San Antón 2010

San Antón 2010
Recordando la fiesta de las sanantoneras de 2010

Vidrios de Cadalso

Vidrios de Cadalso
La producción de los hornos de Cadalso tiene éxito en origen por la simplicidad de la decoración y de las formas. Muchas de éstas son tradicionales, y fueron anteriormente usadas por la orfebrería. Más tarde durante los siglos XVI al XVII se ven influidas por las venecianas.......

miércoles, 19 de junio de 2013

Ruta del Bosque. Navahondilla



    Navahondilla ( Ávila )

   
Cuando la primavera alcanza su máximo esplendor, cuando los campos se tiñen de verde y las temperaturas animan al paseo, es la mejor época para realizar esta fácil y sencilla marcha, por este lugar lleno de sorpresas y cargado de emociones.
Como mejor se disfruta de esta experiencia es en grupo, no hace falta tener una gran preparación, ni tan siquiera media, solamente hace falta un poco de ánimo y ganas de pasarlo bien, sintiendo la naturaleza y la compañía de unos amigos o de la familia.


        
Las casas de piedra han ido dejando paso a las de cemento y como testigo de esta transformación el altivo Cerro de Casillas.


La salida se hace desde el vecino pueblo de Navahondilla, se puede dejar el coche en la plaza y descender hasta la iglesia donde tomaremos un amplio camino de tierra que nos llevará hasta la zona conocida como el Bosque.




Pronto comenzamos a ver un bosque plagado de castaños, robles, encinas, sauces y alisos, siempre con el fondo de la cumbre del Cerro de Casillas.




 
En apenas media hora desde la salida, llegaremos hasta un lugar extraño pero a la vez lleno de misterio, por cierto aun sin resolver, me refiero a unas ruinas que por los restos parecen ser parte de un monasterio. Ventanas, paredes, y lo mejor conservado, una portada de suntuosa arquitectura, nos harán pasar un buen rato recorriendo y observando el lugar.

 


Pero la marcha debe continuar y así lo haremos tomando un camino que desde las ruinas se eleva, no mucho, por entre jaras y robles. Buenos prados en los que pastan reses, nos rodean por todas partes, es este como ya he dicho otras veces, un lugar significativo en el pasado de Cadalso ya que aquí han pastado durante muchos años las reses bravas de los ganaderos cadalseños.



El camino se adentra en el bosque, siempre con la silueta del Carro Casillas y de la cuerda que desde éste se prolonga hasta el Cerro Guisando.





La sombra producida por la espesura de los robles, sirve en algunas zonas a lo largo del recorrido para que los caballos pasten al fresco, son caballos con dueño pero que habitan el lugar en estado medio salvaje.




 
 Si echamos la vista hacia el sur nos encontraremos con las Cabezas de las Rozas y un poco más allá la cadalseña Sierra de lancharrasa y su vecina Peña de Cenicientos.




La diminuta Peña Muñana asoma al fondo con el Valle del Tórtolas en medio. Hay unas vistas desde aquí espectaculares del valle y de las tierras de San Martín.
 




A veces, el camino tiene alguna pequeña subida que se remonta sin dificultad, las jaras delimitan el camino y le dan con su colorido un aspecto de cuadro primaveral que en todo momento deleita nuestros sentidos.



 
Praderas de un verde intenso, bosquetes de robles y el Cerro Guisando al fondo, que nos indica que pronto saldremos del bosque para tomar un camino más ancho en el que algunas viñas y viejas construcciones de piedra serán nuestras compañeras en este bello paseo hasta llegar a la Cañada Real Leonesa Oriental.





Casas de piedra, prados y viñas conviven aquí desde hace siglos, son los últimos vestigios de un pasado agrícola y ganadero que un día llenó estos parajes de vida y de trabajo para muchos hombres cadalseños y navahondilleros. Hoy recorrer estos lugares casi igual que entonces, sin apenas transformación y llenos de recuerdos, es una auténtica fascinación para todos, pero mucho más para los que hemos nacido y vivido en la zona.





  Ya en la Cañada Real, sólo una par de kilómetros nos separan de Navahondilla y del final de esta tranquila, sencilla y bella marcha por un paraje del Macizo Oriental de Gredos tan cercano a Cadalso en la historia y en la distancia.

    Iglesia de Navahondilla


En total habremos empleado unas cuatro horas para los 10 kilómetros de la ruta, contando las paradas en el "monasterio" y el bocata, así como las fotos.







Zorro Corredero
Fotos: Archivo Fotográfico Pedro Alfonso


    

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Vaya sitio que nos descubres Zorro.

Anónimo dijo...

Muy bonito y muy cadalseño este lugar de Navahondilla.

Mariano