Flores de Cadalso

Flores de Cadalso
Quieres conocer las flores silvestres de Cadalso?

Pinturas iglesia

Pinturas iglesia
En el año 1947 se realizan las pinturas del Altar Mayor, pinturas que los de cierta edad hemos conocido, el pintor se llamaba Félix y cuentan....

viernes, 28 de abril de 2017

EL GRUPO ESCULTÓRICO DEL PICAPEDRERO DE CADALSO DE LOS VIDRIOS



EL GRUPO ESCULTÓRICO DEL PICAPEDRERO  DE CADALSO DE LOS VIDRIOS




El hombre del puntero y de la maza
de Cadalso, es perfil definitorio,
y el constante y feroz recordatorio
del polvo que al cantero lo acoraza.


Aquí el conjunto pétreo os enlaza
con el arte que fue un requisitorio,
de construcción del túmulo mortuorio
o catedrales de hispánica raza.


Perforaban metales de la cuña
con sus feroces durezas de aceros,
las piedras, con esa impronta que acuña;


el alma de vuestros picapedreros
capaces de esculpir en dedos la uña
de gárgolas tus maestros canteros.


Saturnino Caraballo "El Poeta Corucho"
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

11 comentarios:

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

EL PUENTE DE ESCALONILLA

El Puente de Escalonilla
a Cadalso está mirando,
y el peregrino atisbando
no resbalar por su orilla.
Hoy por mí una estrella brilla,
que me guía y se renueva
y a mis pasos los eleva,
ir al Tiemblo peregrino,
y me ilumina el camino
que a San Antonio me lleva.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

TÓRTOLAS TIENE UN VEGA

Tórtolas tiene una vega
por la que cruzo en la noche,
y a veces faros de un coche
con sus ráfagas la ciega.
Y allí a la noche sosiega
música de las esquilas,
y ya no brillan pupilas
llameantes del demonio
la noche en que San Antonio
me sacó de entre sus filas.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

LA PRIMERA EXCURSIÓN
QUE HICIMOS EN LA ESCUELA

Desde nuestra escuela fuimos
muy contentos de excursión
y tanto fue lo que vimos
que años fue de evocación.

Salimos muy de mañana
en autocar de epopeya,
viendo desde la ventana
como un friso de Pompeya.

Las labores naturales
propias de los campesinos,
el cuidar de los parrales
que producen buenos vinos.

Un trabajo conocido
y en nosotros no infrecuentes
pues los hemos ejercido
desde que nos salen dientes.

Fue nuestra primer parada
en los toros de Guisando,
buen comienzo de jornada
y aguardar lo por llegando.

El maestro muy pausado
nos fue contando una historia,
todo muy bien sonsacado
del libro de su memoria.

Habló de un acuerdo o pacto
celebrado entre unos reyes,
y solemnidad de un acto
patentado en unas leyes.

Con la lección aprendida
por el que quiso aprenderla,
reanudamos partida
con la intención de leerla.

Llegamos al Escorial
y entramos al Monasterio
siendo sus salas caudal
de belleza y de misterio.

Recorrimos aposentos
mirando las armaduras
muchachos de Cenicientos
con asombro de criaturas.

Y nuevamente el maestro
dijo que los caballeros
ocultaban el espectro
de cuando fueron guerreros.

Que don Felipe segundo
vagaba por las estancias
imperando sobre el mundo
con cara de circunstancias.

Que construyó el edificio
al ganar una batalla,
con el mayor artificio
que en todo el Orbe se halla.

Y al decaer el imperio,
donde el sol no se extinguía,
el Caudillo también serio
a la patria engrandecía.

Y nos fuimos a ver su obra
poco hacía inaugurada,
que gran importancia cobra
en la España actualizada.

El maestro nos dio el nombre:
"El Valle de los Caídos",
y obra dijo de un gran hombre
que nos tiene guarnecidos.

Ascendimos escaleras
de una cumbre de montaña,
descubriendo unas laderas
con muchas telas de araña.

Ya en la ciclópea cruz
vimos los evangelistas
donde se posaba luz
propagada por artistas.

A la imponente Basílica
la recorrimos entera,
y leían una Encíclica
y el maestro explicó que era.

De nuevo en el autocar
directamente a Madrid,
viendo pueblos al pasar
y sobre Babieca el Cid.

Vimos la Plaza de Oriente
frente al Palacio Real
y ocultándonos de gente
aportamos el caudal.

De las bolsas cinco duros
fuimos todos aportando
y en unos puestos oscuros
en golosinas gastando.

El día fue memorable.
cuanto vimos y aprendimos,
lo vivido inolvidable
todo cuanto recorrimos.

Supimos geografía
y algo de historia de España,
y hasta una fotografía
nos dieron de una cabaña.

Y poseídos por fiebres
cantamos cosas muy finas,
"¡por el mar corren las liebres,
por el monte las sardinas!".

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho






































Saturnino Caraballo Díaz dijo...

LAS CEBOLLAS DEL CHAVES NOGALES

Desnudas las cebollas de sus faldas,
privadas de sus capas de una en una,
vestiduras tendrán las de la luna,
y a vosotros cubriendo sus espaldas.

Serpentinas serán y las guirnaldas
que recibe a la noche clara o bruna,
regalos nos darán de la fortuna
y un verdor cristalino de esmeraldas.

Enhiestas vais a verlas como lanzas,
infantiles y alegres colegiales
y orondas cual los ricos en finanzas,

y ellas os hallarán niños geniales,
y de hábitos sabrán y de semblanzas
las cebollas aquí en Chaves Nogales.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

LAS HABAS DEL CHAVES NOGALES

Estas habas del Chaves me sumergen
de olores devolutivos de infancia,
recuerdos permanentes de fragancia
que de aquellos olores no divergen.

Las sensaciones lúdicas convergen
sobre las mariquitas de abundancia,
siendo insectos de pompa y circunstancia
en cuanto tan coloristas emergen.

Cuidados laboriosos de las manos
al surgimiento de las blancas flores
brotando lentamente entre chispazos.

Cuando el sudor que nimba a los huertanos
la haba riega nacida entre sudores
del cuidado amoroso de los brazos.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

ESTA ES MI CALLE
"Yo aprendí en el hogar en que se funda"
José María Gabriel y Galán

Esta es mi calle, aquí vedla plasmada,
donde viví la infancia de mi vida
originario punto de partida
de expedición de lucha y de cruzada.

Imaginadla envuelta en llamarada,
de alegría de niños encendida,
con silla de espadaña adormecida
en la acera en la noche sosegada.

Enfrente de mi casa los terneros
de Luis y Nieves en corral de vacas
el grano y paja sito en los graneros.

Del carro de varales las estacas,
donde Isabel la leche de cabreros
y los padres de Aurelia en las hamacas.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

LA ABUELA Y EL NIETO

De vuelta a casa regresan
un niño junto a su abuela;
es ya tarde, el tiempo vuela
y las nubes les apresan.

Vienen de Navalaviga
de trabajar en la viña,
se ennegrece la campiña
y la abuela se fatiga.

"Abuela, ¡que nos mojamos!",
el niño dice afligido,
muy cansado y aturdido
ocultándose entre ramos.

Ramos grandes de un olivo
que se encuentra junto al puente,
que brama por la corriente
no viéndose ni un ser vivo.

"Aquí estamos a cubierto
y nos cubrirá mi chal,
aquí hubo un hecho infernal
y lo que te cuento es cierto":

"Aquí vivieron pastores
y de esto hace muchos años,
aquí pastaban rebaños
y hubo pelea de amores".

"A un tiempo dos pastorcillos
fueron tras de una zagala,
y dentro de la corrala
se enfrentaron por zarcillos".

"Los dos pagaron a escote
pendientes con sus corales,
y eran dos bellos rosales
que entregaban como dote".

"Pero surgió la sorpresa
que ella rechazó a los dos,
¡ y que armaron le de de Dios
zaragata en sobremesa!".

"Viéndose los dos burlados
clamaban por los pendientes,
y se saltaban los dientes
como dos endemoniados".

"Los dos querían lo mismo,
con los pendientes quedarse
y luego descalabrarse,
y sumirse en el abismo".

"Y así fue como ocurrió
que se atacaron con horcas,
y por aquellas ajorcas
uno de los dos, murió".

En tanto ya no llovía,
y la abuela con su nieto
compartían el secreto
que aquel niño escribiría.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

CUANDO TU NOMBRE APRENDÍ

Cuando tu nombre aprendí
y se me infiltró muy dentro,
ocupó todo mi centro
y ya nunca lo perdí.
Y cuando al mundo salí
y me mezclé entre la gente,
impreso sobre mi frente
germinó en mi corazón,
y fue la motivación
para esparcir mi simiente.

Saturnino Caraballo Díaz

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

EN LA PUERTA DE LA GRUTA

En la puerta de la gruta
que me introduce en tu edén,
amor, sostenme sostén,
a mí solo sin disputa.
Y enlazados y en permuta
cuando me enredo en tu fronda
el arquero soy con honda
del casco y la jabalina,
que en este tronco de encina
socavándote te ahonda.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

LA ENREDADERA QUE CUBRE

La enredadera que cubre
el dintel de tu ventana
sostiene la tejavana
que desnuda te descubre.
Mórbidos senos recubre
y el triángulo entre piernas
que como las bayas tiernas
es manglar azucarado
al que me siento abocado
como el mar a las galernas.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho





Anónimo dijo...

Buen cantero Porru

Mariano