El Molinillo

El Molinillo
Ver desde dentro el problema y el abandono sería lo mejor que podría pasar para que la sensibilidad de todos se uniera y por una vez el sentido común sirviera para recuperar esta joya de nuestro pasado y nuestra cultura.

Vidrios de Cadalso

Vidrios de Cadalso
La producción de los hornos de Cadalso tiene éxito en origen por la simplicidad de la decoración y de las formas. Muchas de éstas son tradicionales, y fueron anteriormente usadas por la orfebrería. Más tarde durante los siglos XVI al XVII se ven influidas por las venecianas.......

viernes, 14 de febrero de 2014

El Pedal, bar cadalseño de los 70


El Pedal____1979


A finales de los setenta se abrió este bar en la calle Real, José Salas y Guillermo Álvarez se asociaron para abrir "El Pedal", un pequeño pero entrañable bar, y con ello poder ganar unas pesetillas de las de entonces. Buenas copas y excelente música eran suficiente por aquellos años para atraer a una asidua y jovial clientela, entre los que se encontraba hasta el  hoy Zorro Corredero, eso si, bastante más joven.

Ya todos habéis reconocido a  Jose Salas detrás del mostrador y es posible que también a todos los demás. Por si alguno se os escapa aquí van sus nombres; de izq. a drcha. Maite Aguado, Laureano Canoira, Pedro Alfonso, entonces todavía no era el Zorro Corredero, M.José Colino, Luis redondo, Antonio Garabatea, Joaquin Redondo y Santiago de la Torre.


Zorro Corredero
Foto cedida al archivo por M.Carmen Castrejón

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué recuerdos, Pedrito, el "Pedal" fué nuestro santuario en aquel verano del 79, allí llegaron, por primera vez, los "Perritos" a Cadalso, en el sonaban sin parar: Asfalto, Patty Smith, Bob Dylan, Cat Stevens y tantos y tantos otros. Salas y Guillermo nos descubrieron lo que encerraba la palabra Disco-Pub, misteriosa, enigmática e incluso mágica en aquellos inolvidables años. Hace ya treinta y cinco años, ahí es nada, pero parece que fué ayer. Aún hoy, cuando paso por la puerta, una mirada de nostalgia va hacia ella y es que, aunque pasen muchos años, seguimos atrapados en la efímera juventud.
Un abrazo y gracias por estos bonitos recuerdos.

Balta

Jose Antonio dijo...

¿cuántos pedales cogiste allí? parecéis salidos de la película Perros callejeros

Pedro Alfonso dijo...

Que razón tienes amigo Baltita, inolvidables años que forjaron nuestra manera de ser y de pensar. Aquellas tardes-noche en el Pedal fueron una fuente de buenas sensaciones para unos jóvenes que entonces comenzábamos a saber algo de la vida. El Pedal fue un lugar nuestro, sin miradas innecesarias, y donde todo fluía en amistad y entendimiento mutuo.

Un abrazo
Pedro



Pedro Alfonso dijo...

José Antonio, allí se cogieron por parte de todos grandes y sosegados pedales al son de una gran música.

Bueno, más que parecernos a esa película, yo creo que éramos simplemente, jóvenes cadalseños.

Un abrazo.
Pedro