Fuente de los Álamos

Fuente de los Álamos
Una historia de 2010

Vidrios de Cadalso

Vidrios de Cadalso
La producción de los hornos de Cadalso tiene éxito en origen por la simplicidad de la decoración y de las formas. Muchas de éstas son tradicionales, y fueron anteriormente usadas por la orfebrería. Más tarde durante los siglos XVI al XVII se ven influidas por las venecianas.......

jueves, 29 de septiembre de 2016

Recordando a Ana Mari Alcázar



Los mejores recuerdos son los que se quedan con nosotros para siempre.


Hoy ha fallecido Ana Mari Alcázar, una mujer buena que vivió por y para Cadalso, pasando sus últimos días en la residencia de Las Rozas, lugar desde donde cada día soñaba con sus años de juventud al asomarse al Valle del Tórtolas y observar en la lejanía la silueta de su querida Peña Muñana con Cadalso a sus pies.

 Sé, porque ella siempre me lo contó que amaba a Cadalso y a todo lo cadalseño, los toros, aquellos toros y toreros que le inculcó su padre Paulino, los caballos, siempre fue buena amazona, los coros y danzas donde tan implicada estuvo que fue una de las pioneras, enseñando a muchas nuestros bailes y organizando viajes y actuaciones, las costumbres, donde le gustaba participar en cada una de ellas y por supuesto esa devoción por el Cristo del Humilladero, nuestro patrón y su guía durante tantos años. Hoy cuando Ana Mari nos ha dejado, nada mejor que recordarla en esos momentos de felicidad cadalseña de los que ella gozó, junto a su marido y tantas personas queridas de Cadalso. 

Sirvan estas imágenes como homenaje a esta gran cadalseña y buena mujer que sintió su pueblo como algo propio, para que su recuerdo perdure para siempre entre las personas que la hemos querido y apreciado, y por supuesto para que su vida sea siempre historia viva de Cadalso.

Descanza en paz.



Ver más...

Día del Bollo 1952





Ver más....

Excursión a Lourdes





Ver más...

Coros y Danzas de Cadalso 1959



Ver más....


Andalucia 1958




Ver más....

Mallorca 1970


Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

Muchas Felicidades a Miguel Moreno González



 
El arcángel Miguel es el jefe de los ejércitos de Dios en las religiones judía, islámica y cristiana, hoy 29 de septiembre es su fiesta, y desde el Zorro Corredero deseo felicitar a todos los llamados Miguel y en especial a uno que aprecio mucho y es fiel amigo y colaborador, me refiero a:
 Miguel Moreno González.


Pero Miguel tiene una anécdota que muchos desconocen, yo mismo hasta hace unos años no lo sabía. A mí me gusto y me sorprendió, así que lo voy a contar. Nuestro Miguel actual es el tercero de tres generaciones que se llaman Miguel y nacieron el día de San Miguel.


La primera generación fue su abuelo que también se llamaba Miguel, y nació el día de San Miguel.
La segunda generación, fue tu padre, que se llamaba Miguel, y nació el día de San Miguel.
Y la tercera generación, es el felicitado que también se llama Miguel y nació el día de San Miguel.

Muchas felicidades y un fuerte abrazo.
Zorro Corredero

 Ya sabía esto, pero su primo Jesús López me lo ha recordado hace unos días con este mensaje:


Muchas felicidades a todos los que se llamen Miguel, y especialmente a mi primo, que es un gran colaborador y escritor del Zorro Corredero. Y es el tercero de tres generaciones que se llama Miguel y nació el día de San Miguel.


Quisiera felicitarte y dedicarte estas poesías, que se me quedaron grabadas hace muchos años, cuando yo era pequeño, de la tía Gregoria, que hoy tendría unos 115 años, y dicen así:

                                     Con el sol te mando flores
                              con la luna cantares
                       y en el día de tu cumpleaños
                               muchas felicidades.

                             El día que tu naciste
                          cantaban las codornices
                            y en su cantico decían
                       que los cumplas muy felices.


Que pases un gran día en compañía de tu mujer e hijos.
Un abrazo.
Jesús López 


miércoles, 28 de septiembre de 2016

EL MUSEO ETNOLÓGICO DE CADALSO DE LOS VIDRIOS Por Saturnino Caraballo



    MUSEO ETNOLÓGICO DE CADALSO DE LOS VIDRIOS




Picos, palas y azadones
sin ser del Gran Capitán,
cestas, sogas y hasta arcones
garrafas y garrafones
tiene Pedro en su desván.

Alcuzas para el aceite
y las tablas de lavar,
en invierno sin deleite
cuando el cierzo era el afeite
en las charcas al frotar.

Los botijos y porrones
era su deambular,
entre cinchas y serones
colleras y en ocasiones
el dormir en el pajar.

Las trebédes y morillos
y pucheros del hogar,
conviven con covanillos
oyendo el gri-gri de grillos
del alba al alborear.

Las hoces y las tijeras
y navajas de injertar,
se ennovian con vertederas
y desposan con manceras
que brillaban al arar.

Ataharres y tarimas
y las piedras de amolar,
cuando el segador las cimas
del centeno eran las simas
del permanente sudar.

Colgadas están las trillas
de la siembra secular,
cuando el sembrador semillas
las transformaba en gavillas
y en hacinas al trillar.

Cuchillos del matarife
de la matanza ancestral,
descansan en el esquife
que ya no es mar de arrecife.
de aquel tiempo patriarcal.

Los calderos y barreños
reposan junto al destral,
y el podón se sume en sueños
con los aperos pequeños
de hornacina en un altar.

Todo esto en su museo
todo esto y un más y más,
Pedro tiene y su deseo,
que incluyáis en un paseo
que no olvidaréis jamás.


Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho

lunes, 26 de septiembre de 2016

Villafranca del Bierzo - O Cebreiro. ( 2ª Parte.) Camino de Santiago. Camino Francés.

Camino de Santiago. Camino Francés

  Villafranca del Bierzo - O Cebreiro

y 2ª Parte. Las Herrerías- O Cebreiro





Camino de Santiago.Camino Francés


 Etapa 26 Villafranca del Bierzo - O Cebreiro. 29 Km.
( y 2ª parte )  Las Herrerías-O Cebreiro. 8 km


    Sello de la iglesia de Santa María de O Cebreiro

La mayoría, por no decir todos, me refiero a los peregrinos, hacen de un tirón la etapa entre Villafranca del Bierzo y O Cebreiro, pero ya he dicho en otras ocasiones y lo vuelvo a repetir, que nosotros somos peregrinos atípicos, o dicho de otra manera, muy cómodos. Así que decidimos llegar en la primera parte hasta el caserío de Las Herrerías y al día siguiente subir sin prisas y disfrutando del paisaje hasta el mítico O Cebreiro.


   Puente romano de Las Herrerías
    Las Herrerías. El Hospital

Dormir se duerme de maravilla, no sé si como el Santo Apóstol, pero si como un santo, y es que la tranquilidad de este pequeño caserío entre montañas, donde el único ruido que se escucha es el del murmullo del agua descendiendo por los arroyos y el tintineo de los cencerros de las vacas que mansamente aquí pastan, es total. El Camino deja Las Herrería a la izquierda, pero aconsejo cruzar el puente romano y hacer una visita al poblado y sus casas típicas y la iglesia. Aquí hubo herrerías y molinos de origen romano, lugares muy visitados por los lugareños del valle.


    Fuente en Las Herrerías
    Barrio del Hospital. Las Herrerías

El pequeño caserío está compuesto por dos barrios, el de los herreros y el del hospital, el primero es fácil saber por qué y el segundo se debe a que hubo un hospital para atender a los peregrinos, algunos dicen que a los ingleses, pero me imagino que cuidarían de todos, también debido a esto se le conoce como el barrio inglés. Una carretera estrecha y cargada de vegetación nos conduce a las primeras rampas de este conocido y famoso puerto del Camino Francés, al principio no muy dura.

    Saliendo de Las Herrerías

    La carretera y el río Lamas a la izquierda


Seguimos la carretera y tras pasar un puente sobre el río Lamas, aparece un desvío a la izquierda que nos introduce en un frondoso bosque donde abundan enormes castaños y colorida flora. Aquí los peregrinos de a pie toman el camino de la izquierda y los peregrinos de bici continúan por la carretera.

    El Camino de los peregrinos andantes y a la derecha la carretera para los cicloperegrinos.





El camino hasta La Faba es maravilloso, los castaños y robles cubren el cielo y dan sombra, ahora nada necesaria, acaba de comenzar la primavera y el tiempo es lluvioso con temperaturas normales para la época tirando a bajas, vamos que no sobra la ropa de abrigo. En los árboles aun no han brotado las hojas, algunos se las ve incipientes, pero el suelo ya está cubierto de una enorme variedad de flores que me entretienen con su observación y las fotos.




    Camino de La Faba



  
Tras la frondosidad de la parte baja y media del camino, llegamos a la parte con menos vegetación, no tan espesa, y donde el protagonismo se lo llevan los prados de altura donde pastan las vacas de los lugareños de la zona. Dicen que la subida al O Cebreiro es dura, pero puedo decir que a mí no me pareció tanto, tal vez por la belleza de sus paisajes, por lo entretenido, por la agradable temperatura y por supuesto por el buen descanso de la noche anterior en Las Herrerías y los pocos kilómetros de hoy, sólo ocho. Así cualquiera.



    Campanario de la iglesia de La Faba

La Faba en una pequeña aldea con "encanto" palabra tan usada ahora y que viene a significar que todo es antiguo o está restaurado conservando y respetando esa antigüedad, pero es cierto que la arquitectura popular de esta aldea y de tantas durante el Camino ha sido respetada y hoy podemos disfrutar de ella. Antiguamente recibía el nombre de Villa Ux, apelativo que me gusta, desconociendo el motivo por el cual se cambió por La Faba.


    La Faba

    La Faba se aleja a medida que ascendemos.

La Faba es un buen lugar para hacer un descanso, tomar algo y hacer alguna compra de aprovisionamiento, hay tienda, y por supuesto un albergue para quién desee quedarse a dormir.
El Camino continúa por una frecuentada zona de paso de vacas acompañadas de los paisanos y otras por libre. A medida que se asciende La Faba va quedando atrás y es posible observar todo el conjunto del caserío, pequeño pero enclavado en un lugar maravilloso, por el paisaje y por historia del Camino.




    Prados en La Faba



La última aldea antes del O Cebreiro en Laguna de Castilla, compuesta por unas pocas casas y un albergue pequeño pero con "encanto", está ubicado en una palloza, construcción típica de la zona.
Atravesamos la única calle y tomamos altura, desde aquí puede quedar menos de una hora para el final en el típico y codiciado Mons Zeberrium.


    Laguna de Castilla



Ahora casi estamos en lo más alto, las montañas se elevan ante nosotros, algunas con nieve primaveral, los prados verdes por la lluvia de las últimas horas colorean todo el valle, La Faba y la provincia de León nos dicen adiós, entramos en Lugo, pero antes nos sentamos en la hierba fresca, observamos el paisaje y dejamos que nuestros sentidos disfruten de todo lo que el Camino y la naturaleza nos está entregando. Realmente son espectaculares  las vistas desde este balcón leonés del Camino de Santiago.

    La nieve primaveral todavía permanece en las cumbres de los Montes de León




Estamos en Galicia, provincia de Lugo, casi al final de la etapa, y nos espera el primer pueblo de Lugo en el Camino, O Cebreiro. Desde aquí la pendiente se suaviza y la cercanía del final nos anima a caminar un poco más rápido. Es ahora cuando te das cuenta de lo conseguido, te detienes y miras el paisaje que ante ti se muestra, a un lado los valles de León y al otro los de Galicia. Cada etapa merece la pena vivirla, saborearla y al final notar que ha merecido la pena llegar.


    Entramos en Galicia, provincia de Lugo.

    Último tramo antes de O Cebreiro.

   Con Eri, peregrina japonesa.
    O Cebreiro

A la entrada nos hacemos esta foto, los demás siguen subiendo, llueve un poco y la temperatura es algo baja, pero se aguanta. Con nosotros Eri, peregrina japonesa que conocimos en la subida, toda una muestra de valor, eficacia y organización. Viajó sola desde Tokio hasta Madrid y realizó el Camino en solitario con su pequeña pero organizada mochila, todo un reto. 


    Pallozas en O Cebreiro

    Santa María de O Cebreiro

 O Cebreiro primera población de Galicia que encontramos, es una aldea con más tiendas y albergues que casas, algunas pallozas, construcciones prerromanas, y un templo llamado de Santa María que perteneció a unos de los más antiguos monasterios del Camino de Santiago, fue fundado en el siglo IX para atender a peregrinos franceses, los primeros que comenzaban a llegar hasta Compostela. El hospital estaba atendido por monjes cluniacenses de Aurillac, hoy es una hospedería.
                            Cristo de O Cebreiro


    San Francisco de Asís






Santa María la Real, la virgen del milagro, patrona de estos lugares y montañas. Talla románica del siglo XII. Cuenta la tradición, que al ver el milagro inclinó la cabeza y el niño abrió los ojos. 


   Capilla donde se guardan los protagonistas del milagro.


O Cebreiro es uno de los lugares más entrañables y mítico del Camino, pero lo es más desde mediados del siglo XVI, época en que ocurrió un milagro. Aquel día un vecino del pueblo de Barxamayor subió con gran esfuerzo hasta la cumbre de O Cebreiro para escuchar la misa, el día era horrible, con tormentas de nieve y frío, pero a pesar de todo la fe de este hombre la llevó hasta la iglesia. Un monje fue el encargado de oficiar la santa misa, pero lo hizo con tan poca fe y despreciando el enorme sacrificio del paisano, dicen que pensó "este viene a por pan y vino", que en el momento de la consagración el pan y el vino se convirtieron en sangre y carne. A partir de entonces los peregrinos comenzaron a divulgar este milagro por toda Europa. En la actualidad se conserva el cáliz del milagro, una joya románica del siglo XII.

    Interior de Santa María de O Cebreiro

    Santa María de O Cebreiro
 
    Pallozas
 
    O Cebreiro 

La tarde se volvió lluviosa, normal en esta tierra, las calles se quedaron vacías, los peregrinos se refugiaron en los albergues y nosotros bajamos hasta Piedrafita do Cebreiro, donde nos esperaba una buena cena y una cama para descansar. Y la tarde se inundó de sombras que resaltaron aun más estas montañas, mientras arriba la nieve recibía los últimos rayos de sol en esta tierra de caminantes entre León y Galicia.




Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso