Monton de trigo

Hayedo de Montejo

miércoles, 13 de enero de 2016

La vuelta ciclista a Cadalso 1968


ETAPA CICLISTA INFANTIL

(Dedicado a todos los participantes en la Ruta del Vino y en el Premio del Granito,  y a Balta           ciclista incansable que desde niño ha vivido el mundo del ciclismo, haciendo de él su vida)


     Me parece que los niños de mi generación vivíamos más en la tierra y por ello admirábamos a los ciclistas, esos hombres bajitos y con el rostro muy trabajado por los vientos de frente. Actualmente los niños exigen héroes voladores y ya no se emocionan con las hazañas en cuesta de unos seres con piernas torcidas y que mean desde la bicicleta. Los infantes de ahora necesitan experiencias más fuertes que aquellas que les puedan ofrecer unos hombres que usan las piernas como motor y el pecho como desafío a lo imprevisto.




     En mi infancia, los ciclistas, llamados gigantes de la ruta, aunque casi todos eran bajitos y con permanentes lágrimas en los ojos por culpa del aire y la falta de gafas -que antes no había gafas deportivas-, eran auténticos ídolos. Estoy hablando de Anquetíl, Poulidor, Gimondi, Van Looy, Merchx, Ocaña, Gomez del Moral, Gandarias, Janssen, Simpson, Zootemelk, Thevenent y José Manuel Fuente, mi ídolo personal. En fin, auténticos campeones.


     Los finales de etapa los veía por la tele, ya de vacaciones recién estrenadas, tumbado en el suelo sobre una manta para aprovechar mejor el fresco de las baldosas y con olor a ese "Fli-Fli" que aniquilaba sin compasión a las moscas, particularmente pesadas en aquella época del año, y con la persiana bajada, porque la abuela decía que así se veía mejor la televisión, aunque a los cinco minutos ella estaba dormitando.



     Las gestas de los grandes ciclistas en las calurosas tardes de verano nutrieron mis fantasías infantiles. Soñaba con ser protagonista en solitario de una gran escapada y llegar destacado a meta después de subir varios puertos durísimos. Al anochecer lo que quedaba de aquel sueño lo derramaba junto al agua de una cantimplora sobre el asfalto dibujando los nombres de mis ciclistas favoritos. ¿Imaginan algo así los chicos de ahora?



     Los ciclistas, aunque no sean como los míos, excepción hecha de Perico Delgado, son para mí los restos del naufragio de mi infancia con sabor a chocolate Dulcinea y sueños de héroe. Quizá monto ahora en bicicleta para ir al encuentro de los restos de aquellos sueños. Y es que no sólo la fuerza física mueve la bicicleta, también, como en la vida, la fuerza de los sentimientos, que se me antoja se enseñorean fundamentalmente de los que no llegan a meta o lo hacen fuera de control.

                            
    
                                   
Miguel MORENO GONZÁLEZ.

4 comentarios:

Angel Calvo Villarin dijo...

Que recuerdos mas nostálgicos. Y que buen reportaje

Anónimo dijo...


Gracias Pedro y Miguel por hacernos sentir la magia de la infancia.

Inés

Anónimo dijo...

Una reseña la suya estupenda y lleva muchas razones.
Tiene usted una memoria cargada de buenos estímulos pasados. Da gusto, eso es muy bueno para la salud aunque debería asumir más que todas los jóvenes de todas las épocas son iguales y con las mismas inquietudes sólo que cambian los estímulos. No lo olvide amigo. La juventud venga de dónde venga y sea de dónde sea es siempre la misma. Sólo hace falta estimularla y acompañarla para conocer sus ilusiones y que puedan realizarse como personas. No lo olvidemos los mayores y estemos con ellos en todo lo posible pero sin ser casinos. Olvide ese tópico y mostrémonos como hombres los que fuimos niños del pasado y que docentemente hemos aprendido con los mejores. Los niños del mañana son los hombres del futuro.
Se olvida al meteoro, hasta ahora imbatido en determinado aspecto, gallego Delio Rodríguez.
Bajitos sí, pero no todos, eso más bien se lo dejamos a los de las carreras de caballos. Algunos eran de buena talla y entre esos el tal Delio. He visto una reseña en algún lado y se la extiendo.
http://deicalogoamicus.blogspot.com.es/2011/11/rober-mediero-o-no-hay-fallo-la-sonrisa.html
Todos hemos, o casi, hemos subido a una bicicleta y hemos aprendido a golpes...de pedal y alguna caída; luego, ya en marcha, la cosa enderezó rápido.
Interesante su reseña
Saludos

Anónimo dijo...


Bienvenida sea toda critica que procede de la buena fe. Muy bonita y positiva su opinión constructiva. Un placer contar con lectores como usted. Muchas gracias.

Miguel Moreno