Monton de trigo

Hayedo de Montejo

martes, 16 de septiembre de 2014

Crónica de la Diana floreada del día del Cristo del año 2014 en Cadalso de los Vidrios


                                             Diana floreada del día del Cristo




Faltan unos minutos para que el reloj del Ayuntamiento comience a dar las campanadas de las nueve de la mañana del día del Cristo de 2014. Todo está listo para comenzar la "Diana floreada" y recorrer las calles del pueblo como es tradición desde hace tantísimos años.




Mientras los músicos preparan y afinan sus instrumentos, otros ya salen de comprar el pan, precavido que es uno, ya que luego pasa lo que pasa y te quedas sin pan, y claro, no es plan comer el día del Cristo sin pan.




Otros prefieren no perder sus costumbres y hasta en este día tan señalado de la función, montan su bici y se hacen un recorrido, esta vez más corto de lo normal, pero que no baja de los 60 kilómetros, ahí es na....y después la Procesión




Y a las nueve en punto, fijaros en el reloj del Ayuntamiento, las notas musicales comienzan a salir de los instrumentos tan bien acompasados de nuestros músicos y componentes de la Unión Musical de Cadalso.

La calle Real arriba recibe los primeros sones y algunos salen a escuchar mejor y a sentir un año más los sonidos del día del Cristo, los primeros, los que anuncian que el día ha llegado y que pronto comenzará la misa, la procesión, los toros, nuestras fiestas,




Ante la mirada atenta de algunos paisanos, la banda toma la Ronda de la Sangre para dirigirse a la Corredera, ese lugar mágico de Cadalso desde siempre.




La Corredera hace poco tiempo que dejo de latir, la orquesta de la pasada noche-madrugada todavía no ha terminado de recoger sus bártulos, ahora no queda nadie, sólo esos que a pesar de estar en fiestas también se esfuerzan por dejar todo limpio para este día del Cristo.




Han barrido todo los esparcido por el suelo, que era mucho, han regado la Corredera que ahora luce limpia y recibe a los músicos que entonan el "Quinto levanta", emoción, recuerdos, escalofríos y alguna lagrima que se escapa al paso por este lugar tan lleno de recuerdos, vivencias y personas queridas.




"Yo sólo salgo para ver a la música" y ahí está esperando que la banda pase dejando sus notas en el aire durante unos segundo, más abajo se irán perdiendo camino de la calle de la Sangre, que nombre tan bonito para una calle.





Al llegar a la calle de la Sangre unas vecinas esperan en sus puertas, aplauden y seguramente piensen; un año más, razón no les falta porque la vida pasa muy deprisa y los Cristos vuelan.





Por la Sangre a la Plazolilla de Arriba y de esta a la Plazolilla de Abajo donde también algunos han madrugado, para dejarse llevar y sentir ese ruido tan nuestro.





Estas pequeñas pero antiguas plazas están cargadas de añoranzas cadalseñas por todos sus rincones, son parte viva de Cadalso, ayer, hoy y siempre, son las dos arterias principales del Cadalso antiguo, del Cadalso de leyenda e historia de Castilla.




Al pasar por la Plazolilla de Abajo una niña sonríe y queda sorprendida por estos extraños personajes y el ruido que hacen, es probable que sea su primera Diana, es casi seguro que hoy a sentido sin saberlo la llamada de las fiestas, la voz de Cadalso, y serán muchos los años que tendrá la fortuna de volver a escuchar la música desde la ventana de sus casa, como otros muchos que también sintieron y vivieron este momento en otros tiempos.




Calle Carretas, calle Real, otros personajes de siempre, otros cadalseños con cara de sueño, la noche pasada fue larga, muy larga, pero que al escuchar se asoman al balcón y se emocionan, que saludan y ven pasar otra vez, otro Cristo más, a la banda de su pueblo.





San Ana, calle antiquísima cadalseña, calle cargada de cultura e historia, calle que hoy sigue viva gracias a otros muchos cadalseños que aquí viven y tiene su negocio. Son otras personas, pero las emociones son siempre las mismas, la ilusión y la alegría es compartida y en esa mano que saluda se aprecia el cariño, la amistad y tantas cosas que los años nos han dado.




Una parada antes de tomar la calle de la Iglesia, una imagen con el fondo del Palacio, que lugar y que sensaciones se tienen cuando la mirada se pierde en los muros del Palacio, en las piedras que desde hace siglos lo forman, que alegría haber acompañado a la banda de Cadalso un año más.





Y por la calle de la Iglesia tomamos rumbo a la Plaza, pasamos junto a la iglesia, preciosa, radiante de luz con los primeros rayos de este 14 de septiembre de 2014, fiestas de Cadalso, fiestas del Cristo del Humilladero, fiestas de todos los cadalseños y cadalseñas y de todos los que las quieran vivir.




Una foto desde el balcón, una mirada, y una enorme alegría la que despierta ver y escuchar un día como hoy a la banda de Cadalso durante la Diana floreada. Poca gente acompaña a la banda, nadie tiene ganas de "madrugar" en un día como este, pero puedo asegurar que merece la pena seguir los pasos de los músicos y disfrutar de estos escasos minutos por nuestras calles y con nuestra música. 





De nuevo la Plaza, una pieza más y a casa a prepararse para la misa y la procesión. Más tarde cuando el Cristo del Humilladero de Cadalso pase por las calles, cuando el gentío arrope la procesión y se vuelva a escuchar los compases de la banda de música, notaremos otras sensaciones, otra forma de vivir Cadalso, otra manera más de ser feliz con lo nuestro, que a veces es tan poco pero tan importante.




Gracias a todos los componentes de la Unión Musical de Cadalso por haberme dejado compartir este momento con vosotros, por emocionarme, por hacerme sentir vivo una vez más y darme la primera alegría del día del Cristo de 2014


Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso


10 comentarios:

Anónimo dijo...

La mejor manera de iniciar el Día del Cristo, emocionarnos a los sones de nuestra "Banda" con el mítico: "Cristo levanta", cargado de añoranzas y recuerdos. Yo, estando en Cadalso, no me lo pierdo. Ojalá que nunca se pierda esta bendita tradición
Magnífico el reportaje, Pedrito, como siempre.¡¡¡Enhorabuena!!!.

¡¡¡Viva la Banda de Cadalso!!!

¡¡¡Viva el Cristo del Humilladero!!!

¡¡¡Viva Cadalso!!!


Un abrazo. Balta


Concha García Boj dijo...

Joo!, me he emociao. Gracias Pedro.

Anónimo dijo...

Yo también me he emocionado. Gracias por las fotos, pero más aún por las palabras.
La música no está muy bien valorada últimamente, y en estos tiempos en los que pocos saben apreciar lo que tienen, es un gusto leer todo esto.
Soy de la Unión Musical, y aunque no voy a negar que cuesta levantarse y mucho a tocar diana después de la pólvora, es un orgullo seguir haciéndolo año tras año, para que la gente que no va a los toros, o que no sale a bailar con la orquesta por las noches, también disfrute de la fiesta. La diana es especial porque como tú dices, llega a lo más profundo de los corazones y de los recuerdos cadalseños, y hace sentir nuestras fiestas y contagiarse un poquito de la alegría de la música a personas que por diferentes motivos, ya sea trabajo o la añoranza o la tristeza por un ser querido, no disfrutan de estos días en ningún otro momento.

Ojalá, esta trafición no se pierda nunca y podamos seguir disfrutando y haciendo disfrutar con ella.

Un placer haberte leído.

Ana C.

Anónimo dijo...


Pedro, haces de una cosa tan sencilla un sensacional documento, da gusto leer y ver las fotos porque te sientes más cadalseña que nunca y los recuerdos se te vienen a la mente, son momentos que te impactan y todo gracias a unas letras y unas pocas fotos, realmente esa es la magia que tu tienes.

Un beso y felices fiestas
Inés

Anónimo dijo...



Maria Jose Lopez dijo: Un bonito reportaje

Chelo Villarin Recio dijo...

K maravilla da gusto leer como lo has descrito para contar nuestras tradiciones especialmente el dia del Cristo. K nunca acaben estas tradiciones son los grandes valores del pueblo. Gracias Pedro lindo reportaje.

Anónimo dijo...

Cuanto tiene que contar este Pueblo y que ignorantes de las tradiciones somos algunos, me encanta descubrir con cada crónica un tesoro más de Cadalso de los Vidrios

Pedro Lozano dijo...

Casi desde que tengo uso de razón estoy haciendo sonar mi trompeta para despertar a mis vecinos en estos días tan importantes para los cadalseños.
Siempre lo he vivido como algo importante y no he faltado a una sola diana, excepto por trabajo. Pero nunca lo había sentido como lo has expresado.
Gracias, Pedro, por hacer de nuestra afición, que no deja de ser un muy gustoso trabajo, algo tan especial.

Anónimo dijo...


Es muy bonito y muy intimo y cadalseño lo que nos cuentas. Gracias otra vez por dedicar tanto a Cadalso.

Mariano

Saturnino Caraballo Díaz dijo...

QUINCE DE AGOSTO EN CENICIENTOS

Alegra el toque de diana
del cohete el estallido
en la matinal jornada,
se mezclan silencio y ruido.

Vuelven los trasnochadores
al refugio de la cama,
y los más madrugadores
al sol que rayos derrama.

Churros venden en la plaza
y se forman largas colas,
todo el mundo mete baza
y se crea un fragor de olas.

Colgadas las serpentinas
ondean multicolores,
mezclándose golondrinas
con sus vuelos bienhechores.

Después toca acicalarse
para asistir a la misa,
es día de engalanarse
profusamente y sin prisa.

Es costumbre estrenar algo
rayano en la tradición,
"¡tanto tengo y tanto valgo!",
como en una exposición.

En la iglesia no se cabe
con tanta aglomeración,
caras de quien nadie sabe
vástagos coruchos son.

Gentes que un día se fueron
abandonando sus casas,
los edificios se hundieron
y no quedaron ni brasas.

A la par surgen preguntas,
"¡yo te saco por la pinta,
esas cejas cejijuntas
recuerdan a la Jacinta!".

Hechas las presentaciones
todos se hacen amigos,
se reviven emociones
y entre el sol por los postigos.

Luego la Virgen bendita
es sacada en procesión,
y hay quien se enardece y grita:
"¡Madre imparte bendición!".

La fe del pueblo es así:
serena, parca y sencilla.
Lo mismo me ocurre a mí
y esta fe me maravilla.

Ramos de albahaca llevan
que perfuman el ambiente,
y a la Virgen los elevan
y los aspira sonriente.

Después hacen una puja
para llevarla a la ermita,
y el adinerado empuja
y el malestar se concita.

La comida es en familia
todos en torno a la mesa,
familiares reconcilia
cuando hay visita sorpresa.

Luego vamos a los toros:
aquí somos muy taurinos.
Hay peñas, cantos sonoros
y de los mejores vinos.

Y suscitándose el hambre
al terminar la corrida,
aplacamos el calambre
en la mesa abastecida.

Las fuentes con los jamones,
a darles fin nos emplaza
en el aire las canciones,
y los bailes en la plaza.

La Virgen a todos une,
en este quince de agosto
y a desunidos reúne
a un bajo precio de costo.

Saturnino Caraballo Díaz
El Poeta Corucho