Somosierra

Abedular de Canencia

jueves, 28 de febrero de 2013

Milán ( Italia )

Milán es la capital de la región de la Lombardía, con 1.400.000 habitantes es la segunda ciudad más poblada de Italia, siendo también su capital económica e industrial.


La catedral de Milán es conocida como el Duomo, es de estilo gótico y se encuentra en el centro de la ciudad.


Detalle de la fachada del Duomo


Velas en el interior del Duomo


Galeria Vittorio Emanuele en la Piazza del Duomo


La Galeria Vittorio Emanuelle se encuentra entre la Piazza del Duomo y la Piazza della Scala.


El Palazzo della Assicurasione Generali en la Piazza Cordusio


Piazza della Scala


Teatro de la Escala de Milán


Estatua de Leonardo da Vinci


Via Fiori Oscuri


Iglesia San Ambrosio de Milán

 
Interior Iglesia de San Ambrosio


Fuentes a la entrada del castillo Sforza


Castillo Sforza construido entre 1358 y 1368


Torre de Filarete bajo la cual se encuentra la entrada al castillo Sforza


Vista de Milán desde el Duomo


Y antes de dejar Milán no olvideis comeros un Panzerotti en Luini, está cerca del Duomo,  dicen que son los mejores y siempre hay una gran cola para pedir, por algo será.


Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

martes, 26 de febrero de 2013

El anochecer del 15 de febrero de 2013 en Cadalso



El sol ya hace rato que desapareció tras la sierra de Lancharrasa, no es un día frío para estar a mediados de febrero, las nubes juegan a colorear el cielo, estoy en casa mirando por la ventana este hermoso atardecer, y de repente sin apenas pensarlo busco la cámara para plasmar estos irrepetibles momentos.
Son apenas unos minutos, treinta, tal vez cuarenta, los que tarda el cielo en perder los colores. Pongo el trípode y disparo a intervalos de unos cinco a siete, no sé el resultado,  sigo disparando hasta que la luz parece no existir.
Al llegar a Madrid vuelco las fotos, no están mal, es un excelente atardecer de los muchos que acontecen en Cadalso, me gusta, y pienso, por qué no compartirlo.


 
 
 
 
 
 

Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

El Zorro Corredero de Cadalso de los Vidrios resucita en Prao Porrilla



 
 
 
 
Un día tranquilo el Zorro Corredero descansa en una de las tumbas de Prao Porrilla, pero todavía falta mucho por hacer y ocurre un milagro inesperado, bueno, tampoco era tan inesperado.

Observar con atención, no quitar la vista de la imagen y disfrutad de este acontecimiento.

 
 
Video:Luisi y Jesús
 
 
 

lunes, 25 de febrero de 2013

Camino de Santiago del Levante Sureste. Toledo-Vallamiel


Camino de Santiago del Levante Sureste. Etapa Cadalso de los Vidrios-Cebreros

 


ASOCIACIÓN AMIGOS DEL CAMINO DE SANTIAGO DE CADALSO DE LOS VIDRIOS

ETAPA: CADALSO DE LOS VIDRIOS (Madrid) - CEBREROS (Ávila)

Nos situamos junto al Ayuntamiento para realizar desde aquí las salidas y las mediciones. En este punto Cadalso se sitúa a 800 metros sobre el nivel del mar. En el lateral que da a la calle de la Iglesia se ha colocado una baldosa con la concha que indica el Camino de Santiago. Desde la entrada en el casco urbano hasta su salida por el norte el Camino ha sido señalado con estas baldosas elaboradas en Sevilla con la técnica artesanal denominada “cuerda seca”.

Subimos por la C/ Real y a poco más de 50 metros, a nuestra izquierda queda la denominada “Casa de Santa Teresa”, actualmente es un establecimiento catalogado como “casa rural”. Anteriormente había sido propiedad del dibujante Antonio López Fraguas “Forges” quien mandó rehabilitarla respetando cuanto se pudo. Justo al lado se aprecia un trozo de lo que es considerado la muralla que rodeó Cadalso (El nombre de Cadalso procede de “Cadafalsum” que significaba “Lugar amurallado en lo alto”). También se dice que a esta altura quedaba la puerta de la localidad denominada de San Antón, que daba al norte.

A 260 metros de la salida, esta vez a mano derecha, se encuentra una pequeña casa, ya rehabilitada, con un gran dintel de piedra con grabados, se trata de la Ermita de San Antón, conocida por otros como “casa del ermitaño”.

Valle del Tórtolas en Cadalso de los Vidrios

Pocos metros más adelante la calle se bifurca en dos, a la izquierda para ir al cementerio y para tomar la carretera de San Martín de Valdeiglesias, que aparece en muchas rutas como el camino natural para llegar a Cebreros. Nosotros sugerimos una ruta a pie, que aunque resulta más larga es más tranquila y resulta menos peligrosa. La calle que sigue recta nos lleva al antiguo camino que bajaba de Cadalso al arroyo Tórtolas y que en parte está tapado por las zarzas.

Seguimos recto abandonando los edificios de la calle, tras un claro, donde encontramos las primeras flechas amarillas del Camino, los últimos edificios del pueblo y a 410 metros termina la calle de asfalto y cemento y empieza el camino de tierra.

Camino de la Garganta del Boquerón ( Cadalso de los Vidrios )

Si siguiéramos este camino nos encontraríamos el camino (antiguo) cerrado por zarzas, por lo que a 540 metros de la salida tomamos un sendero a la derecha que sale de este camino, y que está indicado con flechas amarillas pintadas sobre piedras y rocas. 20 metros más adelante se deja este sendero torciendo a la izquierda y tomando un nuevo sendero que discurre entre la vegetación y las zarzas. Este sendero no es recomendable para hacerlo en bicicleta pues tiene puntos de cierta dificultad. El camino en este tramo es descendente y tiene bonitas vistas sobre el valle del Tórtolas y sobre el arroyo “El Boquerón”, que viene a su encuentro desde el Este.

A 1.350 m. de la salida, junto a un casa de nueva construcción, recuperamos el antiguo camino (se ve tras nosotros el viejo camino tapado por zarzas) (la recuperación de este camino será uno de los objetivos de nuestra asociación).

A 1.470 metros entramos en la urbanización “El Mirador”, por calles asfaltadas, tomando inmediatamente la calle de la izquierda para llegar hasta un estrecho callejón que nos comunica con el Camino de Casa Tablas y que se sitúa a 1820 metros de la salida. Se trata de un camino amplio, llano y bordeado de pinos muy agradable en cualquier época del año. Discurre en dirección Oeste-Este cercano al arroyo o río Tórtolas, donde en sus riveras se disponen fértiles huertos.

El Boquerón en Cadalso de los Vidrios

A 4.000 m. dejamos el camino de Casa Tablas, cruzando un puente sobre el Boquerón y girando 180 grados por un nuevo camino entre pinos y claros que también resulta bastante cómodo al principio. Este camino suele presentar un aspecto embarrado en época de lluvias. El camino va girando suavemente desde la dirección Oeste inicial a una dirección Noroeste. Deberemos mantenernos atentos a la izquierda del camino hasta encontrar un desvío a la izquierda, pues lo que parece el camino principal se adentra en una finca privada.
 
A 5.140 m. un cartel de madera grande, aunque algo oculto por la vegetación, nos indica la dirección de Vía Pecuaria. Se trata en realidad de un cordel de la Cañada Real Leonesa Oriental. Esta cañada procedente del valle del Tietar, en Ávila, pasa por el término de Rozas de Puerto Real y más adelante se convertirá en el camino natural para llegar a Cebreros.



La vía pecuaria o camino que vamos siguiendo termina convirtiéndose en un sendero, bien por ocupación de la vegetación en unos tramos o por la aparente ocupación del camino en las labores agrícolas que por aquí se desarrollan, entre las que destacamos algunas viñas perfectamente cuidadas y que producen la uva con la que se elaboran los vinos de San Martín de Valdeiglesias y que tienen reconocida la “Denominación de Origen de los Vinos de Madrid”. Posiblemente a esta altura ya hemos cambiado el término municipal de Cadalso de los Vidrios por el limítrofe de San Martín de Valdeiglesias.
 
 
 
A 6.440 m. la vía pecuaria desemboca en un camino muy usado por ciclistas y que tiene su origen en el desmonte y trazado de la vía férrea que pretendía unir Madrid con Plasencia. Este tramo llegó a tener sus raíles y traviesas pero nunca llegó a ser utilizado. Compartía parte del trayecto con el tren de vía estrecha que unía la estación de Goya con Villa del Prado y Almorox, que estuvo en uso hasta 1959, separándose en la localidad de Villamanta, desde donde se dirigía en paralelo a la carretera a la localidad de Aldea del Fresno y tras la iglesia del pueblo cruzaba el río Perales por un estrecho puente, usado en la actualidad para el trasvase de agua desde el embalse de Picadas hasta varias localidades de la zona de La Sagra, ya en la provincia de Toledo. Cruzaba la finca de “El Santo” (que posteriormente recuperó la propiedad del terreno expropiado) y a través de unos túneles se situaba a orillas del embalse de Picadas para adentrarse luego y atravesar los términos de Pelayos de la Presa y San Martín de Valdeiglesias.



Al llegar a este camino giramos a la derecha, nuevamente es un camino cómodo y salpicado de arbolado muy grato de recorrer. Si observamos el entorno un poco a lo lejos, a la izquierda podemos descubrir los restos de una vieja casa junto a unos altos árboles, se trata del despoblado de Majadillas y los restos de la construcción parecen corresponder a la antigua iglesia de S. Pedro. Girando la vista a la derecha, en un valle pero en alto, vemos por primera vez nuestro punto de destino, la localidad de Cebreros. Desde este mismo camino, ya cerca de encontrarnos con la carretera, se ve el monasterio de Guisando, situado en la falda del cerro que le da nombre y que constituye el punto más oriental de la Sierra de Gredos.
 
Monasterio de Guisando
 
Existe una curiosa leyenda sobre este monasterio. El valle de las siete iglesias que se extiende a sus pies y que ocupa las tierras de San Martín de Valdeiglesias y de Pelayos de la Presa, ya tenía en esta última localidad un monasterio, fundado por el rey de Castilla y de León, Alfonso VII, en 1.150, con el nombre de Santa María la Real de Valdeiglesias y sujeto a la regla Benedictina y luego a la orden del Cister. En 1353, reinando Pedro I de Castilla y León, llegaron unos monjes jerónimos italianos y ocuparon unas cuevas en la falda del cerro de Guisando. En 1375 consiguieron del rey Enrique II de Trastámara la fundación de un monasterio y los monjes presionaron al rey para que les cediera tierras. Se cuenta que enterados los monjes de la orden del Cister, al que ya pertenecía el mencionado Monasterio de Santa María la Real de Valdeiglesias, también acudieron al rey para que aquel nuevo monasterio no supusiera una merma ni en su territorio ni en sus ingresos a través de impuestos que cobraban a siervos y campesinos. El rey debió volver a lidiar con los monjes “jerónimos” que le pedían tierras para hacer viable la subsistencia del monasterio. Al fin el rey les prometió que construiría el monasterio y que les daría todas las tierras que pudieran verse desde las ventanas del monasterio. Curiosamente todas las ventanas del monasterio miraban hacia el cerro de Guisando y ninguna de ellas hacia el valle. Así el rey cumplió su promesa y no agravió a los monjes cistercienses de Pelayos. (Algunos hacen coincidir la fundación de este monasterio con el reinado de Juan I de Castilla y León (1379 – 1390)

A 9.100 m. alcanzamos la carretera M 501, girando a la izquierda y circulando por el lado izquierdo de la calzada deberemos recorrer los 500 metros más incómodos del recorrido propuesto, pues la abundante circulación de esta vía, que no nos dejará hasta llegar a la carretera que sale a la derecha para ir a Ávila y los Toros de Guisando.

Toros de Guisando

Poco más de 200 metros más abajo de habernos incorporado a esta carretera cruzaremos el río Tórtolas, apenas visible por la vegetación existente, y al que se acaba de unir el arroyo de la Avellaneda. Este arroyo junto con el Tórtolas a partir de este punto forman el límite de las comunidades de Madrid y de Castilla y León, estamos por tanto en la provincia de Ávila; de hecho desde este puente al cruce de los toros de Guisando la carretera pasa a denominarse AV-501.

Seguimos por el lado izquierdo, aunque aconsejamos cruzar la carretera poco antes de llegar al cruce, pues cae en curva y la visibilidad no es buena.

A los 10.400 m. desde nuestra salida en Cadalso tomamos la carretera (904 según el viejo cartel) AV-502, con dirección Ávila y El Tiemblo.



A 11.900 m. al lado derecho de la carretera se encuentra la entrada a un amplio recinto donde están ubicados los toros de Guisando, enormes esculturas en piedra de la cultura Ibera que representa a bueyes de tiro con una serie de rasgos muy destacables como las arrugas del cuello, los orificios destinados a los ojos y a los cuernos (que debían ser postizos en bronce o en oro), los arneses que parecen llevar en los remos traseros y el rabo girado hacia un lado para permitir ver sus atributos masculinos.




Seguimos por la carretera hasta encontrarnos con la carretera N 403 Toledo – Ávila a 13.600 m. del punto de salida. Cruzamos la carretera y 100 metros más adelante el camino de

Santiago se divide en dos ramales, siguiendo la carretera por El Tiemblo; y por un camino señalizado a la derecha por Cebreros, y que discurrirá por la Cañada Real Leonesa Oriental. En este punto dejamos la medida de distancias por GPS, lo que seguramente haremos en otra ocasión.

El camino discurre paralelo a la carretera AV-502 y en ocasiones puede apreciarse la Cañada Real en toda su amplitud, 90 varas castellanas correspondiente a 72,22 metros.

Puente de Valsordo

Este camino se convierte a veces en sendero y se adentra a veces en espacios cubiertos de vegetación que hay que ir sorteando. Tras pasar por la parte trasera de una urbanización nos vemos obligados a salir a la carretera y circular por ella o junto a ella unos centenares de metros hasta que el Camino arranca de nuevo desde el lado derecho por un camino de tierra que nos lleva al puente de Valsordo, un curioso conjunto de dos puentes que era en la antigüedad un contadero de ganado y donde debían hacerse efectivos los pagos por derecho de paso. En este puente sobre el río Alberche hay también una curiosa inscripción en una enorme piedra. En la actualidad está muy arreglado.
 



Desde aquí el camino se convierte en una pista de cemento, pues junto al puente se ha habilitado un merendero y un poco más adelante se encuentra la ermita de Valsordo, cuyos alrededores aparecen muy cuidados y transformados para dar acogida a peregrinos y romeros de esta ermita.
 

Cebreros

Siguiendo el camino vemos, casi de forma continua, la localidad de Cebreros sobre nosotros, aunque el camino sólo se empina al final, lo que sumado al cansancio acumulado puede convertir la última rampa en un tramo muy duro. Justo a las afueras de la localidad, apenas a 100 metros del camino, sobre una roca, se levanta majestuoso el royo o picota de Cebreros, donde quedaban expuestos los cuerpos de ladrones y maleantes durante varios días para escarmiento de visitantes y caminantes.

Cebreros y su iglesia de Santiago

Subiendo por la calle de enfrente a la que nos ha conducido al pueblo llegamos a la plaza de España de Cebreros, donde se sitúa la nueva iglesia de Santiago. La antigua iglesia de Santiago, de la que se conservaba una puerta, la torre y parte de la arquería interior ha sido convertida en un museo sobre la democracia en honor al que fue presidente del gobierno español tras la dictadura de Franco, Adolfo Suárez, que era natural de este municipio.




Refrescándonos en esta plaza concluimos la etapa Cadalso de los Vidrios – Cebreros.


Fotos: Javier Perals/ Miguel Sánchez    

Simplemente cepas de Cadalso



Son unas simples cepas las que llenan este hueco dedicado a la foto de la semana. Y es que a pesar de ser solamente unas cepas, sin más, son también un regalo para nuestros ojos y nuestros sentimientos. Ver estas cepas que ya lucen bien podadas y aradas, nos alegra el ánimo y el corazón, pues es tan difícil hoy en día encontrar una viña así de cuidada que es por esto por lo que se merece estar aquí ante nosotros. Conozco el lugar donde se encuentra la viña, pero no sé de quién es y quién la cuida, sólo quiero desde aquí enviar mi felicitación a esas personas que con su trabajo son capaces de donarnos esta imagen tan bella de nuestros campos cadalseños.

Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

domingo, 24 de febrero de 2013

Cadalso de los Vidrios. Eventos Marzo-2013




Cadalso de los Vidrios. Eventos Marzo-2013








Un año más nos ponemos en contacto contigo para invitarte a la III KEDADA MOTERA que celebraremos el Cadalso de los Vidrios (Madrid) el próximo Domingo 17 de Marzo.
Desde las 10:30 y hasta las 12:30 ofreceremos a todos los que os acerquéis con moto un refrigerio y un gran pincho en nuestra sede (Pub Almazara).
Habrá un parking cerrado para que estacionéis los vehículos y un gran ambiente motero con buena música.
A lo largo de la mañana se sortearán muchos regalos que nos han donado nuestros colaboradores entre todos los que os inscribáis.
La inscripción cuesta 2 euros.
Tenéis toda la información del evento en el siguiente enlace: http://iiikedadamoteracadalso.blogspot.com.es/
El año pasado juntamos a 380 motos en apenas 2 horas (http://iikedadamoteracadalso.blogspot.com.es/) y este año vamos a superarlas.
Os recordamos que en facebook tenemos más de 3.500 agregados y, como siempre, intentamos atraer a nuevos visitantes a nuestras bellas tierras.
Un saludo para todos y esperamos veros.
 
 

viernes, 22 de febrero de 2013

El Valle de Benasque en mis recuerdos.



    El Valle de Benasque desde Cerler

Creo que fue en el año 1975 cuando descubrí por primera vez el Valle de Benasque, queríamos ascender al Aneto, y no nos lo pensamos dos veces, tomamos la carretera de Barcelona, entonces no era autovía, y nos presentamos en un pueblo pequeño de calles estrechas, con algunas tiendas y una grande que sobresalía por encima de todas, estaba en una plaza creo recordar, y se llamaba Barrabés.

Aquí podías encontrar de todo, desde una azada, hasta una guadaña, también había mapas, los de Alpina que debían de ser los únicos por aquellos años, y como si fuera la primera tienda de montaña de Benasque, había un pequeño espacio dedicado a la montaña. Medias de lana, gorros, y piolets con mango de madera, esperaban ser comprados por cualquiera de aquellos amantes de la montaña, que atraídos por el Aneto y el Posets llegaban hasta el desconocido pueblo de Benasque.

 
 
La carretera que conduce a Cerler, la estación de esquí se había inaugurado en enero de ese mismo año de 1975, era solitaria, sin los hoteles que hoy la pueblan, eso si, había un merendero junto al río Ésera donde se acampaba y se hacía la última comida. Para llegar al Pla dÉstanys se cogía un camino que por aquellos días estaban convirtiendo en carretera gracias a las excavadoras y a multitud de voladuras. Igualmente era un lugar de acampada el prado donde hoy está la famosa tienda de montaña Barrabés.
 
 
 
 
Recuerdo que me compré una pegatina para el coche que decía “Y después del desgaste vacaciones en Benasque”, ésta permaneció durante algún año pegada en mi primer coche, un Simca 1000, matricula J-40916.

 
 
 
 
Por aquellos años, pueblos como Eriste, Anciles, y Sahún donde apenas había cuatro casas y una iglesia que se desmoronaba, eran pequeñas aldeas con pocas casas y calles de tierra, pero con un encanto y unos habitantes que te recibían llenos de curiosidad y afable vocabulario popular. Más abajo Castejón de Sos tenía algo más que dar a los muchos montañeros y pocos turistas que por entonces se asomaban por el valle.
 
 
 
 
 Fue aquí en Castejón donde una noche de agosto, después de regresar del Aneto y recoger nuestros bártulos del refugio de la Renclusa, lugar de donde habíamos partido la madrugada anterior al grito de Aneto¡ Aneto¡ y tras un potente desayuno que nos daría la fuerza suficiente para alcanzar su cumbre, descubrimos que había una fiesta, no recuerdo cual, si que hubo un desfile de trajes típicos del Pirineo, que al final nos dieron un trozo de bollo con vino, mientras alguien nos deleitaba con una amena charla sobre los gentilicios del valle, pero no de los clásicos como pueden ser los derivados del pueblo sino los que sólo conocen sus paisanos, no los recuerdo ahora paro vendría a ser como para nosotros los soplones, pinches, coruchos o delavigaatravesá.
 
 



Al terminar este acontecimiento y en una tómbola con objetos cedidos por los paisanos de Castejón, tuve la suerte de sacar una papeleta con un premio que consistía en un lote de postales, debían ser unas veinte, todas de la zona, en blanco y negro la mayoría y un par de ellas con ese colores extraños que tenían las primeras postales de color. Fue un gran regalo que siempre he guardado con enorme felicidad y que con el caso del tiempo se han convertido en pequeños cuadros que cuelgan en mi casa de Cadalso. El Pico Renclusa, la cumbre del Aneto, el refugio de la Renclusa, Castejón, son algunas de las imágenes de estas postales.


    El Aneto, máxima altitud de los Pirineos con 3404 m.


 

Después de aquel verano de 1975 he vuelto muchas veces a Benasque, guardo un gran recuerdo de un verano de primeros de los 80, aquel verano convencí a un grupo de cadalseños para ascender al Aneto y al Posets, la primera cumbre la conseguimos, la segunda no fue posible, el refugio de Estós se había quemado durante un incendio, dormimos junto a las ruinas, pero al día siguiente las nubes cubrían las cumbres y la lluvia no dejaba de caer, lo intentamos pero al final decidimos regresar a Benasque donde pasamos la noche en el hotel El Pilar, al día siguiente regresamos a Cadalso.

    El Posets 3375 m.



Para acompañar este pequeño relato he optado por estas fotos del pasado año, pero prometo buscar las de aquella ascensión de primeros de los 80, seguramente que sea la primera expedición de cadalseños a la cumbre más alta de los Pirineos, y si me apuráis hasta la última, ojalá me equivoque.


Al caer la tarde el sol ilumina las cumbres del Valle de Benasque, y juega con las nubes creando unos atardeceres de enorme colorido y belleza.


Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso