Fuente de los Álamos

Fuente de los Álamos
Una historia de 2010

Vidrios de Cadalso

Vidrios de Cadalso
La producción de los hornos de Cadalso tiene éxito en origen por la simplicidad de la decoración y de las formas. Muchas de éstas son tradicionales, y fueron anteriormente usadas por la orfebrería. Más tarde durante los siglos XVI al XVII se ven influidas por las venecianas.......

viernes, 30 de agosto de 2013

Huevos de rana?



El otro día visitando el Venero vi unas bolitas que flotaban en el agua de la piscina, al principio no sabía lo que era, luego pensé que eran huevos de rana. Bueno, pues esta es la foto, miradla y pensad que pueden ser.




Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

miércoles, 28 de agosto de 2013

CADALSO DE LOS VIDRIOS: Festival de Coros y Danzas 2013


Coros y Danzas de Cadalso de los Vidrios ( Madrid )
Grupo de Danzas Maquilandrón de Piedralaves ( Ávila )
Grupo Alfoz de La Adrada ( Ávila )




Gran festival de bailes el que se celebró el pasado sábado en la Corredera cadalseña. La noche no muy calurosa y un público entregado, como no podía ser de otra manera, ante la excelente y perfecta actuación de los tres grupos folklóricos, fue suficiente para que todos los allí congregados gozáramos una vez más de los bailes y la música popular de nuestra zona.

 



En primer lugar y como anfitriones actuó el Grupo Coros y Danzas de Cadalso, que como ya viene haciendo en los últimos tiempos derrochó fuerza y sabiduría para entregarnos esas canciones y bailes de tanto arraigo popular en nuestro pueblo.




Fueron los más jóvenes los encargados de llenar la noche de pasos tan cadalseños como el Bullerengue, la Jota del aire o el Morenito, danzas cadalseñas de siempre, que con las notas lanzadas al aire por los instrumentos y las voces de esos ya míticos músicos de siempre, hicieron una vez más que la Corredera vibrara de emoción al escuchar y sentir nuestro folklore en lo más intimo de nosotros.

 
 

Siguieron los más mayores con su enorme experiencia y su perfecta armonía para componer entre todos una ordenada y atractiva actuación donde destacó el Colorado y otros bailes que fueron dando color y entusiasmo a la noche. 

 


 
El Grupo de Danzas Maquilandrón de Piedralaves fue el siguiente en actuar, y de que manera arrancaron los aplausos del público entre baile y baile. Destacar esa jota serrana dedicada a su pueblo que te llega hasta el corazón y arranca auténticos momentos de emoción, como también las seguidillas.





La Ronda del Cántaro es famosa en Piedralaves, se canta en las fiestas y en las bodas así como la noche del  14 de agosto donde se recorre el pueblo rondando a las jóvenes casadera.





Destacar el Maquilandrón, nombre que ha adquirido el grupo, en el que una danza  recuerda la lucha entre David y Goliat, apareciendo un gigante en pleno baile de mozas y mozos, derrotando a los mozos que quedan tendidos en el suelo junto a sus parejas. Es entonces cuando aparece un pastorcillo que con su honda lanza una piedra a la cabeza de Goliat, venciendo así al gigante y resucitando a los mozos que continúan con el baile. Toda una actuación del grupo que esta vez no representaron pero que os aconsejo ver si tenéis la oportunidad.

 





 A continuación fue el turno del Grupo Alfoz de La Adrada, componentes que desde hace  años vienen recuperando y transmitiendo la cultural tradicional por medio de la música, los bailes y los trajes típicos que durante siglos se han lucido en La Adrada y en toda la comarca del valle del Tiétar.

 




Jotas, boleros, rondeñas y seguidillas son los bailes que interpretan los componentes del grupo, todas mujeres excepto Daniel Peces, alma Mater del grupo y que esta vez no pudo acompañarnos por motivos familiares.



 
 
Sin duda uno de los acontecimientos culturales más importantes de Cadalso el que pudimos ver y con el que todos los presentes disfrutamos. Agradecer a los tres grupos su entrega y esfuerzo por conservar y transmitir estos bailes de tanto arraigo en nuestros pueblos, y que nos identifican con el pasado y con el folklore popular de cada uno de ellos, todos cargados de belleza y todos diferentes.




 
                       Enhorabuena a todos y muchas gracias.


Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

martes, 27 de agosto de 2013

Sensaciones en Rota. Cádiz (II)

    
     Gaviotas, por tierra, mar y aire




Es otro día, la playa sigue estando vacía, la gente parece no querer disfrutar del airecillo fresco y del calor suave que cada día proporciona la estancia en este bello lugar de Cádiz.
Es tarde, el sol calienta bastante menos y en unas horas desaparecerá por el horizonte marino, parece que se hundiera en el mar y que las aguas que arrastran las olas se tiñeran con el color amarillo que desprenden sus rayos, para más tarde irse convirtiendo en un rojo anaranjado que inunda todo y convierte el lugar en una imagen de enorme belleza paisajista.



