San Antón 2010

San Antón 2010
Recordando la fiesta de las sanantoneras de 2010

Vidrios de Cadalso

Vidrios de Cadalso
La producción de los hornos de Cadalso tiene éxito en origen por la simplicidad de la decoración y de las formas. Muchas de éstas son tradicionales, y fueron anteriormente usadas por la orfebrería. Más tarde durante los siglos XVI al XVII se ven influidas por las venecianas.......

lunes, 16 de enero de 2017

La Pedriza nunca decepciona


Agua, agua y más agua, pero la Pedriza nunca decepciona.


    El impresionante Canto del Tolmo 

Camino de Manzanares el Real la Pedriza se ve imponente como fondo, hoy es un día de diario, de los que merece la pena adentrarse en este laberinto de piedras y disfrutar, y es que los fines de semana esto se pone hasta arriba, tanto que llegado el momento no se puede ni entrar, en coche, andando siempre. El cielo está gris, no llueve pero tampoco se presagia un cielo azul, de esos que iluminan la Pedriza y adquiere unos colores impresionantes que sirven para acrecentar mucho más cada rincón, y por supuesto las fotos. Como el día no tiene buena pinta, decidimos subir hasta el collado de la Dehesilla, casa fácil y relajada pero que sirve para ver y disfrutar de gran parte de la Pedriza. El coche queda casi solitario en el parking de Canto Cochino, poca gente con este tiempo se acerca hasta aquí, y como ya he dicho antes, menos un día de diario. Al pasar por el puente del Manzanares nos impresiona la cantidad de agua y la furia con la que baja, hacía tiempo que no lo veía así, paramos miramos y tomamos algunas fotos, para enseguida coger el trillado y descarnado camino que nos llevará hasta el puente que cruza el arroyo de la Dehesilla, unos pocos metros más abajo del refugio Giner de los Ríos. Pero  antes de cruzar el puente y mientras hacemos unas fotos a unas setas, sentimos el ruido del agua que baja del arroyo de los Pollos formando unas caudalosas cascadas por la abundancia de agua, así que movidos por la curiosidad nos encaminarnos hacia las cascadas, que se encuentran un poco antes de que el agua se una al arroyo de la Dehesilla.  
Perdemos mucho tiempo disfrutando del agua, pero merece la pena, no todos los días se ve esto en la Pedriza, al final volvemos a bajar hasta el puente, lo cruzamos y subimos hasta el refugio desde donde hay una buena vista de casi toda la Pedriza. Ahora cogemos el camino que nos lleva hasta el Tolmo, enorme canto que rodó ladera abajo hace siglos y que hoy y siempre ha sido una referencia de este laberinto de granito. Un poco antes del Tolmo el camino comienza a bajar con algo de agua, parece ser que las últimas lluvias han elegido el camino para descender hasta el arroyo de la Dehesilla, seguimos pensando que será sólo aquí, pero no, cada vez hay más agua en el camino y cuando llegamos al Tolmo ya tenemos el calzado un poco mojado, ni goretex ni leche.
En el Tolmo comemos algo y recibimos los primeros consejos de algunos que bajan y que nos dicen que está fatal, todo lleno de agua, y que se vuelven, nosotros seguimos comiendo y pensando que no será para tanto. Una vez saciada el hambre y la sed volvemos a tomar el camino, al principio casi no baja agua, ya te lo decía, la gente es muy exagerada, pero a medida que vamos ascendiendo el agua cada vez es más caudalosa, tanto que llega a convertir el camino en un auténtico arroyo, pero a pesar de la evidencia seguimos, total no debe quedar más que unos cientos de metros para el collado. Con las botas totalmente mojadas, pero totalmente, hay trozos en los que es imposible pasar sin meter el pie hasta el tobillo, nosotros seguimos, otros bajan con la misma cantinela, no se puede subir con tanto agua, palabras que no nos convencen hasta que ya nos damos cuenta que esto es ir por un arroyo con cascaditas y todo, así que nos volvemos con nuestros pies mojados y sin importarnos ya meter los pies en el agua, total ya están empapados del todo. Bajamos casi peor que subíamos, con el agua no hasta el cuello pero si hasta más arriba de los tobillos y más, pasamos por el Tolmo sin parar y enfilamos a toda velocidad el camino hasta Canto Cochino para quitarnos cuando antes las botas y los calcetines totalmente mojados. Esto del agua en el camino no es cosa de ahora, siempre que llueve mucho el camino del Collado de la Dehesilla se inunda, pero había que probar.
Con los pies ya calientes nos dirigimos a Manzanares para tomar unas cervezas, lo hacemos en el Bar-Restaurante la Charca Verde, un clásico enfrente de la iglesia, que no decepciona, ración de ensaladilla y de revuelto de morcilla con un postre para compartir que en conjunto no está nada mal.
Y esta es la última salida a la Pedriza, un día sin lluvia, nublado y por lo tanto exento de color, pero cargado de agua en todo el recorrido. Las fotos normales para el día y lo mejor, como siempre, la compañía y por supuesto la Pedriza, la que nunca decepciona. 



    Castillo de los Mendoza en Manzanares el Real


    El Yelmo desde Manzanares

    Iglesia Nuestra Sra. de las Nieves. Manzanares 

    Pórtico iglesia de Manzanares 


    La Pedriza desde el Collado de Quebrantaherraduras 




    Puente sobre el Manzanares


    Río Manzanares

    Arroyo de la Dehesilla

    Peña Sirio


    Setas junto al arroyo de la Dehesilla.


    Cascadas en el Arroyo de los Pollos




    Arroyo de los Pollos



    Amanita muscaria

    Puente sobre el Arroyo de la Dehesilla 

    Risco del Pájaro 


    Refugio Giner de los Ríos

    Las Torres



    El Tolmo

    El Camino del Collado de la Dehesilla




                           El Camino del Collado de la Dehesilla convertido en arroyo.

    Última mirada al Yelmo  

    Adiós, borrico pedricero 

    Y el parking a rebosar

Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Y otra mas, precioso.

Mariano

Anónimo dijo...

Que foto más chula!!!!! Vaya pedrusco!!!!!

Fernando Muñoz Jimenez

Pedro Alfonso dijo...

No lo conoces? Si, es un gran pedrusco que mide 18 metros de altura, 73 de circunferencia y 175 metros cúbicos de volumen. Con estos datos los entendidos dicen que pesa 500 toneladas. Impresionante. verdad? Y lo mejor es que parece ser que se desprendió de alguna parte elevada, menudo susto para el que pasara por allí en ese momento.

Anónimo dijo...

desde luego!!!! Quién sabe si en realidad hay alguien debajo !!!!! Hay que preguntar por el pueblo si hubo alguien desaparecido hace tiempo😜😜😜😜😜

Fernando Muñoz Jimenez

Pedro Alfonso dijo...

Nada hay escrito del año que se cayó, pueden ser muchos siglos.

Pedro Alfonso dijo...

Seguro que lleva ahí miles de años, con lo cual nadie en Manzanares sabría decir algo sobre el tema. Mejor preguntar a algún homo neanderthalensis, jajaja

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

AMO A MADRID
"Madrid, Madrid, que bien tu nombre suena,
rompeolas de todas las Españas"
D.Antonio Machado

Madrid Universal de brazo abierto,
con su puerta del sol alba de España,
entrañable ciudad que a nadie extraña
ya sean de interior, montaña o puerto.

Madrid Universal de error y acierto
de la Historia Patria que te acompaña,
y un Manzanares que ahora te baña
saludable y limpio, breve y despierto.

Madrid Universal de Austria severo,
señor de medio mundo y gesto adusto,
con la gorguera pareció altanero.

Y un Borbón de napolitano gusto
que sosegado amó y no empuñó acero
y fue ilustrado Rey y su Alcalde justo.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho