la Jura de Guisando

la Jura de Guisando
El tratado de los Toros de Guisando tuvo lugar en el Cerro de Guisando junto a los toros del mismo nombre el 18 de septiembre de 1468. En dicho tratado el rey de Castilla Enrique IV reconoció y proclamó a su hermanastra Isabel I de Castilla como Princesa de Asturias, proclamación que la sirvió para ser reconocida como heredera de la Corona de Castilla y León.

Pinturas iglesia

Pinturas iglesia
En el año 1947 se realizan las pinturas del Altar Mayor, pinturas que los de cierta edad hemos conocido, el pintor se llamaba Félix y cuentan....

miércoles, 30 de noviembre de 2016

El Abedular de Canencia


Un paseo entre pinos, abedules, acebos y tejos.




Con el Abedular de Canencia comienza una serie de entradas para conocer algunos de los bosques más emblemáticos y didácticos de nuestro entorno más cercano. Este abedular se localiza en la vertiente norte del Puerto de Canencia. El recorrido se realiza por una senda ecológica que recorre la ladera de Mojonavalle, internándose en una umbría donde el pinar es el protagonista en un principio, para después llegar hasta el arroyo Sestil del Maíllo, que cae por una vertical pared de piedra formando una gran cascada, este vez nada caudalosa.

A partir de esta cascada el arroyo desciende ladera abajo entre abedules, tejos, pinos y acebos, pero es justo aquí donde el abedular es más intenso llenando el entorno de color otoñal.
La distancia a recorrer no supera los 8 km, por lo que es recomendable para todo tipo de personas y más para realizar con niños, el tiempo que podemos tardar es más orientativo que otra cosa, ta que lo normal serían unas dos horas, pero dado la belleza del espacio a recorrer y al tiempo que se pierde en realizar fotos, porque aquí lo más interesante, además de conocer los distintos tipos de árboles que pueblan la ladera, es realizar fotos, jugando con la cámara y con los encuadres.

La marcha es circular, lo cual facilita mucho la visita, ya que podemos dejar el coche en el punto de partida, al principio discurre por una amplia pista sin coches y el resto por un sendero. La dificultad es baja, apenas se ascienden unos 200 metros de desnivel en todo el recorrido. La mejor época para visitar el abedular es el otoño, pero también en otras estaciones reúne suficiente belleza para hacer una visita.

En otoño el abedular de Canencia es un regalo de la naturaleza en forma de troncos plateados y hojas de color ocre, un lugar mágico como se dice ahora, donde disfrutaremos no sólo del pinar y el abedular, también de grandes robles, serbales, tejos, sauces, acebos, fresnos y álamos que aprovechan la humedad de la umbría de la ladera de Mojonavalle para desarrollarse, especialmente los acebos y tejos, que aunque más propios de climas fríos, adaptados a largos inviernos, en la Sierra de Guadarrama escogen las zonas de umbrías y vaguadas donde la humedad es mayor y el sol calienta menos.
Y para terminar la jornada nada mejor que visitar el pueblo serrano de Canencia, recorrer sus calles y tomar algo en alguno de los bares que existen, o sentarse a la mesa an algún restaurante, sin prisas, y disfrutar de las buenas carnes de estas tierras.
































































Próximo: Castañar de El Tiemblo ( Ávila )



Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

martes, 29 de noviembre de 2016

Cinco lugares que no puedes perderte en otoño.



BOSQUES, LA MAGIA DEL OTOÑO



Todas las estaciones del año son idóneas para recorrer cualquier bosque, todas tiene algo que las hace dignas de admiración, pero tal vez, no siempre según mi opinión, es en otoño cuando los bosques adquieren sus mejores colores para sorprendernos y embobarnos con sus encantos, de tal manera que nuestros sentidos se sienten tan atraídos por tanta belleza que es difícil no dejarse atrapar por lo que la naturaleza non regala.
Esta entrada es el prólogo de una serie de cinco visitas a algunos de los bosques más emblemáticos y mágicos donde poder disfrutar de los paisajes otoñales.
Los cinco están cerca de Madrid y se pueden visitar en el día, tres son libres, y sólo en el Hayedo de Montejo y el Castañar de El Tiemblo está restringida su visita, el Hayedo de Montejo todo el año, y el Castañar de El Tiemblo en otoño.

Abedular de Canencia. Canencia. Madrid.             Entrada libre todo el año.

Castañar de El Tiemblo. El Tiemblo. Ávila. restringida la entrada durante los meses de otoño. Cobran por entrar 6 € por coche y 2 € por pasajero. Tlfno. 91 862 5002

La Dehesa Bonita. Somosierra. Madrid                 Entrada libre todo el año.

Hayedo de Montejo. Montejo de la Sierra. Madrid. Restringida la entrada todo el año. Reservas: 50% en el teléfono 91 869 7058 y 50% el mismo día de la visita, en el Centro de Recursos e Información Reserva de la Biosfera Sierra del Rincón. C/ Real 64 Montejo de la Sierra. Horario: 9,30 a 15,00 horas.

La Acebeda de Somosierra. La Acebeda. Madrid.    Entrada libre todo el año.








Zorro Corredero
Fotos. Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

lunes, 28 de noviembre de 2016

A José Pérez Barco. Piano, piano se va lontano.




(In memóriam: A José Pérez Barco, que un día me descubrió la conveniencia de no desafinar en el concierto de la vida)


PIANO, PIANO SE VA LONTANO


Entonces el tiempo no pasaba porque yo formaba parte de él. Éramos la misma cosa indisoluble. Ahora casi todo lo bello que recuerdo hace más de veinticinco años que me ocurrió. Fue una noche de las Fiestas cadalseñas; de esas de bullicio, charanga, sonrisas y copas… ¡Muchas copas que sobresaltan y desbaratan el ánimo! La Peña Los Demás llega eufórica al bar de Moncho. Su presidente, Lolo, rebusca parsimonioso en sus faltriqueras hasta que extrae del bolsillo trasero de su pantalón varias pegatinas con el escudo de su Peña y un papel perfectamente doblado. Reparte las pegatinas y revisa el papel con cuidado y comprueba que es el correcto. Le acompañan: Jesús y Julianín "Los Rubios", Joaquín Romillo”, José Yogurt”, "Bigardo", “Jardilín”, Julián Kubala”… Se acerca a la barra y llama a Julito y a Alfredo, les lee la comanda y, sin dilación, empiezan a servir decenas de combinaciones, la mayoría de ellas con agua de fuego, para consumo de los integrantes de la Peña Los Demás, que a esa hora visten de blanco, alegría y limoná.

En tanto, los músicos Demaseros hablaban relajados renovando el aire de sus incansables pulmones. Juanito, vecino de San Antón cuando yo era niño, contaba un chascarrillo que provocó la carcajada general. En esto, José Pérez Barco, el marido de Mili (Bar El Parador), que hasta entonces nadie había reparado en él, acomete con su saxo los acordes de “En er mundo”, del compositor ceutí Juan Quintero Muñoz (este pasodoble aparece en una escena memorable de la película “El Sur”, de Víctor Erice. Un padre -Omero Antonutti- y su hija -Sonsoles Aranguren- lo bailan al compás de un acordeón el día de la comunión de la niña. Para mi es una de las escenas más hermosas del cine). Total, que una vez superada por sus compañeros músicos la sorpresa inicial, éstos se aprestan a acompañarle. Enseguida, desde la otra punta de la barra, reparo en el armonioso saxo, me acerco hasta llegar a su lado para mejor escuchar las notas y observar su expresión rota por la inspiración del instante. Contagiados los músicos de las aceleraciones de esas jornadas festivas, imprimen a la pieza un ritmo que a Jose no le parece académico. Para de tocar y muy reconcentrado les demanda a todos en italiano: “Piano, piano se va lontano…” (despacio, despacio se va lejos…).

Reinician el pasodoble, ahora más lento, más calmo, más sosegado, más para emocionarte… A estas alturas la concurrencia del bar ya está en suspenso, absorta, pendiente de ellos. Los músicos inteligentemente ceden el protagonismo a Jose y éste no desmerece en absoluto; al contrario, se crece y se va encontrando por momentos sembrado de ternura, mientras sus acordes pasan a ser de un virtuosismo excepcional. Tanto que, cuando acomete el solo, el lugar está sobrecogido, en éxtasis, preso de una conmoción que nos paraliza. No se oye ni una mosca en vuelo disonante. La armonía es la única protagonista, campa por sus respetos inundándonos de entusiasmo. Al final, los presentes rompimos en un aplauso espontáneo, seco y unánime. Y el protagonista, sorprendido, bajó la cabeza conmovido y disimulando el embeleso de sus ojos.