Pero esto será más tarde, ahora son protagonistas las gaviotas, esos animales tan esquivos que apenas se dejan acercar, y que siempre acompañan a los bañistas en todas las playas de nuestra querida España y en los puertos pesqueros donde la distancia no las incomoda y donde se dejan dar hasta de comer, curioso.  Es siempre o casi siempre al atardecer, cuando ya el sol se comienza a desdibujar en el horizonte, cuando el calor es mucho más suave y delicado, y la playa se queda vacía de gentes y sombrillas, de ruidos y olores a broceados y quisquillas, cuando las gaviotas comienzan a aparecer. Al principio lo hacen sobrevolando longitudinalmente la orilla, sin apenas posarse, pero observando desde allí arriba cada lugar milimétricamente, son hábiles y observadoras, todo lo ven y todo lo comprueban antes de planear y dejarse caer sobre la arena.




Hace rato que las vengo observando en la lejanía de esta inmensa playa, creo que ahora es el momento de acercarse e intentar que se acostumbren a mi presencia, tal vez extraña para ellas, aunque no creo que mucho, saben de nosotros los seres humanos bastante más que nosotros de ellas.




Poco a poco la distancia se hace más corta, ellas corretean por la arena y despegan en vuelo rasante para dar un enorme rodeo y volver a posarse, yo apenas me muevo, las espero y disparo una y otra vez, es tan maravillosa esta situación, que por momentos me parece estar dentro de la bandada, vuelo con ellas, inicio el vuelo y junto a ellas recorro la playa para volver a dejarme caer hasta el suelo, siento la arena y el revoloteo junto a mi, es como si me rodearan, pero no, yo estoy al lado, separado por una pequeña distancia que es la idónea para que ellas no se sientan agobiadas, vigiladas y en peligro.


En la arena, en pleno vuelo o casi rozando el agua, estas palmípedas de plumaje blanco y ceniciento, provistas de un pico ganchudo que las sirve para cazar peces en el mar, me tienen embobado y absorto ante tanto espectáculo aéreo que no me doy cuenta  que ya el sol se está poniendo, que la playa está  quedando más vacía de lo que ya estaba y que tengo que recoger y despedirme de mis amigas de la costa para volver al hotel.




No recuerdo cuanto tiempo paso así, una hora o tal vez dos, el tiempo pasa siempre muy rápido cuando estás disfrutando de algo, y yo ahora mismo estoy gozoso y divirtiéndome con esta situación que me retiene sin apenas darme cuenta y me tiene enganchado.

 

Una última mirada me sirve para darme cuenta que todavía algunas siguen ahí, pero la mayoría ya van remontando el vuelo y en enormes bandadas retirándose a sus lugares de reposo nocturno.

Mañana seguirán aquí disfrutando de la playa, yo también seguiré mirando sus frenéticos y acrobáticos vuelos sobre el mar y la arena, pero mañana he decidido que mi vista se deleite con la puesta de sol, así lo haré y dejaré constancia con tantas fotos como sean necesarias, y luego cuando el sol haya desaparecido ocultándose bajo la línea del mar y las gaviotas se hayan retirado a pasar la noche, yo también seguiré el mismo camino, el que cada día me lleva a la noche y al calor del hotel.

 

Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso


lunes, 26 de agosto de 2013

La mariposa Macaón de la Peña Muñana

 
 
 
 

Entre las muchas bellezas que se pueden observar desde la cumbre de la Peña Muñana de Cadalso, se encuentra esta preciosa mariposa, bastante común en Cadalso, y que acostumbra a sobrevolar las piedras de la cima de nuestra Peña, posándose sobre ellas. Desconozco el motivo por el que siempre vuelan por este lugar, tal vez sea el fresco que aquí se mantiene en el verano, o tal vez encuentren en estas alturas la mejor zona de cría y alimentación. 
El nombre de esta mariposa es Macaón ( Papilio Machaon ) y es durante los meses de  julio-agosto, cuando mejor podemos verla, a veces en grupo de hasta cinco o seis, y posada en las grandes piedras de granito que forman la cumbre de la Peña Muñana.

 
Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

miércoles, 21 de agosto de 2013

CADALSO DE LOS VIDRIOS desde la Peña Muñana



El centro de Cadalso desde la Peña Muñana es todo un atractivo para los que se encaraman a lo más alto de esta característica y entrañable montaña de Cadalso. Desde allí arriba, localizar los monumentos, las calles, o simplemente nuestra casa, es todo un juego que nos proporciona una satisfacción y un placer intenso.
Esta foto fue tomada el pasado sábado, puede servir para observar Cadalso desde la Peña a través del Zorro Corredero, sin esfuerzos y sin calor, pero yo aconsejo subir, ver, observar y localizar estos lugares tan nuestros desde arriba, es mucho más intenso y más vivo.

Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

martes, 20 de agosto de 2013

Obras en Cadalso. La Plazolilla y la calle de la Sangre.





Desde hace unas semanas se viene arreglando la Plazolilla y la calle de la Sangre, dos de las calles más antiguas y tradicionales de Cadalso. Por lo que he podido ver están cambiando tanto la tubería de aguas sucias como las acometidas de agua. Por las vallas parece ser que es el canal de Isabel II el encargado de realizar esta obra, digo esto sin ninguna seguridad, ya que no me he informado.
Pero como lo importante es que se cambien estas antiguas tuberías y se pavimenten las calles, pues todos contentos.




Yo personalmente creo que se debería pavimentar con granito de Cadalso, espero que así sea y que de esta manera estas calles de Cadalso luzcan para muchos años y recuperen esa solera que siempre han tenido.



Y después de que el granito cadalseño inunde las calles y para celebrar esta obra, se podría realizar el próximo Mercado Medieval aquí, el lugar es idóneo, con calles estrechas y esas dos Plazolillas cargadas de historia y muchos siglos que le darían ese toque medieval tan necesario en este tipo de eventos.



Pues nada, a esperar que todo termine con buen pie para disfrutar de un buen paseo por la zona, mejor nocturno, y sentir bajo nuestros pies el granito cadalseño que tanta fama nos está dando pero que también tanto nos está quitando. Al menos esta vez si disfrutaremos de él todos.



Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

lunes, 19 de agosto de 2013

CADALSO DE LOS VIDRIOS. Oficina de Turismo




Desde el pasado jueves 15 de agosto está funcionando la Oficina de Turismo de Cadalso de los Vidrios. Situada en la conocida Casa de los Salvajes, en pleno casco urbano y a escasos metros de la Plaza del Ayuntamiento, servirá para atender a los muchos turistas que se acercan por Cadalso.
La Casa de los Salvajes, también llamada de los Austrias, es una de los monumentos más representativos de Cadalso, data del siglo XVI y fue lugar de residencia de Don Miguel de Aristia, secretario del Infante Don Luis Antonio de Borbón, hermano de Carlos III.



Hoy se encuentra restaurada su fachada y se ha habilitado el interior para la celebración de exposiciones y actos culturales. La Oficina de Turismo se encuentra en la planta baja nada más acceder al edificio.
Aquí se podrá encontrar folletos relacionados con Cadalso y su entorno, así como todo tipo de información sobre la cultura popular, los vinos, el paisaje y todo lo relacionado con Cadalso de los Vidrios.




La Oficina de Turismo de Cadalso abrirá todos  los viernes, sábado y domingo, así como los días festivos, en horario de 10,30 a 13,30.




Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso

miércoles, 14 de agosto de 2013

Sensaciones en Rota. Cádiz. ( I )


                                 Como pasar el tiempo en una playa



Acabas de tomar un desayuno de esos que tanto llenan en los hoteles de la playa, huevos con beicon, algún que otro embutido, queso claro está, zumo de naranja, luego algo de fruta, y para terminar un café con leche y ni se sabe cuantos bollitos o tostadas con su correspondiente mantequilla y mermelada, ufff no puedo más. A continuación toalla y playa, tumbona, sombrilla y mucha cremita por aquello del melanoma de los...de la piel, que tanto se anuncia en estos tiempos y siempre provoca gran miedo entre la población.
 
Dónde se ha metido la gente? te preguntas al ver este panorama, luego te tumbas y comienzas a ver el mar, el mar es algo que atrae mucho, pero mucho, puedes estar horas como un tonto mirando al mar y ni te enteras, sólo cuando la garganta se te queda seca y el cerebro comienza a pensar, te das cuanta de que tienes mucha sed, es entonces cuando puede que abandones tu honorable hamaca para dirigirte al chiringuito más cercano en busca de una cerveza fresca, cosa que cuesta sudor y lagrimas, además de un achicharramiento de la planta de los pies, para que te voy a contar.




Las horas pasan y el mar te sigue cautivando, tus sentidos pierden la razón y ese agradable murmullo de las olas te deja tan absorto que apenas puedes ver algo más allá de los dedos de tus pies, los cuales hace tiempo que luchan encogiéndose y ocultándose unos debajo de otros para salvarse del sol que por momentos los está dejando negros y quemaditos.
 



Echas otra mirada con los parpados casi juntos, tan juntos que se te pone cara de chino, para ver si ha venido alguien a esta playa, pero no, sólo allá a lo lejos se ve una persona que camina, mejor, así estamos más tranquilos y nadie que no sea de la familia podrá verme la cara de chino que pongo cada vez que intento mirar a donde sea y escuchar esa frase tan nuestra y que tanto se repite en las playas de España, madre mía que calor!




El sol ya está casi perpendicular, deben ser cerca de las doce, ahora el mar aparece más brillante y el agua algo calentita, es el momento de avanzar hacia el mar, introducirse y darse un baño, primero muy despacito hasta que el cuerpo se va adaptando, cosa que cuesta a medida que pasa los pies, luego las rodillas, llega a los...aquí es lo peor pero se aguanta, y de nuevo se vuelve a escuchar esa frase tan nuestra y que tanto se escucha las playas de España, esta vez por el frío....madre mí que frío!


 
 
Al final, un vientecillo te aleja del baño y decides dejarlo para más tarde, vuelves a mirar y observas que la gente se ha animado y comienzan a pasear, son cuatro, pero se les ve alegres y tranquilos, debe ser que como van cerca de las olas con la humedad no se queman los pies. Lo del agua son boyas, aquí no se baña ni....bueno casi nadie.
 
 


Que monas las boyas y que bonita foto esta es la que se las ve flotando y moviéndose al son que les impone el agua, realmente espectacular, piensas y rápidamente sacas las cámara de la bolsa playera, con cuidado de que la maldita tierra no la entre por algún lado y se venga abajo, sólo faltaba eso ahora, que la cámara se estropease y no pudiera plasmar estos momentos tan importantes en la vida de este humilde veraneante de la costa española, en este caso de la gaditana Rota. Ya había notado que muchos sabían donde estábamos, no porque lo haya puesto en el titulo de la entrada, que lo pone, sino por las imágenes, bueno falta esa tan característica donde se ve como el avión que acaba de despegar de la base que tiene los americanos, se eleva en dirección al mar y luego da la vuelta para dirigirse a su destino, menos cuando se va a los Estados Unidos, entonces no vuelve, sigue y sigue hasta que se pierde en el horizonte camino de una de esas bases que tanto les gusta a los americanos.




Alguien se ha dado cuenta? Estoy en el agua, las olas, la arena, las palmeras y las casas de Rota al fondo me observan sin ningún interés, el contrario al que yo tengo para que no se me moje la cámara, la cual sujeto con una mano que sobresale por encima de mi cabeza mientras la otra me sirve de vela para mantener el equilibrio ante la amenaza de las olas que sistemáticamente me golpean  a intervalos de tiempo iguales. Me voy que me la estoy jugando, no sólo la cámara, también puede que hasta la vida, porque si el mar me atrapa, aquí no hay nadie que me salve, ni un alma camina por la arena y menos se deja mojar por estas tranquilas aguas, debe ser por el mes en que estamos, aquí en agosto no se cabe, seguramente...




En la comodidad de mi hamaca y dada la seguridad que me proporciona, mi cuerpo como dice Raúl, se relaja y de nuevo comienzo a sentir buenas vibraciones, veo unas gaviotas que sobrevuelan mi confortable lugar, las olas siguen con ese poder hipnotizador, produciéndote un estado de atontamiento somnoliento del que es difícil despertar. No sé cuanto tiempo he permanecido en este estado, pero cuando vuelvo abrir los ojos, capto un extraño elemento cercano al agua, es un bicicleta y su conductor que pasan ante la atenta mirada de.....mía, si, mía, porque quién se va a fijar es este aparato que circula junto al agua?  Nadie, sólo yo, que hace tiempo, como ya he dicho anteriormente, estoy sintiendo buenas vibraciones.




El día va dejando de existir, el sol hace rato que comenzó a descender, se aproxima el ocaso y las bellas imágenes que a estas horas se suelen dar en casi todas las playas de España. La gente, la poca gente sigue caminando junto a la orilla, la arena ya no quema, el sol tampoco, y el agua comienza a adquirir un color plateado por el reflejo del sol.  




Nadie me ve, nadie me mira en esta tranquila y acogedora playa gaditana, sólo el señor de las hamacas me informa que ya es la hora, la toalla vuela para liberarse de la arena, recojo todo y antes de introducir la cámara en la bolsa, disparo a estos caminantes anónimos cuyas siluetas resaltan con el fondo plateado de las aguas del mar. Una última mirada al suelo, la arena tiene grabadas unas huellas, son de gaviota, las veo a lo lejos jugando en el cielo, en el mar y en la tierra, mañana será su día, fotografiaré gaviotas, si, creo que lo haré. Me gusta esta playa, me encanta su silencio y no digamos su poca gente, por algo he notado y sigo notando buenas sensaciones.




Nota: En el mar te lo puedes pasar bien, más si llevas cámara, pero a mi siempre me ha gustado mucho más la montaña.

Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso