tantos los años y las desilusiones que uno ya no sabe que pensar, o mejor dicho, no quiero ya ni pensar. 



Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

13 comentarios:

Anónimo dijo...


Preciosas las fotos, pero también el texto.

Enhorabuena

Pedro Alfonso dijo...



Muchas gracias.

Un saludo
Zorro Corredero

Miguel Moreno González dijo...

Tu comentario es el quejido nocturno y desamparado de nuestro estanque. Quizá alguien lo oirá y lo callará como hacían con nosotros cuando éramos niños y llorábamos las noches de invierno muy cerca de aquí. Siempre llegaba alguien a nuestro lado y se deshacía en caricias llenas de ternura que eran capaces por si solas de devolvernos la calma y la sonrisa. El estanque espera paciente esas caricias que le devuelvan su majestad.
Enhorabuena Pedro porque tus comentarios -junto a tus fotos- sacan lo mejor de nuestra alma cadalseña.

Miguel Moreno González dijo...

Por cierto, tu Exposición Etnológica de la Casa de los Salvajes es hermosa, muy hermosa. Y lo es por todo lo que tiene de homenaje a nuestros antepasados. Ellos que lo dieron todo por nosotros sin pedirnos jamás nada a cambio; acaso estaban esperando para emocionarse que alguien los reivindicara como tu lo has hecho. Ellos siempre pensaron que era más bello ver un gorrión en vuelo que un avión "a propulsión a chorro" y tu exposición les viene a dar la razón. Gracias en su nombre.

Anónimo dijo...

Todas las fotos son muy buenas y la última es irrepetible. Dónde fueron a parar las verjas? Pena, penita, pena de estanque.

Inés

Asociación Amigos Camino de Santiago en Cadalso de los Vidrios dijo...

Como un lamento, un "quejío" desgarrador en la noche cadalseña y en la noche de los tiempos. Mejor verlo de noche, aunque duela, porque de día mejor no verlo. Hace ya mucho tiempo, demasiado, que no acompaño a nadie a ver el estanque, porque siento un gran dolor de lo que la incultura y la dejadez, sea de quien sea, y durante muchos años, ha convertido un hermoso lugar en poco menos que un vertedero.
Las pintadas en sus piedras: Incultura. El robo de sus verjas: codicia. El paso del tiempo sin hacer nada: dejadez. Y uno se queda impotente, en esa actitud de inanición que Pedro nos describe extraordinariamente. ¿Hasta cuando?
Javier Perals.

Pedro Alfonso dijo...



Gracias por vuestros mensajes que no son otra cosa que el desgarro que uno siente cuando comprueba que nuestro Estanque sufre. Tan difícil es sentir nuestros latidos de cultura?

Un abrazo
Pedro

Anónimo dijo...

Acertada reflexión... Y genial reportaje Perico ...

Uge Baquera

Anónimo dijo...

Muy bien Pedro...lo que no se entiende , es que
un sitio tan bonito y con esa belleza arquitectónica, no se aprecie y esté tan abandonado...en cualquier sitio del mundo estaría super protegido dándole el valor que se merece.

Mercedes Bermejo

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Pedro. ¡Qué pena! Con el patrimonio artístico que tiene Cadalso y como es despreciado e ignorado por los cadalseños. Cuántos pueblos quisieran tenerlo. ¡Cuánta desidia y cuanta dejadez! Lamentable.

¿Y las Cuevas del Pilar que lamentablemente desaparecerán? ¿No hay manera de recuperarlas? ¿Tan difícil es en el siglo XXI consevar el patrimonio y no perder lo que tenemos?

Un abrazo Pedro.

Inma Pistola

Anónimo dijo...

hola,buenas.
Soy Diego Rodriguez y referente por el comentario y reflexión del estanque puedo dar una información nueva fue muy importe para el mundo del arte por la maravillosas naumaquias que se celebraban en él,que significa esto? las naumaquias eran representaciones muy dispares,desde la época de la Grecia clásica ,hasta batallas de los mares eran contadas y narradas al aire libre y se hacían en el centro del estanque aprovechando el agua por, eso el estanque de Cadalso esta divido en dos para la gente del pueblo y para los nobles (zona de las hornacinas),cuento esto por que no refleja en ningún lado de la historia de Cadalso este tema y sin embargo uno de sus fines para el cual fue creado fue este analizado y estudiado por un profesor de la universidad rey Juan Carlos y la complutense de Madrid y por cierto gran amigo mio.

un saludo vuestro cadalseño que os admira.

Anónimo dijo...


Que bonito lo cuentas me gusta mucho lo que dices en este caso y en muchos otros sigue deleitandonos con tus historias de cadalso

Africa Foncuberta Lopez

Anónimo dijo...

Pero que cosa más bonita

Rosa Merchan