El Molinillo

El Molinillo
Ver desde dentro el problema y el abandono sería lo mejor que podría pasar para que la sensibilidad de todos se uniera y por una vez el sentido común sirviera para recuperar esta joya de nuestro pasado y nuestra cultura.

Vidrios de Cadalso

Vidrios de Cadalso
La producción de los hornos de Cadalso tiene éxito en origen por la simplicidad de la decoración y de las formas. Muchas de éstas son tradicionales, y fueron anteriormente usadas por la orfebrería. Más tarde durante los siglos XVI al XVII se ven influidas por las venecianas.......

lunes, 8 de mayo de 2017

La Cruz de la Torrecilla del Camino de Santiago del Sureste a su paso por Cadalso de los Vidrios


Cruz de la Torrecilla en San Antón
 Camino de Santiago del Sureste 


El Camino de Santiago del Sureste a su paso por Cadalso ya tiene una referencia para todos los peregrinos que con destino a la tumba del Apóstol atraviesen las tierras castellanas de Cadalso de los Vidrios. La Cruz se ha colocado en el lugar conocido como la Torrecilla, de ahí su nombre, en el barrio de San Antón, y gracias a la Asociación Amigos del Camino de Santiago de Cadalso de los Vidrios. Cadalso es protagonista en el trazado del Camino de Santiago del Sureste dentro de la Comunidad de Madrid. Durante los cerca de 10 kilómetros que discurren por nuestro término se suceden campos de vides, montes y pinares, todo un conjunto natural que sirve de nexo a las Comunidades de Castilla la Mancha y Castilla León. Y cuando los peregrinos llegan a Cadalso desde la histórica Escalona en tierras de Toledo, atraviesan el antiguo poblado de Cadahalso por el Camino Real, alcanzan el Barrio de San Antón y el Valle del Tórtolas, se detienen junto a la Cruz de la Torrecilla, divisan las tierras de Ávila y ponen rumbo a los Toros de Guisando y Cebreros.  
Ya conoces la Cruz de la Torrecilla? Acércate, está a un paso, disfruta de nuestro Valle del Tórtolas y de la mejor referencia del Camino de Santiago a su paso por Cadalso. 

Pero si te conformas con ver la Cruz desde casa o vives fuera de Cadalso, mañana lo podrás hacer en el Zorro Corredero.

Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Me acerco a verla y a disfrutar de nuestro paisaje en primavera.

Buena idea.
Mariano

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

EL ORIGEN DEL NOMBRE DE CENICIENTOS

A las armas llamó el rey
a sus leales vasallos
para hacer la guerra al moro
y de sus predios echarle.

Fueron heraldos reales
por humildes aldehuelas,
por cañadas y villorrios
y al foro de las ciudades.

Pregonaron el Edicto
en torres de campanarios,
a los sones de timbales
y cuernos de bueyes mansos.

Llegaron a San Esteban
de la Encina Protomártir
habitado por labriegos
y pastores arriscados.

Movilizóse el alcalde
con alcaldes aledaños
hacia el Pueblo de Escalona,
con los censos en la mano.

De allí fueron a Toledo
en un grupo encaminados
a presencia del monarca
con la corte allí instalado.

Y una vez allí llegados
y por su Puente de Alcántara
lentamente atravesado
vieron el Tajo allí abajo.

Allí nadaba La Cava
muchos años ya pasados
y allí viola don Rodrigo,
y suspiró enamorado.

Más negándose Florinda
a entregársele de grado,
al rey de los visigodos
acusó haberla abusado.

Informado don Julián,
el padre que estaba en Ceuta
por el rey allí destacado
jurósela al soberano.

Con el obispo don Opas
conspiraron y, una alianza,
fue entablada con Tariq
y en la antigua Iberia entraron.

Por entonces en Toledo
reinaba la tolerancia
y las grandes religiones
estudiando se hermanaban.

Las religiones Del Libro
sagrado de los judíos,
y de árabes y cristianos
compartido y traducido.

Y siendo así en este clima
por el rey bien acogidos
los alcaldes regidores
en su punto de destino.

De San Esteban su alcalde
digno en su rusticidad,
de su legajo hizo entrega
a la Majestad Real.

El rey miróle perplejo
estudiando el documento
al ver puestas allí cifras
cual villas con documentos.

"¿Pues no es la tuya una aldea
y me ofreces cien y cientos
en mi ejército, de lanzas,
en la guerra a que me enfrento?".

"¡Príncipe", hablóle el alcalde,
"¡en San Esteban sus gentes
contra el moro lucharán
por Vos y por nuestro Dios.

"Las mujeres y los niños
y los ancianos hendidos
harán suya vuestra causa
contra vuestros enemigos!".

"¡Me place aquesto que dices
mi buen vasallo y amigo
y cambio el nombre a tu aldea
mis nobles son mis testigos!".

"¡Se llamará Cenicientos
desde ahora en adelante,
y Yo, el Rey, sobre estos reinos
así lo dispongo y firmo!".

¿Es historia o es leyenda
o invención de mis mayores?,
Pero en nuestra tradición
su nombre es Regio ante Dios.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho



































































Saturnino Caraballo Díaz dijo...

El pasado y el presente
son los padres del futuro,
pueden hacerle esplendente
óptimo y resplandeciente
o un túnel frío y oscuro.

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

DESTACO A CENICIENTOS SOBRE EL MAPA

Destaco a Cenicientos sobre el mapa
que de Madrid conforma monte y suelo,
siendo parte importante de su cielo
buque insignia que prende en su solapa.

En grata sensación que pronto atrapa,
sus vinos suavidad de terciopelo
y brisas marejadas del consuelo
que adhieren al viajero como lapa.

Un sortilegio tiene su montaña
con su Peña entrañable que se baña
en el pinar tendido ante sus pies.

Y al trasponer el sol sobre la cumbre
es tamaña su belleza y deslumbre
que la villa corucha adorable es.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

CENICIENTOS EN EL CORAZÓN

Es mañana grisácea en el pueblo,
de una lluvia que cae mansamente,
y un tañer de la campana doliente
sume a la calle en silencio y despueblo.

Es preciso y urge hacer un repueblo
que atraiga en cascadas a nueva gente
y vea un alba de nuevo creciente
al igual que yo lo canto y amueblo.

¿Qué versificaré por alabarte
y en versos épicos alto ascenderte
y sobre el mapa de España situarte,

e imperecedero así siempre verte,
pueblo corucho sin cesar de amarte
hasta cubrirme el velo de la muerte?

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

EL CANTO A CENICIENTOS

En la cuña introducida,
de abulenses y Toledo
está el pueblo y su viñedo
sostenimiento de vida.
La cepa fue mantenida
como diosa en los altares
y las uvas en lagares
corría rojo su mosto
por el canalillo angosto
como el agua de los mares.

Con gentes acogedoras
transitando por la calle
hacen ameno este valle
de las coruchas auroras.
Armonía de las horas
transcurren de forma lenta
si el espíritu aposenta
apego por el sosiego
del que arte de trasiego
vida tranquila le tienta.

Quien nos visita se queda
y si se va siempre vuelve
cuando la brisa le envuelve
del arcón de su almoneda.
Paseante en la vereda
viendo la vida que pasa
hace trasvase y trasvasa
olvido de su paisaje
y se siente paisanaje
y cimenta aquí su casa.

Siempre impera aquí la calma
y el horizonte apacible
que se bebe y es bebible
como néctar en el alma.
Aparejo que es la enjalma
de sus pocos animales
otrora en los hierbazales
abundaban los rebaños
pero el paso de los años
los mantiene terminales.

Que más decir de su Peña
a la que enaltezco tanto
y con mis versos la canto
y de mi rima se adueña.
Sostengo que es nuestra enseña
y la base del futuro
y aunque yo yerto y oscuro
cuando el suceso acontezca
el poema permanezca
y ser cierto lo que auguro.

¡Tomad, os presto mis ojos
y su enfoque en la llanura
y abridlos en herradura
con que aparta los abrojos!
No reparad en rastrojos
y veréis a don Quijote
que con Rocinante al trote
va por tierras de la Mancha
gritando :¡Castilla es ancha
y se me atufa el bigote!

Y si tornáis la mirada
nuestra capital, Madrid
y cabalgando va el Cid
en la alta madrugada.
Y en la noche despejada
he visto un cielo de bruma
flotando como la espuma
desde la Peña las luces
polucionando de bruces
a Madrid con que lo abruma.

Y de la Peña bajando
al pasear por el llano
la dehesa es un rellano
por el cual ir divagando.
Los coruchos paseando
por la estrecha carretera
ven en el cielo una esfera
límpida de aire tan puro
que su clima es un seguro
de naturaleza austera.

Pinares, huertos y encinas
viven en el horizonte
y la quietud en el monte
e higueras en las retinas.
Visitante que caminas
y buscas vida apacible
y de vivir lo indecible,
el pueblo de los coruchos
tiene en alicientes muchos
para hacértelo factible.

Y hablamos aquí un lenguaje
ingenioso y cervantino
junto al amor de su vino
colofón de un buen viraje.
Y habrás hecho un maridaje
con la estrella de los vientos
que aseda los movimientos,
de nuestros recios olivos
que muestran sin paliativos
el alma de Cenicientos.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

HIMNO A CENICIENTOS

Si dotado yo estuviera
de inspiración y talento,
por las nubes te pondría,
pueblo de luz y viñedos.

Aureola de las brisas
se desprenden de tus cerros,
introduciendo en tus casas
al tomillo y al romero.

Bajan de las Peñas bajan
estrellas en movimiento,
y manadas con los toros
que en tu plaza lidias luego.

Suben a las Peñas suben
nuestros pies, halos ligeros,
buscando desde la cumbre
escala que lleve al cielo.

Llanos buscan, buscan llanos
de nuestros pies el sendero,
cuando sobre los pinares
solloza y susurra el viento.

Soles piden, piden soles
en el calor agosteño,
cuando la afición corucha
se reinventan en toreros.

Conos y tinajas piden
para el mosto vinatero,
que fama ha dado a tus vinos
allende de nuestro pueblo.

Nuestro corazón se ensancha
sin cabernos en el pecho
viendo los cielos coruchos
en las alas de los vientos.

Cielos que los compartimos
con cuantos vienen viajeros,
paseando en nuestras calles
y sienten a Cenicientos.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho