Fuente de los Álamos

Fuente de los Álamos
Una historia de 2010

Vidrios de Cadalso

Vidrios de Cadalso
La producción de los hornos de Cadalso tiene éxito en origen por la simplicidad de la decoración y de las formas. Muchas de éstas son tradicionales, y fueron anteriormente usadas por la orfebrería. Más tarde durante los siglos XVI al XVII se ven influidas por las venecianas.......

jueves, 6 de mayo de 2010

Una foto un recuerdo. Los de la Plaza.

Aquel día de otoño de 1964 jugábamos en la Plaza como casi todos los días al futbol a pesar de la oposición del tío Emiliano, de Peri y de Manolo Cantelar que siempre tenían la costumbre de regañarnos e incluso de quitarnos el balón, si podían, claro.
Recuerdo que llegó un fotógrafo y casi sin darnos cuenta pero con el corazón latiendo a toda velocidad nos colocamos como la hacían los jugadores del Real Madrid, por la rapidez podría decirse que lo hacíamos todos los días pero aquello era algo anormal en aquella época, de ahí nuestro acelerado corazón y nuestros nervios, nervios que se hicieron más latentes cuando apareció el tío Cele con su mandil del bar para con solo su mirada hacernos reír, mientras Manolo, Emiliano, Paco, Balta y otros que no recuerdo se reían, y por esa vergüenza que entonces se tenía a todo, tener que pasar ese mal rato antes del esperado disparo, sepan ustedes que entonces las fotos tenían que ser serias y no podías salir riéndote, a lo sumo una sonrisita como la de mis amigos, de ahí esa cara de intento de seriedad sin conseguirlo, no le pasaba lo mismo a Armando hijo del administrador de correos Don Mario que siempre lucía una cara seria y como de más mayor, y las caras de Perico y Manolo con una leve sonrisa y Baltita con sus flamantes botos de Talavera con cordones de cuero incluidos y que sabía lucir como nadie.
De fondo nos sirvió la puerta del ayuntamiento y de ánimo a pesar de sus risas todos los hombres de la Plaza para que al final y de esto no tengo dudas saliera la foto más querida y entrañable que jamás haya tenido.

Dedicado a Balta, Manolo, Perico y Armando, los de la Plaza.

Perico.


Comentario de Balta.
Ahí estamos, Pedrito,y parece que fué ayer. Me acuerdo perfectamente de aquel día, era Domingo y nos la hicieron después de comer. Qué bien que lo pasábamos; los partidos de la Tele nos duraban, exactamente, la primera parte, pues la otra, la segunda, la jugábamos nosotros, ¿te acuerdas?, en nuestro "Bernabeu" favorito, La Plaza, sorteando aceras, coches-escasos- y las regañinas de quienes mencionas, siempre con un transfondo cariñoso, eso sí, y las "apariciones" de Pepe "el Vigilante" con su gorra, su capote, su pitillo de"Caldo"(Ideales) y su garrote. Todavía soy capaz de ponerle color a ésta, también para mí, queridísima foto, la primera que soy consciente haberme hecho: tu jersey y el de mi primo eran verdes, el de Manolo azul marino, marrón el de Armando y gris el mío. Los botos, querído Pedro, eran de Madrid, de la calle de la Magdalena, junto a Antón Martín. Qué buenos Amigos éramos y, lo que es mejor, SOMOS, todo un privilegio en los tiempos que corren. Gracias Pedrito por este hermoso recuerdo y por todas las emociones que, pegadas a él, me han venido.
Un abrazo muy fuerte, AMIGO.

Balta

Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ahí estamos, Pedrito,y parece que fué ayer. Me acuerdo perfectamente de aquel día, era Domingo y nos la hicieron después de comer. Qué bien que lo pasábamos; los partidos de la Tele nos duraban, exactamente, la primera parte, pues la otra, la segunda, la jugábamos nosotros, ¿te acuerdas?, en nuestro "Bernabeu" favorito, La Plaza, sorteando aceras, coches-escasos- y las regañinas de quienes mencionas, siempre con un transfondo cariñoso, eso sí, y las "apariciones" de Pepe "el Vigilante" con su gorra, su capote, su pitillo de"Caldo"(Ideales) y su garrote. Todavía soy capaz de ponerle color a ésta, también para mí, queridísima foto, la primera que soy consciente haberme hecho: tu jersey y el de mi primo eran verdes, el de Manolo azul marino, marrón el de Armando y gris el mío. Los botos, querído Pedro, eran de Madrid, de la calle de la Magdalena, junto a Antón Martín. Qué buenos Amigos éramos y, lo que es mejor, SOMOS, todo un privilegio en los tiempos que corren. Gracias Pedrito por este hermoso recuerdo y por todas las emociones que, pegadas a él, me han venido.
Un abrazo muy fuerte, AMIGO.

Balta