Una vez más la magia de la música, esta vez gracias a Jose, nos hechizó a todos y nos elevó a cumbres placenteras para trasladarnos del sitio y del momento que vivíamos a otros parajes llenos de felicidad. El saxofón tiene un sonido melancólico que en los solos llega a ser doloroso y desgarrador. Es pura fantasía y particularmente adecuado para composiciones lentas y delicadas, de notas profundas, capaces de transmitir una calma sublime. Hay obras que están marcadas definitivamente por él, aunque sus cadencias sean exiguas como es el caso de: “Los años que nos quedan por vivir”, “Que sabe nadie”, “The Best” O más generosas como el inmenso “Ágarrate Saxo” o La Arlesiana, Suites números 1 y 2, de Bizet… 

 Rememoro también a Gumer y a tantos otros que han acariciado este instrumento con primor en la Unión Musical de Cadalso. Quedan admirables en el recuerdo porque están relacionados con esas coincidencias maravillosas que suelen darse en la vida: Hoy tenemos la inmensa fortuna de contar con una gran saxofonista cadalseña, Berta Moreno Vallés, que hace las delicias de los amantes del saxofón y, en particular, de los del jazz. Forma parte de la banda “Kind of Brown Quartet” y actualmente reside en Nueva York. En ocasiones visita España para deleitarnos junto a sus compañeros con exquisitas interpretaciones. Posiblemente cuando Jose nos emocionaba con su saxo; Berta, niña inquieta en su precoz curiosidad musical, estaba allí presente y quedó prendada de su cadencia. Lo captó con su innata sensibilidad e hizo posible –con Jose- que continúe el encanto del saxo cadalseño lejos de nuestras fronteras, pero muy cerca de nuestros corazones… 



                                   Miguel MORENO GONZÁLEZ

martes, 22 de noviembre de 2016

La Unión Musical de Cadalso de los Vidrios. Homenaje del Zorro Corredero en el día de Santa Cecilia 2016


Santa Cecilia 2016


Hoy 22 de noviembre se celebra de la festividad de Santa Cecilia, patrona de la música, y nada mejor en este día que homenajear a todos los músicos de la Unión Musical de Cadalso de los Vidrios, a los que hoy forman parte de su música, como a todos los que a lo largo de la historia de la música cadalseña, tan espaciada en el tiempo, han formado parte de las distintas bandas que al correr de los años han existido y nos han deleitado con su música.

 Un recuerdo muy especial para todos los directores que en la larga historia de la música en Cadalso, han hecho posible con su trabajo y conocimiento que todos hayamos podido disfrutar de tantas cosas que los sones musicales han despertado y siguen despertando en todo nosotros.  Desde 1930 hasta 2016 estos son los directores que en algún momento han dirigido la banda.

D. Félix Pedrosa
D. Julio Fernández
D. Pablo Castrejón
D. Jesús Falcés
D: Miguel Ángel Santayana
D. Alberto Merchán

Desear a todos que la música nunca pare, que nuestros músicos sigan teniendo la misma ilusión y ganas por nuestra música, que vuestro trabajo sea recompensado en todos los aspectos, que nosotros los que escuchamos, sepamos agradecer todo lo que nos dan y que este año por las Fiestas del Cristo se vuelva a recuperar todos los días la Diana Floreada. ( Esto a quién corresponda )

Y para homenajear a todos en vuestro día de la patrona, Santa Cecilia, nada mejor que este sencillo obsequio en forma de fotografías donde las manos y los instrumentos se unen para dejar huella del trabajo que dedicáis para que la música cadalseña suene, acumulando en todos nosotros la belleza, sentimiento y emoción que siempre nos habéis proporcionado.

MUCHAS GRACIAS Y FELIZ DÍA DE SANTA CECILIA.




 
 
 
 


 
 


 




Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso