San Antón

Abedular de Canencia

domingo, 24 de abril de 2016

ÉRASE UNA VEZ… TONY MONTÓN ALCÁZAR


Érase una vez.....

Aquel sábado 2 de noviembre con motivo del ciclo Aula de Historia 2013 de Cadalso de los Vidrios, Tony Montón fue el encargado de llevar adelante la conferencia sobre el Palacio de Villena, desgranando la historia y vaivenes a través de los tiempos de este edificio de tanto arraigo en Cadalso.  
Miguel preparó para la ocasión un escrito dedicado a Tony que al final no vio la luz, es por esto que hoy, años después, Miguel ha tenido la delicadeza de enviarme dicho escrito para que todos podamos disfrutar de aquel momento. 

Zorro Corredero






ÉRASE UNA VEZ… TONY MONTÓN ALCÁZAR




Érase una vez… Así comenzaban los cuentos que en mi niñez me contaba mi abuela al arrullo de la lumbre. Vivíamos humildemente justo al lado de la casa de Tony Montón, La Granja, en la carretera de Las Rozas. Se me antoja evocadora la manera de titular su conferencia: “Érase una vez: el palacio de don Álvaro”. Suena a onírico, a relato de reyes y princesas, pajes y bufones, hadas y gnomos, danzas y torneos medievales. Érase una vez: fábulas, romanzas y endechas que los juglares declamaban por las calles a las enamoradas que habitaban el Palacio y Cadahalso mientras tocaban la vihuela y el tamboril rodeados de hombres de fuego, enanos cortesanos y chiquillos desarrapados.


Muy pocos pueden decir que han visitado y recorrido sus jardines, galerías y estancias. Este Palacio, este gran desconocido hasta hoy, nos hace estar enamorados de oídas de él. Como diría Don Quijote refiriéndose a su amada: “Yo estoy enamorado de oídas y de la gran fama de hermosa y discreta que tiene mi señora Dulcinea…”


Tony nos descubrió en su disertación esas heroicas aventuras que nos provocan el enamoramiento de oídas de nuestro Palacio. Habéis de saber que el amor de oídas es una exquisitez, un sublime privilegio que nos aprueba la asignatura pendiente de la Emoción. La fascinación de la dama coronada, la excelencia del señor de Palacio, las sombras entrañables en las catacumbas de los fantasmas de los Lunas, Villenas, Frías, Cristóbal… y la sensibilidad melancólica del narrador nos fecundaron de gozo.




Tony nos contó este cuento maravilloso y como los cuentos son, antes que nada, imaginación, nos hizo imaginar con todo lujo de detalles sus aconteceres más íntimos, sus batallas más incruentas, sus huéspedes más ilustres y sus intrigas palaciegas. Y hasta los aquelarres de las brujas en el cercano Calvario y las espantosas tormentas veraniegas con sus hermosos atardeceres posteriores nos lo hizo sentir. Y cuando despertamos de esa fantasía palaciega comprobamos dichosos que lo hemos vivido realmente, que después de la tempestad de lo ignoto viene la calma de lo conocido.


      Cuando acabó Tony de hablarnos de don Álvaro y su Palacio, comprendimos que ya antes habíamos recorrido cada esquina, cada recoveco y cada rincón envueltos en ese halo de atracción misteriosa que ejerce el objeto del deseo inexplorado. Tony, como buen romántico, nos lo mostró, corregido y aumentado, con oratoria fácil y amena, vastos conocimientos e infinita ternura. Nos lo enseñó desde su generosidad y desde lo alto de sus históricas almenas. Nos tomó amistosamente del hombro y nos señaló las estrellas que tapizan el cielo cadalseño y emocionado nos hizo ver que ellas, junto con nosotros, ya estamos dentro del Palacio de don Álvaro.




      Érase una vez… Tony Montón Alcázar, un cadalseño enamorado con los cinco sentidos –y no sólo de oídas- de Cadalso de los Vidrios, sus gentes y su Palacio de leyenda encantada. Llegó con las alforjas y el zurrón rebosantes de vivencias palaciegas. Le escuchamos con atención y nos llenó la mente y el corazón de magia histórica cadalseña.


   Miguel MORENO GONZÁLEZ


"Descubrí al final, después de ese mini turno de “ruegos y preguntas” en el que solamente querían saber cuando se abriría el palacio al público; que me encanta que me halaguen, me gusta saber que la gente se ha entregado por aquello que quería transmitir y el esfuerzo de meses ha sido recompensado. Me encantó que me dijeran que había colgado el cartel de “no hay billetes”. De todas formas el mérito no es del ponente si no de la ponencia elegida. La Casa de los Villena, el Palacio es lo más socorrido para llenar el aforo por lo poco que conocíamos los cadalseños del monumento, el más importante de Cadalso."
                                                   Tony Montón


Enlaces:

Aula de Historia 2013. Historia del Palacio de Cadalso  

En mi vida me he visto en tal aprieto

Fue una vez...

El Palacio y Tony Montón.

1 comentario:

rafael dijo...

Qué gran riqueza cultural y humana -que es lo mismo- concentrada en esa vieja y sólida construcción que, tengo que suponer, es vuestro orgullo y también gran parte de vuestra historia. Mi enhorabuena con afecto.