El Molinillo

El Molinillo
Ver desde dentro el problema y el abandono sería lo mejor que podría pasar para que la sensibilidad de todos se uniera y por una vez el sentido común sirviera para recuperar esta joya de nuestro pasado y nuestra cultura.

Vidrios de Cadalso

Vidrios de Cadalso
La producción de los hornos de Cadalso tiene éxito en origen por la simplicidad de la decoración y de las formas. Muchas de éstas son tradicionales, y fueron anteriormente usadas por la orfebrería. Más tarde durante los siglos XVI al XVII se ven influidas por las venecianas.......

sábado, 7 de noviembre de 2015

5 MOMENTOS DE CADALSO QUE NO DEBES PERDERTE EN NOVIEMBRE



5 Momentos para no perderse en Cadalso durante noviembre.




El otoño es una de las estaciones con más colorido y frutos del año, Cadalso también tiene un precioso otoño que no debemos desaprovechar, basta lanzarse por cualquier lugar o camino para disfrutar de esta estación y sentir como la naturaleza penetra a través de nuestro sentidos.

Estas son mis cinco momentos que no deberías perderte en Cadalso este otoño, seguramente que existen muchos más, por eso que cada uno elija los que más le gusten.

La Garganta del Boquerón, así se llama el arroyo que discurre por ella, es un lugar que no debemos perdernos en el otoño cadalseño, seguir la carretera hasta donde nos plazca es una sencilla forma de hacer algo de ejercicio y disfrutar del paisaje. Estoy seguro te sentirás integrado y aunque sea un lugar en el que ya has estado infinidad de veces, de nuevo te sorprenderá el colorido que el otoño pinta en nuestra garganta y pinar.



Las granadas es un fruto característico del otoño cadalseño, aunque escaso por la pérdida de tantos huertos donde se criaba, todavía es posible degustar sus rojos granos y experimentar la agradable sensación de su sabor. Ya digo que no es fácil, pero si buscamos alguien nos ofrecerá o venderá alguna. De siempre La Colasina en la calle del Coso ha sido una buena proveedora de este fruto. 



Los níscalos o "míscalos" en Cadalso, son otro de los muchos manjares que con la llegada del otoño nos seducen con sus formas y color anaranjado. Nada se puede decir que no se sepa, lo mejor es internarse en el pinar con una cesta, no bolsas de plástico, y una navajita para ir cortando los tallos de los que nos encontremos a nuestro paso. Las lluvias han sido abundantes y lo normal es que con el sol broten y los podamos ver sin necesidad de escarbar demasiado, cosa que no es buena para el pinar ni para nada.


Las castañas se están convirtiendo en los últimos tiempos en la reina del otoño, también los níscalos, pero con la diferencia de que las castañas son privadas y por lo tanto no se pueden coger. Digo esto porque cada año un tropel de gente se adentra donde quiere y puede y sin más llena la bolsa, la cesta o como en alguna ocasión he visto, las cajas de fruta. Lo mejor es preguntar y si conoces a alguien que tenga castaños pedirle permiso o acompañarle en la recogida, seguro que no le importa. Otra opción es comprarlas, tampoco son tan caras, y degustarlas como más nos gusten, crudas, cocidas o asadas, calbotes en Cadalso.



La visita al cementerio es también otro momento que nos proporcionará paz y tranquilidad, la verdad es que cualquier día del año debería ser bueno, pero el mes de noviembre por aquello de la fiesta de Cadalso de Arriba, perece que estemos más predispuestos. La visita al cementerio es mucho más que un simple momento, es rememorar nuestro pasado y el de los muchos que en él habitan, es saber que la vida y la muerte son simples estados del tiempo, que nada es para siempre. Pensad que ahí se encuentra la mitad de nuestra existencia y visitarlo nos proporciona esa paz interior y ese conocimiento de la muerte que se necesita para poder seguir viviendo.

Disfruta de noviembre porque como dice el refrán "Noviembre acabado invierno empezado"


Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

5 comentarios:

Angel Calvo Villarin dijo...

5 buenas razones cadalseñas si señor

Anónimo dijo...



Es una maravilla ver estas fotos de Cadalso y mucho mas saber que es parte de nuestra vida.Grande Zorro

Mariano.

Anónimo dijo...

Bueno, ambas formas son correctas; incluso alguna más:

Níscalos-nízcalo
Míscalo-mízcalo

Con z o s están recogidas en cualquier buen manual de micología que valga la pena, claro. El caso es que entre estos lactarios sí hay dos diferencias importantes entre los dos más ricos: los sanguinolentos y los deliciosos; y ya se sabe, en latín sólo hay que deducir cómo pronunciarlos con alguna u final y s.
Lo más interesante del tema es que los unos y los otros se diferencian en pequeños matices entre ambos en la parte alta de su sombrerillo, incluso en su estípite, a veces, hay algo también.

Mízcalo o nízcalo o después míscalo o nízcalo...........

Algunas aberraciones locales al noroeste y por intrusismo luso los llama nízcarros; pero lo peor de todo es que ni por asomo se refieren a estos deliciosos lactarios naranjas-.

En fin, curiosidades implantadas de la vida que bien por sordera o por no haberlas visto jamás escritas algunos adoptaron para referir a qué momentos del años y sus hongos. Y es que en algunas partes de la península a las boletáceas se las mete por doquier de la palabra y la saca.

Pues eso, un saludo...cordial y demás

Anónimo dijo...

Que ricos los frutos otoñales de Cadalso!!!

Carmen Frontelo Morales

Anónimo dijo...

El otoño la mejor estacion.
No solo por su color sino por los paseos tan maravillosos.

Paloma Navarro